Pasar al contenido principal
El BID y el cofinanciamiento

En los últimos años, el cofinanciamiento de proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo se ha convertido en una creciente fuente de recursos para el desarrollo de América Latina y el Caribe, ya que complementa los préstamos y donaciones del BID con financiamiento proveniente de otros organismos.

Las transacciones de cofinanciamiento multilateral y bilateral, sin contar las operaciones del sector privado del BID y los fondos fiduciarios, ascendieron a unos US$2.200 millones en 2005, cifra muy superior al promedio de 1.600 millones de dólares de los últimos cinco años. El número de proyectos cofinanciados, los países beneficiarios y los cofinanciadores aumentaron considerablemente.

Este continuo progreso de las operaciones de cofinanciamiento del Banco refleja una relación más estrecha con otras instituciones multilaterales, una mayor cooperación programática con socios bilaterales y el liderazgo creciente del BID en la integración regional y en préstamos para programas de fases múltiples, sectoriales y en apoyo de políticas.

El cofinanciamiento beneficia a todas las partes. Los países prestatarios reciben flujos de capital mayores y más diversificados, en condiciones financieras favorables y con asistencia técnica. Los donantes pueden efectuar contribuciones más eficaces para el desarrollo con costos de transacción menores. El cofinanciamiento mejora las condiciones de éxito de los diálogos de política, aumentando la efectividad en el desarrollo de las operaciones con un enfoque sectorial amplio.

Durante 2005, se aprobaron 29 operaciones de cofinanciamiento para 16 países, que incluyeron 24 préstamos de inversión, tres préstamos sectoriales y dos operaciones de emergencia. Se recibió apoyo de 21 cofinanciadores: nueve multilaterales y 12 bilaterales.

El Banco Mundial continuó siendo el principal socio del BID al participar en 18 proyectos en 12 países.

Otras contribuciones multilaterales importantes provinieron de la CAF y el BCIE, del Fondo Nórdico para el Desarrollo, del Fondo de la OPEP, del PNUD y del FIDA, mientras que el apoyo bilateral provino principalmente de USAID, KfW de Alemania, de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional, de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, de FINNIDA de Finlandia y de los Países Bajos. Casi la mitad del volumen del cofinanciamiento correspondió a proyectos sociales y alrededor de un tercio a infraestructura.

Además del apoyo para proyectos, el BID recibió 12 donaciones especiales que ascendieron a 2,4 millones de dólares para apoyar actividades orientadas a aumentar la efectividad en el desarrollo, tales como el análisis de la gobernabilidad, directivas y estrategias para el desarrollo de pueblos indígenas, indicadores sociales y equidad, y obtención de consenso político para reformas fiscales. Estas donaciones fueron cofinanciadas por el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido. Suecia financió el programa de consenso fiscal. GTZ de Alemania donó un millón de euros (US$1.2 millones) para un programa de energía renovable y eficiencia energética. Numerosas contribuciones del sector privado patrocinaron foros sobre desarrollo de la microempresa y  responsabilidad social de las empresas.

La intensificación de la cooperación con el Banco Europeo de Inversiones, formalizada en un memorando de entendimiento firmado en diciembre de 2004, se inició con seminarios conjuntos sobre los requisitos para la ejecución eficaz de proyectos de infraestructura y el potencial de las alianzas público-privadas. Se firmaron documentos similares con el Banco de Exportación e Importación de la República de Corea, el miembro más reciente del BID, y con el Instituto de Crédito Oficial de España. Entre las actividades especiales de divulgación de la labor de cofinanciamiento cabe señalar seminarios sobre proyectos de integración regional para participantes de los sectores público y privado en varios países donantes.

Jump back to top