Pasar al contenido principal
Seguridad Ciudadana en América Latina y el Caribe

Contexto de la región

El crimen y la violencia son un obstáculo para el desarrollo sostenible y el crecimiento económico en América Latina y el Caribe.

  • La región tiene una tasa de homicidios tres veces superior al promedio mundial (18 vs. 5,6 por 100,000 habitantes según UNODC, 2023).

  • El 50% de los homicidios totales en las Américas están asociados al crimen organizado (en comparación con el 24% a nivel mundial, UNODC, 2023).

Además del impacto en las vidas de los habitantes, estos niveles de violencia criminal:

  • Afectan el bienestar y los comportamientos de las personas: el 30% de los hogares han sido víctimas de un delito en el último año y el 51% de la población informa no sentirse segura (en comparación con el 20% a nivel mundial, WVS, 2017-2022)

  • Aumentan el costo de hacer negocios: una de cada cuatro empresas identifica el crimen como una restricción seria o muy seria para hacer negocios (Banco Mundial, 2018).

  • Socavan el Estado de Derecho, erosionan la confianza en las instituciones y cuestan a la región el 3,5% del PIB anualmente, restando recursos para necesidades urgentes como la educación y la salud (BID, 2023).

El crimen y la violencia no se manifiestan de la misma manera en distintos países, ciudades y territorios. 

  • En promedio, el 50% de los delitos ocurren en el 2.5% de los tramos de las calles en las ciudades de América Latina y el Caribe (Chainey et al, 2019).

  • El 54% de los hogares informan la presencia de grupos criminales locales y el 14% informa la provisión de servicios y regulación de seguridad por parte de ellos (Latinobarómetro, 2020). Este fenómeno de gobernanza criminal, es decir, presencia e influencia de grupos o redes de crimen organizado, se concentra en territorios específicos, conocidos como focos de fragilidad, que combinan la fragilidad estatal con la violencia criminal.

El crimen y la violencia afectan desproporcionadamente a mujeres, niños y niñas, y población diversa.

  • Una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual en su vida (OMS, 2021).

  • La tasa de homicidios entre los jóvenes (20-25) es 3 veces mayor que la de la población (UNODC, 2020).

  • El 58% de los niños han sido víctimas de abuso físico, sexual o emocional (Hills et al., 2016).

 

¿Cómo construir una región más segura, justa e inclusiva?

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene un enfoque integral para trabajar con los países en el abordaje del crimen y la violencia, centrado en la prevención social y el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones de seguridad y justicia. 

Este enfoque cubre un amplio espectro de delitos y violencias, incluyendo aquellos basados en género, aquellos dirigidos contra niños, niñas y adolescentes, delitos cibernéticos, la trata de personas, y el crimen organizado. Este enfoque también profundiza en las complejas dinámicas entre la fragilidad estatal y la violencia criminal, con un enfoque en los territorios que experimentan gobernanza criminal.

Prevención social de la violencia. 

  • Esta área incluye programas para prevenir y proteger a las personas más vulnerables a ser víctimas o perpetradores de delitos y violencia, incluyendo jóvenes, mujeres, niños, migrantes y personas de diversos grupos de población (LGBTQ, afrodescendientes, indígenas y personas con discapacidad). 

  • Estas iniciativas buscan mitigar los factores de riesgo, abordando las causas raíz del crimen y la violencia, y su manifestación más compleja, el crimen organizado, a nivel individual, interpersonal, hogar y comunidad; y, reducir los impactos en estas poblaciones.

  • Estas iniciativas incluyen el apoyo a programas de crianza positiva, educación y empleo para jóvenes en riesgo de involucrarse en actividades y organizaciones criminales, prevención para el consumo de drogas, e intervenciones para reducir el reclutamiento de jóvenes por parte de organizaciones criminales, entre otras. Incluyen también el fortalecimiento de las capacidades y coordinación de las instituciones responsables para mejorar el diseño, focalización, implementación, monitoreo y evaluación.  

Fortalecimiento de la Capacidad Institucional: 

  • Esta área se centra en fortalecer las capacidades de las instituciones del sector de seguridad y justicia para acciones de prevención y respuesta más efectivas, transparentes y coordinadas frente al crimen y la violencia. 

  • Incluye programas y reformas para mejorar la eficacia, la rendición de cuentas y la legitimidad de la policía, las fiscalías, el Poder Judicial y el sistema penitenciario, a través de la profesionalización y especialización de los recursos humanos; la implementación de mecanismos de transparencia y control; y, el fortalecimiento de la infraestructura física y digital.

  • Estas iniciativas incluyen el apoyo a la capacitación de operadores de seguridad y justicia, la coordinación entre instituciones, creación de unidades y estrategias especializadas para delitos complejos y crimen organizado, desarrollo de herramientas antilavado de dinero, entre otras.

En un momento en que el crimen y la violencia exacerbados por el crimen organizado continúan siendo un desafío, los países de América Latina y el Caribe recurren al BID para diseñar e implementar soluciones basadas en evidencia, con el objetivo de prevenir y fortalecer las capacidades institucionales para responder a estos desafíos.  

La cartera de proyectos de Seguridad Ciudadana y Justicia para 2024 representará la mayor inversión anual del BID en apoyo técnico y financiero a través de operaciones de préstamo. Estas inversiones buscan responder a los temas y desafíos de vanguardia de la región en materia de seguridad ciudadana abordando crímenes complejos como el crimen organizado, los delitos cibernéticos, el lavado de dinero, la violencia juvenil y la trata de personas, entre otros.

