Pasar al contenido principal
Inauguran reunión del BID con cauto optimismo sobre recuperación económica de América Latina y el Caribe

LIMA – La reunión anual la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo comenzó hoy con notas de cauto optimismo por la recuperación económica en América Latina y el Caribe, matizadas por expresiones de preocupación por la volatilidad política y las demandas sociales que enfrentan sus democracias.

Las autoridades peruanas y latinoamericanas que intervinieron en la sesión inaugural de la reunión destacaron que la economía latinoamericana podría crecer en alrededor de 4 por ciento este año, luego de un lustro de deslucido magros resultados.

Este repunte, observaron, se ha basado en gran medida en factores externos como el crecimiento de las economías industrializadas y China, el aumento de precios de materias primas exportadas por América Latina y las bajas tasas de interés internacionales.

Los oradores advirtieron que estas condiciones no durarán eternamente e instaron a los gobiernos de la región a preparar a sus países para lidiar con el impacto de un inevitable ajuste en las economías industrializadas.

Asimismo señalaron su inquietud por las turbulencias políticas que padecen algunos países latinoamericanos, producto del descontento social con el desempeño del sistema democrático y los resultados de las reformas económicas.

En su discurso, el presidente del BID, Enrique V. Iglesias, aconsejó a los países latinoamericanos y caribeños a aprovechar la fase favorable del ciclo económico para consolidar las reformas que han funcionado bien, corregir las que no han dado resultado y encarar aquellas que han quedado pendientes para aumentar la eficiencia de sus economías y asegurar una distribución más justa de sus beneficios.

“La recuperación económica amparada exclusivamente por factores externos no suele durar, como bien nos lo recuerda la experiencia de nuestra región y la historia del mundo”, dijo Iglesias. “Tarde o temprano, debemos esperar ajustes.”

El presidente del BID también alentó a los países prestatarios a administrar con prudencia este período de bonanza, controlando los déficit del sector público, evitando la acumulación de “burbujas” crediticias en los sistemas financieros, aprovechando las bajas tasas de interés prevalecientes para mejorar el perfil de sus deudas externas y creando un clima propicio para las inversiones.

El presidente del Perú, Alejandro Toledo, vinculó al descontento popular que se registra en distintos lugares de la región con el hecho de que los buenos resultados económicos no repercuten inmediatamente en el bienestar social. “Los beneficios del crecimiento económico no chorrean”, observó. “Los indicadores macroeconómicos están bien pero los bolsillos están mal.”

No obstante, agregó el primer mandatario, su gobierno está empeñado en mantener un rumbo responsable. La experiencia del Perú con el populismo en décadas recientes es “un ejemplo de lo que no debemos hacer”, afirmó.

Para Iglesias, las democracias latinoamericanas necesitan que sus partidos y movimientos políticos alcancen consensos mínimos que les permitan llevar adelante las reformas necesarias para lograr un crecimiento económico sostenido que se traduzca en dividendos sociales tangibles.

En el campo social, la región necesita modernizar las leyes laborales para alentar la creación de empleos, aumentar la eficiencia del gasto en servicios como la educación y la salud, promover la inclusión social de grupos marginados como los indígenas y los afro-descendientes, y alentar la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones de políticas.

Uno de los objetivos debería ser que las políticas públicas no sean “capturadas” por grupos de intereses que buscan apropiarse de los beneficios de las reformas y socializar sus costos, agregó.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas peruano, Pedro Pablo Kuczynski, quien asumió la presidencia de la Asamblea de Gobernadores del BID, observó que el crecimiento económico sostenido y predecible es una condición indispensable para reducir la pobreza.

Kuczynski, quien antes de asumir el ministerio coordinó un estudio sobre el apoyo del Grupo BID (que incluye al Banco, la Corporación Interamericana de Inversiones y el Fondo Multilateral de Inversiones) al sector privado, solicitó una mayor atención en dos áreas prioritarias para el crecimiento económico y el empleo en la región: las pequeñas y medianas empresas y la inversión en infraestructura física.

Por otra parte, Kuczynski saludó el interés de países asiáticos como China y Corea del Sur en sumarse al BID, señalando que Asia se está convirtiendo en un socio cada día más importante para las economías de esta región.

Intervinieron también en la ceremonia inaugural el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, César Gaviria, y el secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, José Luis Machinea.

La XLV reunión de la Asamblea de Gobernadores del Banco se celebra en conjunción con la XIX reunión de los gobernadores de la CII, la afiliada del Grupo BID que apoya el desarrollo de la pequeña y mediana empresa en la región mediante inversiones de capital y préstamos.

Las asambleas son los máximos cuerpos políticos de estas instituciones. Entre los gobernadores hay ministros de finanzas, presidentes de bancos centrales, cancilleres y ministros de cooperación internacional de los 46 países miembros del Banco, de los cuales 26 son prestatarios de América Latina y el Caribe.

Para esta reunión, que se celebra en la capital peruana por primera vez desde 1971, se ha registrado un récord de más de 7.000 personas. El encuentro del 2005 tendrá lugar en la isla japonesa de Okinawa.

Jump back to top