Pasar al contenido principal
Los recursos destinados al desarrollo deben ser invertidos en políticas más efectivas

La evaluación de impacto es la mejor manera para saber lo que funciona en la lucha contra la pobreza

CUERNAVACA, México – Niños de familias pobres en la China rural mejoraron sus calificaciones significativamente solo por tomar multivitamínicos con suplementos de hierro equivalentes a tres centavos por día. La desparasitación a niños en zonas rurales de Kenia mejoró drásticamente su asistencia a la escuela. La sustitución de piso de tierra por piso de cemento en México redujo la incidencia de diarrea a la mitad y la anemia en un 80 por ciento. La evidencia muestra que soluciones simples pueden ayudar en gran medida a mejorar la vida de los más pobres. 

“Evaluar el éxito de programas por la cantidad de recursos invertidos, o incluso por el número de profesores capacitados, kilómetros de caminos construidos o grupos de apoyo a mujeres formados, no es suficiente. Únicamente mediante la adopción generalizada de evaluaciones de impacto que generen evidencia sobre lo que realmente funciona y a qué costo, nos aseguraremos de que los recursos destinados al desarrollo realmente hagan una diferencia en la vida de las personas” dijo hoy el Director Ejecutivo de la Organización 3ie, Howard White, durante el primer día de la Conferencia "Reduciendo la brecha: de la evidencia al impacto en las políticas públicas" realizada en la ciudad de Cuernavaca. 

En los últimos años, la demanda de resultados concretos ha crecido. Muchos países están requiriendo evaluaciones rigurosas a sus programas para asegurar soluciones con un mayor margen de costo-efectividad en los programas de desarrollo más importantes. Este compromiso de evaluación es un paso esencial para lograr políticas públicas más efectivas e inteligentes. 

Uno de los obstáculos principales para lograr la efectividad es la falta de conocimiento sobre las mejores maneras de combatir el crimen, revertir la expansión del VIH, adaptarse al cambio climático y reducir la mortalidad materna, el desempleo y la inseguridad alimentaria. Saber lo que funciona ahorrará dinero y permitirá dirigir los recursos hacia intervenciones efectivas, que de otra manera, serían invertidos en políticas que no funcionan. 

Los avances registrados durante los últimos años en la evaluación rigurosa de impacto en el campo del desarrollo cada vez funcionan mejor; de manera tal que se han relevantes para la comunidad encargada del diseño e implementación de políticas, toda vez que genera mejor evidencia para informar a los tomadores de decisiones y para la asignación de recursos. 

“La Iniciativa Internacional para la Evaluación de Impacto (3ie) ha contribuido de forma muy importante a estos cambios; lo mismo que aquellos que conforman el círculo de financiamiento, conducción y uso de evaluaciones de impacto”, dijo Ruth Levine, la nueva Directora del Programa Global de Población y Desarrollo de la Fundación Hewlett, quien antes dirigió el Departamento de Evaluación de USAID, la agencia norteamericana de desarrollo.

Hasta hace algunos años, solo unos cuantos estudios de impacto se llevaban a cabo, generalmente en Latinoamérica, y principalmente en los sectores de salud y educación. Ahora se desarrollan muchas más evaluaciones de impacto, en más regiones y en todos los sectores. 

Tan sólo en la actualidad, 3ie financia cien evaluaciones de impacto y revisiones sistemáticas en las áreas de agricultura, educación, finanzas, salud, agua y saneamiento, protección social, gobernanza y medio ambiente en países de África, Asia, Latinoamérica y el Medio Oriente. 

“Ahora más que nunca, estamos comprometidos a avanzar en la evaluación del impacto de nuestra trabajo y a compartir el conocimiento generado por nuestra experiencia en desarrollo efectivo en América Latina y el Caribe. Queremos asegurarnos de que estamos creando soluciones efectivas y de bajo costo, en línea con el mandato de nuestros Donantes”, dijo Carola Alvarez, Jefe de la División de Desarrollo Estratégico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

Según el Panorama de Efectividad en el Desarrollo 2010 del BID, cerca de un 30 por ciento de los proyectos del BID fueron aprobados siguiendo criterios rigurosos de evaluación el pasado año.

De acuerdo con la revisión de Efectividad del Desarrollo de 2010, casi el 30% de los proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que fueron aprobados contaban con una evaluación rigurosa en su diseño. Alrededor de 300 estudios se han iniciado bajo la Iniciativa de Evaluación de Impacto para el Desarrollo del Banco Mundial y el Fondo Español para la Evaluación de Impacto. Actualmente, existen alrededor de 800 evaluaciones de impacto de programas de desarrollo completadas o en curso, señal clara de la existencia de una revolución silenciosa para lograr políticas basadas en evidencia. 

Siga las actualizaciones en tiempo real y participe en la discusión comentando en los blogs en vivo en: http://www.impactevalua­tion2011.org/forum/.   

Si tiene cualquier pregunta o interés por coordinar una entrevista, favor de contactar a los representantes de prensa identificados al lado derecho.

Jump back to top