Pasar al contenido principal
Presidente Iglesias compromete apoyo del BID para mejorar gestión de recursos hídricos en América Latina y el Caribe

FORTALEZA, Brasil - El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique V. Iglesias, llamó hoy a que el sector privado desempeñe un papel más destacado en la solución del urgente problema de financiar y gestionar los recursos hídricos en países de América Latina y el Caribe.

Iglesias señaló que los recursos públicos no alcanzan para financiar los servicios de agua potable y saneamiento que necesitan los millones de habitantes de la región que carecen de acceso a tales servicios. “Si no aprendemos a trabajar con el sector privado, no podremos resolver este problema”, afirmó.

El presidente del BID, quien manifestó que los recursos hídricos son fundamentales para lograr el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza, comprometió el apoyo del Banco a la capacitación de gobiernos locales y a la creación de asociaciones entre los sectores público y privado.

Iglesias hizo estas declaraciones en la apertura del seminario Temas Estratégicos del Agua en América Latina y el Caribe: Agenda para la Acción, celebrado en el primer día de actividades previas a la reunión anual de la Asamblea de Gobernadores del BID, que se realizará en esta ciudad del 11 al 13 de marzo.

Participaron también en la ceremonia de apertura el gobernador del estado de Ceará, Tasso Jereissati; el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, Michel Camdessus; el subsecretario de Medio Ambiente brasileño, Raymundo Garrido, y expertos de los sectores público y privado de Brasil y otros países miembros del BID.

Los resultados del seminario apoyarán la formulación de un plan de acción de financiamiento dirigido a resolver los problemas más urgentes relacionados con el agua en la región. El plan asimismo apoyará los objetivos del Tercer Foro Mundial del Agua, que se celebrará en Japón en el 2003.

En su discurso, el gobernador Jereissati describió una iniciativa de su estado para reducir los efectos de las sequías que sufre periódicamente Ceará, 90 por ciento de cuyo territorio es semiárido.

El plan cearanaense se organiza en base a cuencas hídricas, y en años venideros se conectará mediante reservas y canales distintas unidades de gestión. Una agencia central supervisará los recursos hídricos del estado.

“En dos o tres años, los efectos de la sequía se verán reducidos considerablemente”, aseguró el gobernador. “Si no podemos controlar el agua que cae del cielo, al menos podemos administrar el agua luego de que llega a la tierra.”

Por su parte, Camdessus se refirió a la importancia del seminario para la preparación del foro que se celebrará el año entrante en Japón. Asimismo destacó la importancia de otra conferencia sobre finanzas y desarrollo que se realizará en marzo en la ciudad mexicana de Monterrey. Esta última reunión, agregó, fijará los parámetros financieros para los años próximos para resolver los problemas del agua y otros asuntos relacionados con el desarrollo.

Al igual que Iglesias, Camdessus subrayó la importancia del sector privado en materia de gestión de los recursos hídricos, calificando como “absolutamente esencial” a la asociación entre los sectores público y privado. “Si el sector privado no se involucra, no alcanzaremos nuestros objetivos”, dijo.

Problemas hídricos aquejan a la región

A pesar de un significativo progreso en las últimas décadas, el desarrollo socioeconómico de los países de América Latina y el Caribe sigue siendo afectado por serios problemas de gestión del agua que podrían exacerbarse en el futuro, dado el crecimiento demográfico y su concentración en centros urbanos.

Los problemas van desde la falta de sistemas de agua potable en vecindarios de bajos ingresos al manejo integral de cuencas fluviales, la protección de las reservas de agua y prevención de desastres naturales. Muchos expertos predicen que, a nivel mundial, el agua será el recurso natural más crítico de este siglo.

Para el BID, el estado de los recursos hídricos es una seria preocupación. Desde su fundación hace más de 40 años, el Banco ha destinado una porción prioritaria de sus recursos a financiamientos para los sectores sociales y ha invertido más de 35.000 millones de dólares en el sector de agua y saneamiento. El primer financiamiento en la historia del BID fue para un proyecto de agua en Arequipa, Perú. En la actualidad, millones de personas en zonas urbanas y rurales de la región se benefician con sistemas de agua potable y saneamiento financiados por el Banco.

Sin embargo, no obstante estas inversiones y los incuestionables beneficios que han producido, unas 120 millones de personas en la región carecen de sistemas de saneamiento, y 78 millones aún no tienen conexión de agua potable.

Actualmente el BID financia una serie de proyectos que coloca los temas de planeamiento y administración en posición prioritaria. En Brasil apoya un grupo de proyectos de gestión de agua particularmente ambicioso. En São Paulo, se encuentra en ejecución la segunda etapa del proyecto para revivir al biológicamente muerto río Tietê por medio de obras masivas de saneamiento. En Rio de Janeiro, un programa para limpiar la bahía de Guanabara aumentará la cobertura de servicios de saneamiento de 35 por ciento en la actualidad a 50 por ciento de la población.

Un proyecto para restaurar la calidad del agua en la cuenca del lago Guaíba, en el estado de Rio Grande do Sul, se encuentra muy avanzado en su objetivo de brindar servicios de alcantarillado a unos 400.000 habitantes. En adición a las obras de infraestructura, unos 3.600 funcionarios técnicos y administrativos están siendo capacitados en temas de calidad del agua y tratamiento de aguas residuales.

En el estado de Bahia, un proyecto de saneamiento básico aumentará la cobertura de servicios de alcantarillado de 26 por ciento a 82 por ciento de la población de la ciudad de Salvador e incrementará los servicios de agua potable en 11 municipios de 57 por ciento a 80 por ciento y brindará servicios de alcantarillado a ocho municipios.

Entre futuros proyectos del BID se incluyen obras de agua potable y saneamiento en Fortaleza, ciudad anfitriona de su reunión anual, y en otras comunidades del estado de Ceará. En el estado de Goiás se realizarán mejoras en los servicios de agua y saneamiento que serán administrados por el sector privado.

Jump back to top