Pasar al contenido principal
Procedimientos más simples, mejores resultados

Los países en desarrollo desembolsan unos US $100 millones al año en gastos de transacción para realizar negocios con el Banco Mundial, según señala un estimado por dicha institución. Los costos para un sólo proyecto de desarrollo aumentan cuando los países necesitan obtener préstamos de diversas instituciones multilaterales. El objetivo de los esfuerzos globales en armonización no es otro que el reducir los costos de transacción para los países prestatarios.

En términos de armonización, las organizaciones bilaterales y los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) tienen como objetivo reducir los costos asociados a las transacciones de prestación a nivel de proyecto, al mejorar el servicio de desembolsos y al adoptar estándares en el procedimiento de adquisiciones, en el manejo financiero, en evaluaciones, en procedimientos, en efectividad para el desarrollo, en asuntos del medio ambiente y en la política.

Los donantes y países prestatarios quieren trabajar juntos para llegar a un único informe periódico por proyecto, de formato, contenido y frecuencia comunes, que responda a las necesidades de todos los países prestatarios, de acuerdo a la Declaración de Roma sobre la armonización (Anexo A). Los donantes financian en la actualidad más de 60.000 proyectos y programas de desarrollo, y la multiplicidad de informes que cada donante exige por actividad puede abrumar la capacidad de los países prestatarios para cumplir los requisitos.

Es preciso lograr una mayor convergencia para eliminar las duplicaciones en la evaluación, documentación y seguimiento de las repercusiones ambientales y sociales de los proyectos que los donantes financian en forma conjunta. Para sincronizar mejor los procesos de consulta y acceso a la información vinculados con la evaluación de dichas repercusiones, las organizaciones bilaterales y los BMD han reconocido la necesidad de armonizar, entre ellos y con los países prestatarios, sistemas y procedimientos que cumplan los principios y normas de prácticas recomendadas internacionalmente.

El BID y otras instituciones están activamente promoviendo la armonización en países como Nicaragua y Honduras, donde se tienen regularmente reuniones de consulta. En Bolivia, por ejemplo, se ha contratado un experto en armonización con el apoyo de una cooperación técnica bilateral. En áreas técnicas, los esfuerzos están centrados en estadísticas, estrategias para la reducción de la pobreza y una iniciativa para el alivio de deuda llamada Iniciativa Ampliada para Países Pobres Muy Endeudados, o HIPC, que corresponde al acrónimo en inglés.

Armonización es sólo una de las piezas del rompecabezas para mejorar la efectividad para el desarrollo. El BID fue recientemente anfitrión de una reunión para el Grupo de Trabajo en la Gestión para Resultados de los BMD, en donde estas organizaciones resaltaron la importancia de promover un enfoque de armonización para gestionar un desarrollo enfocado a los resultados.

El apoyo que se brinda al trabajo analítico de los países, al monitoreo y a la evaluación reforzará la habilidad de los gobiernos para responsabilizarse de los resultados en el desarrollo y garantizará la obtención de los beneficios más importantes.

Jump back to top