News banner image

Noticias

Conversación con Daniel Zelikow

Daniel M. Zelikow, ciudadano estadounidense, asumió el cargo de Vicepresidente Ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo el 5 de marzo de 2007. Antes de unirse al Banco, fue director gerente del Grupo de Instituciones Estatales de JP Morgan Securities Inc. por varios años, tras ocupar posiciones clave en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Además de supervisar las operaciones del BID y de presidir el Comité de Préstamos y el Comité de Programación y Presupuesto del Banco, el vicepresidente ejecutivo supervisa la autoevaluación de la administración y está a cargo de la Oficina de Evaluación de Riesgo del Sector Privado.

Zelikow llegó al BID poco después de que la nueva estructura organizativa del BID fuera aprobada para adecuar mejor al Banco a las necesidades de sus países miembros de América Latina y el Caribe a los cuales sirve. De inmediato se le asignó la responsabilidad de manejar la implementación de esta realineación. Pero a Zelikow, graduado summa cum laude de Dartmouth College y con un doctorado en Economía de la universidad de Oxford, esta difícil misión no le impidió ensuciarse las manos, literalmente, durante el “Desafío Greaseball”, un rally con motivos benéficos en que los autos consumían biocombustibles. Alexandra Russell-Bitting de BIDAmérica entrevistó al nuevo ejecutivo para conocer más sobre sus antecedentes, su opinión del BID y su enfoque hacia la realineación.

BIDAmérica: El BID auspició en abril uno de los autos participantes en el rally “Desafío Greaseball” y organizó un lanzamiento en el cual usted se puso una camiseta y llenó el tanque el auto con aceite de cocina usado. Mucha gente quedó encantada con la ceremonia, que no es precisamente la clase de eventos a que estamos acostumbrados en el formal ambiente del Banco. ¿Había hecho usted anteriormente algo parecido? ¿Cree usted que tales eventos pueden contribuir a difundir el mensaje del Banco?

Zelikow: Auspiciar el Desafío Greaseball fue una gran idea —¡qué pena que no fuera mía! Efectivamente, creo que el rally ayudó a publicitar el hecho de que existen alternativas de energía ya disponibles, a veces mediante soluciones de tecnológica sencilla. Por ejemplo, el auto que auspició el Banco, “Greased Lightening”, funciona con aceite de cocina. No me permitieron manejarlo “quizás porque luzco demasiado serio para hacerlo” pero sí me dejaron sentarme al volante y encender el motor. Olía a papas fritas.

BIDAmérica: Describa cómo sus antecedentes profesionales y personales lo prepararon para los desafíos de su cargo como vicepresidente ejecutivo del Banco.

Zelikow: Yo he sido un economista académico, asesor económico de un presidente de un pequeño país balcánico, gerente de un importante programa de asistencia técnica, funcionario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y banquero de inversiones. En el camino he aprendido algunas cosas, la más relevante de ellas es saber lo poco que sé. Especialmente, porque a medida que uno avanza en la jerarquía de una institución, es imposible especializarse en todos los temas con los que uno debe tratar. Mi solución a este dilema es aceptar mi ignorancia, rodearme de colegas que saben mucho más que yo, hacer preguntas, tratar de escuchar con atención, confiar en la buena intención de la gente y responder de la misma manera.

BIDAmérica: ¿Qué opinión tenía del BID antes de incorporarse a la institución?

Zelikow: Cuando era banquero de inversiones, el BID era uno de mis clientes. Mi conocimiento del Banco era básicamente su aspecto financiero. Antes de eso, conocía al BID desde la perspectiva de un gobierno accionista, pero sabía muy poco sobre su funcionamiento en la práctica. Apreciaba la importancia que revestía el BID para sus países miembros, reconocía su singular posición como un banco de la región y me habían impresionado los funcionarios del Banco que había conocido a través de los años.

BIDAmérica: ¿Cómo describiría usted su estilo gerencial?

Zelikow: Directo, abierto, no jerárquico e impaciente por resultados.

BIDAmérica: El Banco enfrenta mucha competencia por parte del sector privado y de otros organismos multilaterales. Para tener éxito, ¿cómo debe evolucionar el BID en los próximos diez años?

Zelikow: Una excelente pregunta, sin embargo no creo coincidir con su premisa inicial. Si el Banco enfrenta competencia del sector privado, probablemente significa que nuestra participación —y la de otras instituciones multilaterales— no es necesaria. El mayor desafío es cómo permanecer relevantes si nuestros mayores clientes no necesitan nuestro dinero porque tienen acceso a los recursos de capital del sector privado. Yo creo que esto tiene varias respuestas.

La primera es que necesitamos acompañar nuestros recursos con buen asesoramiento y con conocimiento. Una de las razones clave para la realineación es crear masa crítica en nuestras funciones de conocimiento, para que podamos ofrecer asesoramiento avanzado a nuestros clientes. En realidad, creo que deberíamos estar trasmitiendo conocimiento de vanguardia, dentro o fuera del contexto de los préstamos.

La segunda respuesta es que necesitamos ampliar nuestra base de clientes. Esto significa expandir nuestra labor en el sector privado y con entidades subnacionales. Pero esto también significa redoblar nuestros esfuerzos con los países más pobres de nuestra región y con las zonas más pobres de nuestros países miembros de mediano ingreso.

La tercera respuesta es que necesitamos desarrollar nuevos instrumentos, tales como el financiamiento en moneda local y los mecanismos de mitigación de riesgo, que representan aplicaciones más valiosas de nuestro sólido balance institucional. Estos instrumentos serán mejor apreciados por nuestros clientes que han alcanzado completo acceso a las fuentes de capital privado para sus necesidades de financiamiento.

Finalmente, pienso que necesitamos centrarnos tanto en el impacto de desarrollo que produce nuestro trabajo como en el volumen de préstamos.

¿Preguntas? ¿Sugerencias? ¿Comentarios? Por favor escriba a editor@iadb.org