Pasar al contenido principal
Estadísticas y no palabras

El gobierno de Guatemala declaró que los próximos censos nacionales representan su máxima prioridad y recalcó la importancia de disponer de información estadística esencial, confiable y oportuna, que apoye la formulación y la puesta en práctica de políticas y programas públicos para el desarrollo y la lucha contra la pobreza.

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo por US$25 millones al país para fortalecer el Instituto Nacional de Estadística (INE) y realizar el próximo censo de población, vivienda y agricultura. Es importante resaltar que por primera vez en 50 años el censo incluirá a las comunidades indígenas y a otras minorías.

Las comunidades indígenas

"El censo de población y de vivienda prestará especial atención a la inclusión de los pueblos indígenas y de las minorías étnicas. Con este propósito, se contará con la colaboración de organizaciones de la sociedad civil, como la Universidad Maya, la Fundación Maya de Idiomas, la Fundación para los Pueblos Indígenas, municipalidades y grupos comunitarios. Asimismo, se contratarán traductores especializados en las lenguas indígenas para que colaboren en la consecución de estos fines", afirmó Guillermo Rivera, líder del Equipo de Proyectos del BID

Dado que la lucha contra la pobreza es el eje de la gestión gubernamental, resulta esencial que el proceso de toma de decisiones se base en información confiable y actualizada sobre los indicadores de población, vivienda y agricultura. El principal objetivo es incentivar el debate nacional y la toma de decisiones sobre políticas sociales y económicas, así como mejorar su implementación y seguimiento.

¿Por qué son tan importantes estos censos para Guatemala?

Los censos constituyen las operaciones estadísticas de mayor escala que normalmente enfrenta cualquier país. Representan la principal fuente de datos básicos tanto de población como de vivienda y de agricultura, datos que se utilizan para formular e implementar planes económicos y sociales al nivel nacional. Por ejemplo, el censo de agricultura brindará información sobre el uso y la tenencia de las tierras, el tipo de productos y su diversidad, origen y destino, y la conservación ambiental. La información recolectada a través del censo de población servirá para formular políticas que promuevan la redefinición del marco legal y administrativo del territorio nacional, e incidirá profundamente en la legislación referente a la transferencia de los ingresos del gobierno central a las jurisdicciones municipales.

Asimismo, el censo de población permitirá identificar y cuantificar a los segmentos analfabetos de la población y a los distintos grupos étnicos con el fin de diseñar y poner en ejecución programas de alfabetización y de educación bilingüe. Finalmente, se utilizarán datos oficiales para determinar el número de delegados que corresponden a cada distrito electoral en el Congreso, así como la integración de los consejos municipales de acuerdo con el número de funcionarios de cada municipalidad.

Censo nuevo versus censo antiguo

El último censo realizado en Guatemala fue en abril de 1994 y, aunque se completo, las municipalidades afectadas por los conflictos armados lo rechazaron, socavando la credibilidad de los resultados obtenidos a través del censo. En la actualidad, con los acuerdos de paz vigentes, esa situación no volverá a repetirse. La toma de conciencia de la población, de las instituciones y de las autoridades locales sobre la importancia de participar y cooperar en el censo ayudarán a obtener unos resultados favorables. Un innovador proyecto apoyado por el BID para concienciar a las diversas comunidades y a la sociedad civil de la importancia del censo servirá para incentivar la participación en el mismo. El Gobierno de Guatemala está preparando los últimos detalles para la implementación del préstamo.

El Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE), junto con la Oficina de Censos de los Estados Unidos (USCensus), ha otorgado asistencia técnica al Instituto Nacional de Estadística (INE) para asegurar la calidad técnica del censo. Asimismo, USCensus conducirá un programa de capacitación para el personal técnico del INE. El Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA) tendrá la responsabilidad de brindar apoyo administrativo al censo, incluyendo la selección y contratación del personal que realizará el censo, así como de las actividades de adquisición de bienes y servicios que requiera el programa. El UNFPA tiene una amplia y demostrada experiencia en programas de este tipo en América Latina.

Jump back to top