Pasar al contenido principal
De la alternancia al desarrollo

En la fase final del mandato del Presidente mexicano Vicente Fox, el distinguido académico y asesor de confianza del presidente, Eduardo Sojo Garza Aldape, sintió el impulso de contribuir al debate político. Presentó en el BID, conjuntamente con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), su más reciente libro publicado en español por el Fondo de Cultura Económica con el título “De la alternancia al desarrollo-Políticas públicas del Gobierno del Cambio”.

La obra se divide en tres partes: un panorama detallado de México en 2000, año en que asumió el cargo el Presidente Fox, y en el que destaca los principales retos económicos y sociales de la nueva administración; las políticas públicas en vigor durante el sexenio de Fox, con resultados reales hasta 2004 y estimaciones para el período 2005-2006; y recomendaciones de política para el próximo presidente de México.

Según Sojo, el país estaba en “transición democrática” y en transición económica y social. La nueva administración decidió concentrarse en el futuro más que en el pasado, en especial debido a que no disponía de la información necesaria para efectuar estudios o diagnósticos. Citó algunos datos estadísticos, refiriéndose humorísticamente al libro como “todo lo que usted siempre quiso saber sobre México pero no se atrevió a preguntar”.

En términos de rendimiento económico, por ejemplo, la inflación descendió durante el mandato de Fox, de 226% en el curso de la administración anterior a 30,5%, y el déficit fiscal prácticamente se ha eliminado. El nivel de riesgo de país también disminuyó considerablemente, de 440 puntos básicos en 2000 a 105 puntos básicos en 2005. Mientras que en el ámbito mundial la inversión extranjera directa se ha reducido en 27%, en México ha aumentado en 25%.

Sojo también dio a conocer el avance impresionante de los sectores sociales, en los que la pobreza extrema descendió de 24% en 2000 a un índice estimado de 16% en 2006, gracias a una política social “sólida” y no únicamente al crecimiento económico y a las remesas. Por ejemplo, el número de mexicanos de escasos recursos inscritos en el programa “Oportunidades” (antiguo programa PROGRESA) se duplicó de 2000 a 2005, pasando de 2,5 millones a 5 millones de familias. En virtud de este programa, concebido para romper el ciclo de la pobreza, las personas de escasos recursos reciben subvenciones en efectivo con la condición de que sus hijos asistan a la escuela y se sometan a chequeos médicos periódicos.

El nuevo libro describe, asimismo, los logros alcanzados por la administración en cuanto a mejorar la eficiencia del gobierno. Por citar un ejemplo, los organismos gubernamentales de vivienda tales como INFONAVIT redujeron sus carteras hipotecarias morosas de 21,4% en 2000 a 8,6% en 2004, cifra que se espera llegue a 5% en 2006. Nacional Financiera, un banco de desarrollo para las pequeñas y medianas empresas, registró un patrimonio neto de –4,25 millones de pesos en 2000, pero ahora presenta un excedente.

La labor no ha terminado, advirtió Sojo, y recomendó que las políticas públicas del próximo mandato presidencial se concentraran en fortalecer la transición democrática, económica y social (en México está permitido un solo mandato presidencial de seis años). El libro propone ciertas áreas y medidas concretas que mejoren la eficacia y la productividad.

Entre ellas figura la reforma electoral que permita que los legisladores respondan ante sus circunscripciones y que consolide todas las elecciones locales en una sola fecha a fin de dar tiempo para generar consenso. El presidente debería tener algunas facultades adicionales, tales como la de establecer prioridades y aprobar presupuestos cuando la asamblea legislativa llegue a un impasse, y debería contar con una oficina encargada de actuar como enlace con la asamblea legislativa.

Se necesita una reforma fiscal y una reforma del sistema de jubilaciones para consolidar la estabilidad económica, indica Sojo en su libro, en el que recomienda igualmente mantener el crecimiento del sector de la vivienda y crear un mercado secundario para dicho sector. Entre las medidas que sugiere tomar en los sectores sociales figura superar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en cuanto a la pobreza, como país y estado por estado, eliminando las disparidades regionales. También sugiere concentrarse en la cobertura universal del seguro de enfermedad (10 millones de familias en 2010) y promover la competencia en el ámbito de la atención de salud.

Sojo observó que los éxitos de la administración dependen de la estabilidad de las políticas públicas: una iniciativa constante. México, según el asesor, está en condiciones de garantizar la “utopía” del crecimiento sostenido acompañado de buena gobernabilidad democrática.

Armand B. Peschard-Sverdrup, Director del Proyecto de México en el CSIS, describió a Sojo como un “gran estudioso de políticas” y no como un político, un “pensador” que aporta una “voz importante” al debate de políticas públicas en México. La presentación de Sojo atrajo una nutrida audiencia, de la que formó parte el Embajador de México Carlos de Icaza.

Jump back to top