News banner image

Noticias

Matrimonio por conveniencia

La economía de mercado global, ahora con más de 5.000 millones de personas, está lista para un matrimonio entre América Latina y Japón, según Makoto Utsumi, presidente del Japan Credit Rating Agency, Ltd.

En su discurso en el Foro de las Américas de BID, Utsumi planteó una relación y cooperación más estrecha entre Japón y América Latina y el Caribe. "Es de interés para Japón el fortalecer sus relaciones con América Latina, una región rica en recursos naturales", indicó. "Y está en el interés de América Latina tener una relación más cercana con Japón para beneficiarse de su sector industrial fuerte y competitivo”.

"Podríamos tener una relación soñada," dijo sonriendo.

El alza de precios de materias primas, incluso de productos comestibles de América Latina, trae consigo una perspectiva optimista para la región a inicios del siglo, comentó Utsumi. "Podemos ya inclusive percibirlo y prueba de ello es la oferta comercial de América Latina que alcanzó los 50.000 millones de dólares en 2004".

Pero "donde hay luz, hay tinieblas," advirtió el experto. La región tiene que ser cuidadosa porque un clima favorable puede traer sus propios problemas. "Si los países latinoamericanos no hacen uso de estas condiciones favorables para encarar la pobreza, poner en práctica reformas y políticas sociales, y reforzar el espíritu competitivo de la industria y los servicios, el futuro prometedor se perderá".

La demanda de materias primas y productos básicos sigue aumentando mundialmente, pero tomará tiempo para que la oferta alcance esa mayor demanda, mientras los productos manufacturados cada vez son más baratos debido a la afluencia masiva de mano de obra barata en la economía de mercado.

Esta situación trae consigo no sólo costos de fabricación más baratos, pero mayor ardua competencia en los mercados de trabajo para todos los sectores de la economía, incluso para la venta al por menor. En un mercado globalizado, los países en vías de desarrollo y las economías de transición tienen una enorme necesidad de inversión para alcanzar a los países industriales, indicó Utsumi.

El alza de precios de materias primas para exportación ayuda a las economías latinoamericanas, pero aún así en toda la región el sector industrial tiene que ser más competitivo si se quiere crecer aún cuando los precios de las materias primas caigan, advirtió Utsumi.

Japón, pobre en recursos naturales pero rico en recursos monetarios, puede ayudar a la región a ser más competitivo. Ya que América Latina y el Caribe requieren de niveles de inversión que los ahorros domésticos no pueden alcanzar, Japón con sus recursos financieros puede igualar los recursos naturales de América Latina.

¿Acaso no son la pareja perfecta? Solía ser que la gente se casaba por amor. Pero hablamos de economías, no de gente, y si hay un mercado global ahí esperándonos, casarse con el dinero no es una mala idea.