Pasar al contenido principal
Presidente de Brasil, primer ministro noruego y presidente del BID inauguran encuentro internacional sobre dimensión ética del desarrollo

BELO HORIZONTE, Brasil – El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique V. Iglesias, destacó en la inauguración de un encuentro internacional sobre la dimensión ética del desarrollo la importancia de un compromiso conjunto de gobiernos, sector privado y de la comunidad en general para crear una sociedad más justa.

“Democracia implica co-responsabilidad y este debate puede contribuir a la creación de una cultura sensible a los valores éticos”, afirmó Iglesias ante una audiencia de 1.200 líderes gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil de 28 países en la conferencia sobre los nuevos desafíos éticos.

El debate público de las sociedades modernas debe tener como objetivo tres componentes: la estabilidad política, la participación social y la responsabilidad de las empresas. Un proyecto colectivo, con derechos y deberes, implica una participación de la sociedad, el gobierno y el sector privado, dijo Iglesias en la reunión que tuvo lugar el 3 y 4 de julio.

El Premio Nobel de Economía Amartya Sen participó mediante una videoconferencia en la que abordó los nuevos y viejos desafíos de la ética. “El éxito de una economía depende no solamente de la producción general y la riqueza acumulada, sino que también son importantes la equidad y una justicia en la distribución”, destacó. El éxito en la vida social depende en gran parte de lo que las personas puedan hacer espontáneamente por los demás, agregó.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro de Noruega, Kjell Magne Bondevik, participaron también en la inauguración del encuentro.

Para el presidente Lula, la discusión del tema revela una realidad bastante clara para el mundo: no hay desarrollo sin ética. “Hoy no basta con que crezca la economía. Es preciso tener la certeza de que ese crecimiento vaya a ser repartido entre todos los que componen la sociedad”, afirmó. Lula citó el caso de Brasil, que experimentó un crecimiento del 7 por ciento anual en el período 1950-1980, sin distribución de renta. “Esa es la responsabilidad de todo hombre y mujer que tengan a la ética como referencia para el comportamiento en su vida”.

El primer ministro de Noruega resaltó que en Brasil existe el compromiso político de colocar en el centro de las preocupaciones de la política pública el combate contra la pobreza y la injusticia social.

Agregó que la pobreza no será vencida con políticas o acciones dictadas desde fuera del país, sino mediante la defensa de los derechos humanos, con buenas prácticas de la iniciativa privada en las áreas ambiental y social, e incentivando el debate público por parte del Estado.

El evento convocó a diversas entidades y especialistas en el tema y tuvo por finalidad estimular la aplicación de los valores éticos para transformar la realidad de empresas y comunidades. Empresarios, representantes de organizaciones, de los gobiernos y la sociedad civil analizaron e intercambiaron experiencias sobre la responsabilidad social y la ética en los temas sociales, económicos y ambientales.

Entre los ponentes se contaron Sturla Stalsett de la Universidad de Oslo; la presidenta de Comunidade Solidaria, Ruth Cardoso; la directora de la CEPAL Norte, Rebeca Grynspan; el director del Instituto Internacional de Gobernabilidad de España, Joan Prats; Lynn Fritz,  director general del Instituto Fritz de Estados Unidos; la subgerenta regional del BID Luisa Rains; la presidenta del Instituto Ayrton Senna de Brasil, Viviane Senna; y el coordinador general de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y Desarrollo, Bernardo Kliksberg

El encuentro fue organizado por la Federación de Industriales del Estado de Minas Gerais (FIEMG) con el BID a través de su Iniciativa Interamericana de Capital Social, Etica y Desarrollo y la División de Estado y Sociedad Civil para los países del Cono Sur y con el apoyo de los gobiernos de Minas Gerais y Noruega. El evento reunió a líderes de las Américas y Europa para analizar la agenda ética pendiente de América Latina y el Caribe. Participaron también en la ceremonia inaugural el gobernador del estado de Minas Gerais, Aécio Neves, y el presidente de la FIEMG, Robson Braga de Andrade.

El coordinador de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Etica y Desarrollo del BID, Bernardo Kliksberg, dijo que el foco de la reunión fue “aprender de experiencias ejemplares de responsabilidad social movilizadas por la ética e identificar proyectos conjuntos al servicio de la región”. La conferencia fue clausurada por el vicepresidente de  Planeamiento y Administración del BID, Paulo Paiva.

Jump back to top