Noticias

Reporte: COVID-19 acelerará la transformación de sectores productivos en la región andina

La mayoría de los sectores experimentarían caídas notables en 2020, profundizando los desafíos que enfrentaban previo a la pandemia

Un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) apunta a que entre las consecuencias económicas que dejará el COVID-19 se encuentra la transformación estructural de los sectores productivos de la región andina. Dadas las medidas de confinamiento implementadas por los gobiernos, la gradualidad con la que estas medidas se irán levantando y la progresividad con que los distintos sectores retomarían las operaciones, las actividades económicas serán impactadas, aunque de manera diferenciada.

El informe: Los sectores productivos en la región andina frente a la COVID-19 presenta proyecciones de crecimiento sectorial para 2020. El reporte encontró que, aunque existe mucha incertidumbre, se estima que muy pocos sectores en la región andina experimentarían caídas menores al 5 por ciento en los escenarios más realistas. En general, sectores de alta productividad como minería e hidrocarburos, algunos servicios, y manufacturas distintas a las relacionadas con la producción de alimentos se verán seriamente afectados durante 2020, con caídas incluso superiores a los dos dígitos dependiendo del país.  

Por otro lado, sectores que son importantes generadores de empleo, pero de baja productividad, como agricultura, ganadería, y pesca resultarían relativamente menos afectados. Por lo tanto, la crisis coloca a los países andinos frente a un desafío productivo. Para que la región andina pueda recuperarse de una caída promedio de más de 5 por ciento en 2020, los sectores más productivos y estratégicos deberán recobrar dinamismo y aportar más a esa recuperación. Por otro lado, se debe trabajar en aumentar la productividad de aquellos sectores que han sido claves durante el periodo de confinamiento, como la agricultura, que protegen el empleo pero que tradicionalmente han sido de baja productividad.

Por su parte, la pandemia acelerará las transiciones que ya iban a experimentar sectores vinculados al sector externo, como el extractivo. Estas se derivan, por un lado, del conflicto en cuanto al manejo de los recursos hídricos y energéticos para la minería, y, por otro lado, de los acuerdos internacionales para reducir el consumo de hidrocarburos, los cuales cobrarán mayor vigor en la post-pandemia en la búsqueda de una recuperación “limpia”. Asimismo, el COVID-19 requerirá que sectores que iban en crecimiento en los últimos años, como el turismo, deban reinventarse de manera significativa.

Finalmente, el reporte indica que los sectores productivos andinos necesitan transitar rápidamente hacia la transformación digital para potenciar su crecimiento. Sin embargo, las grandes brechas tecnológicas que actualmente se observan limitan la capacidad de hacer esa transición. Por lo tanto, cerrar estas brechas será clave para adaptarse a la nueva normalidad y para evitar que las consecuencias económicas del COVID-19 se prolonguen en el tiempo.

Acerca del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

 

Contacto de prensa
Más Información

María Cecilia Deza
Economista del Departamento de Países del Grupo Andino del BID
mdeza@iadb.org

Osmel Manzano
Economista del Departamento de Países del Grupo Andino del BID
osmelm@iadb.org

Javier Beverinotti
Economista del BID en Ecuador
javierbe@iadb.org