Pasar al contenido principal
ECUADOR, BID, firman préstamo de 200 millones de dólares

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique V. Iglesias, y el encargado de negocios de la embajada de Ecuador en Washington, Carlos A. Játiva, firmaron hoy los contratos de un préstamo de 200 millones de dólares destinado a consolidar el sistema de protección social para los segmentos más pobres de la población y mejorar la calidad y eficacia del gasto social.

El préstamo es de rápido desembolso y apoyará los esfuerzos del gobierno por mantener un marco macroeconómico estable, consolidar la red de seguridad social y mantener un nivel mínimo de gasto social mientras mejora su eficacia.

El denominado Beneficio de Desarrollo Humano (BDH) sustituirá a dos programas ya existentes de transferencia de dinero en efectivo a los pobres, el Bono Solidario y el Bono Escolar. Se mejorarán las estrategias de nutrición y cuidado infantil para que puedan beneficiar a la población más necesitada.

El préstamo ayudará a asegurar un nivel mínimo de financiamiento para servicios sociales básicos prioritarios –educación, salud y asistencia social– hasta el año 2005 y proporcionará recursos para financiamiento contracíclico del sistema de protección social.

En el sector de educación, el presupuesto para las escuelas primarias será asignado en base del número de estudiantes matriculados, los objetivos de la cobertura e indicadores de pobreza y vulnerabilidad. Se lanzará también un plan para mejorar la calidad de los recursos humanos del sector.

Se modernizará el sistema público de formación profesionalpara promover una mayor concordancia entre los programas que ofrecen las instituciones y las necesidades de formación profesional del sector productivo.

La Secretaría Técnica de Frente Social, institución responsable de la coordinación de política social, también será consolidada.

El programa estará a cargo del Ministerio de Finanzas y refleja la estrategia del BID para Ecuador de apoyar una mejor gobernabilidad, reducción de la pobreza y creciente competitividad.

Jump back to top