 

Impacto del trabajo del Grupo BID en seguridad ciudadana

El BID ha sido una institución multilateral pionera en abordar los detonantes e impactos del crimen y la violencia en América Latina y el Caribe durante casi dos décadas, a través de la generación de conocimiento, el apoyo técnico y financiero basado en evidencia a programas y el diálogo técnico.

El BID tiene una agenda ambiciosa e integral en América Latina y el Caribe para apoyar a los países a abordar eficazmente el crimen y la violencia. Desde 2009 hemos aprobado 36 operaciones por un total de US$1.600 millones en 15 países.

Algunos ejemplos de los resultados de nuestros programas de prevención del crimen y la violencia:

  • Los programas de cambio de comportamiento juvenil y las oportunidades de reintegración para los jóvenes en Trinidad y Tobago y Jamaica se correlacionan con una reducción del crimen violento vinculado con las pandillas. En la región oriental de Puerto España (Trinidad y Tobago) donde se implementó la intervención, se registró una reducción del 55% en los homicidios (vs. una caída de 17% a nivel nacional), y una disminución del 60% en las lesiones y tiroteos (vs. una caída de 2% a nivel nacional).

  • Jamaica también registró una baja del 22% en los casos de abuso infantil y una disminución del 33% en el ausentismo escolar debido a intervenciones de crianza positiva.

  • En Rio Grande do Sul, Brasil, se ha observado una reducción del 45% en el número de homicidios de jóvenes de 15 a 24 años, particularmente entre los jóvenes afrodescendientes.

Nuestros esfuerzos para fortalecer las capacidades institucionales de la policía, la justicia y el sistema penitenciario también han llevado a éxitos tangibles:

  • En Honduras, un programa de Reforma Policial contribuyó a lograr una baja del 50% en la tasa de homicidios y un aumento del 50% en la confianza en la policía por parte de la población. El programa mejoró los requisitos de reclutamiento, el currículo de formación y la infraestructura para la formación académica y las investigaciones criminales.

  • En Paraná, Brasil, una intervención de vigilancia en puntos de concentración de delincuencia logró una reducción del 26% en los robos en lugares públicos en solo tres meses.

  • En Costa Rica, un programa para la modernización de la administración de justicia contribuyó a un aumento del 5% en las tasas de resolución de casos y una disminución del 75% en los costos por caso.

  • En Chile, una asociación entre el sistema penitenciario y el sector bancario a través de microcréditos, capital semilla y preparación para el trabajo, logró la inclusión económica y una reducción del 50% en la reincidencia de mujeres en conflicto con la ley.

  • El Programa de Justicia en Ceará, Brasil, logró reducir el tiempo de procesamiento de los casos. Por ejemplo, el tiempo promedio para las acciones en segunda instancia, bajó de 60 a 35 días.

  • El BID está apoyando el fortalecimiento de las capacidades de intercambio de información y análisis de las Unidades de Inteligencia Financiera para fortalecer la detección de lavado de dinero y delitos precedentes. Estas evaluaciones buscan identificar las vulnerabilidades financieras y no financieras que podrían ser explotadas por el crimen organizado. 

El BID ha jugado un papel clave en la generación y difusión de conocimientos basados en evidencia, así como en la introducción de innovaciones al complejo desafío del crimen y la violencia apoyando el desarrollo, la evaluación y la ampliación de los programas piloto.

  • Además de hacer estudios innovadores sobre el costo del crimen y la eficiencia del gasto en seguridad, sistematizamos y adaptamos conocimiento práctico existente. Para ello realizamos varias evaluaciones de impacto adaptando, por ejemplo, el modelo “Cure Violence”, probado en USA, y con un abordaje distinto a los tradicionales de uso de la fuerza. 

  • Las evaluaciones que realizamos en Trinidad y Tobago, el Salvador, Colombia, confirmaron que estas intervenciones enfocadas en cambios conductuales han contribuido a reducir el crimen violento en áreas de pandillas. En las zonas intervenidas en Trinidad y Tobago, las lesiones y los tiroteos se redujeron en un 60%. Hoy este tipo de intervención está siendo implementado en Brasil, Perú, y Jamaica. 

  • De igual forma, adaptamos el modelo “Hot Spot Policing”. Un experimento aleatorio de patrullaje en Uruguay y Argentina concluyó que, cuando se concentraban agentes policiales especializados en zonas de mayor incidencia de robos, estos tenían mayor éxito en la reducción y disuasión del delito. Por ejemplo, en Uruguay hubo una reducción de 23% en la incidencia de robos. Hoy varios países de la región están aplicando variantes de estas prácticas con nuestro apoyo.

  • En 2023, el BID lanzó la Plataforma de Justicia y Seguridad basada en Evidencia para hacer accesible el conocimiento a los tomadores de decisiones e informar las políticas públicas sobre programas e intervenciones efectivas que han sido rigurosamente evaluadas por su éxito en la reducción del crimen y la violencia. El repositorio contiene información sobre 90 tipos de soluciones y más de 700 ejemplos de intervenciones de América Latina y el Caribe y otras regiones. Es el único recurso de este tipo disponible en español y portugués.

  • Durante más de una década, el BID ha liderado la Semana de Seguridad Ciudadana y Justicia, la plataforma de diálogo regional anual más grande sobre temas de seguridad y justicia en América Latina y el Caribe. El objetivo es identificar desafíos emergentes e intercambiar conocimientos basados en evidencia y mejores prácticas con autoridades, expertos, académicos y Organizaciones de la Sociedad Civil.

 

Contacto de Prensa

Molina Medina,Vanessa Carolina

Molina Medina,Vanessa Carolina
También te puede interesar

Modernización del Estado

Desarrollar la capacidad estatal para fortalecer el estado de derecho, fomentar la innovación y los gobiernos abiertos para brindar mejores servicios a los ciudadanos.

Leer más
Jump back to top