Pasar al contenido principal
BID aprueba una nueva política operativa para promover la igualdad de género en América Latina y el Caribe
  • Inversiones directas estratégicas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres
  • Fortalecimiento de la perspectiva de género en las operaciones del Banco

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó una nueva política operativa sobre la igualdad de género en el desarrollo. La política incorpora los temas de género en los proyectos del Banco y promueve las inversiones directas en áreas estratégicas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

La política también hace énfasis en las cuestiones de género que afectan desproporcionadamente a los hombres o niños, y mujeres de diferentes grupos étnicos y raciales.

La política busca una atención proactiva a las cuestiones de género en todos los sectores del desarrollo y en el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las operaciones financiadas por el Banco. Por ejemplo, el BID está desarrollando directrices para apoyar la incorporación de género en los proyectos rurales de agua y saneamiento, donde las mujeres son las principales beneficiarias, debido a su papel crítico en la gestión de los recursos de agua en el hogar y la comunidad.

La aplicación de una perspectiva de género mejorará el impacto del BID en el desarrollo ya que históricamente la desigualdad de género y la pobreza han ido de la mano.

América Latina y el Caribe ha logrado avances significativos en la igualdad de género, alcanzando la paridad de género en la educación y una mayor participación femenina en la fuerza laboral. Sin embargo, aún quedan muchos retos.

Las mujeres siguen teniendo tasas de desempleo mayores, ganan del 10 al 30 por ciento menos que los hombres, y están sobrerrepresentadas en los empleos informales y de baja productividad. La mortalidad materna ha disminuido en general en toda la región, pero en muchos países y para las mujeres indígenas sigue siendo un problema grave. De hecho, el acceso general a la educación y los servicios de salud es menor para las mujeres indígenas y las afro-descendientes que para otros grupos.

El acceso de las mujeres a posiciones de liderazgo ha aumentado, pero sigue habiendo importantes lagunas en todos los niveles: sólo el 11 por ciento de los puestos directivos y el 20 por ciento de los escaños legislativos están ocupados por mujeres en América Latina.

La desigualdad de género también afecta a los varones. Los hombres jóvenes están desproporcionadamente representados como víctimas y como autores de homicidios, y muchos niños abandonan la escuela sin graduarse.

Es en este contexto de avances positivos y retos persistentes que el BID aprueba su nueva política, posicionándose para ser un socio más fuerte para la región.

La nueva política también busca promover proyectos que definen la igualdad de género o el empoderamiento de la mujer como su principal objetivo. Un ejemplo de una operación del Banco actualmente en ejecución es Mibanco en Perú, donde el BID está prestando 10 millones de dólares para ampliar el acceso a servicios financieros para mujeres microempresarias.

La política también incluye las salvaguardias de género para ayudar a identificar los posibles efectos adversos y los riesgos de exclusión basados en el género en las primeras etapas de preparación del proyecto, de manera similar a las garantías sociales, ambientales y otras ya incorporados en los proyectos del Banco. Además, la directiva establece indicadores de seguimiento para monitorear el progreso institucional en la aplicación de la política, a través de los instrumentos del Banco, tales como las estrategias de país, las operaciones financieras, y el conocimiento y los productos de creación de capacidad.

 A fin de traducir la política en acción, el BID está preparando un Plan de Acción de Operaciones (GAP-O) para acelerar la implementación y el monitoreo de la política para 2011-2012. Se prevé que el GAP-O sea aprobado por la Administración del Banco en enero de 2011.

"La nueva política fortalecerá aún más la respuesta del Banco a los objetivos y compromisos de sus países miembros en América Latina y el Caribe para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres de manera integral", dijo Andrew Morrison, Jefe de la Unidad de Género y Diversidad del BID.

La aprobación de la política culminó un proceso de un año de consultas con los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil, especialistas en género, académicos y otros grupos interesadas dentro y fuera del Banco. La política se espera que entre en vigor en mayo de 2011.

Presione aquí para más información sobre la Igualdad de Género en ALC y el BID.

Jump back to top