Pasar al contenido principal
América Latina en la encrucijada

La lucha contra la corrupción, el fortalecimiento institucional, la reducción de la pobreza y la promoción de la integración deben ser las prioridades de América Latina para superar los retos del siglo XXI, afirmó el ex-presidente de Bolivia, Jorge Quiroga, durante una charla en el BID.

Quiroga comparó a la región con un alpinista que casi ha alcanzado la cumbre y que se enfrenta al desafío final de la cima helada. "En América Latina estamos en una encrucijada, estamos escalando la montaña del progreso y debemos prestar atención a las herramientas, al equipo y también a nuevas metodologías que nos permitan hacer nuestro trabajo de forma diferente", afirmó el ex-presidente de Bolivia.

Los retos
Quiroga advirtió que cada país en América Latina es distinto y que su problemática debe interpretarse de acuerdo con su respectiva realidad. Asimismo señaló la importancia de implementar políticas a largo plazo y de "contar con instituciones firmes que no cambien con los gobiernos". En Bolivia estos cambios graduales y necesarios incluyen la descentralización del sistema de gobierno, la reforma del poder judicial, la transición de un sistema judicial escrito a un sistema oral y el fortalecimiento de los mecanismos públicos contables y de los instrumentos de lucha contra la corrupción.

Lucha contra la pobreza
El ex-presidente de Bolivia afirmó que la reducción de la pobreza se encuentra íntimamente relacionada con temas complejos como el crecimiento económico, el comercio, el desarrollo del país y su estabilidad. La tasa de pobreza en Bolivia no es baja; el 57% de la población vive en condiciones de indigencia. No obstante, la situación ha mejorado sensiblemente. Hace una década el 70% de los bolivianos vivían sumergidos en la pobreza y hace dos décadas esta cifra se elevaba al 86%.

Comercio
Aunque Quiroga es crítico con algunos de los viejos acuerdos comerciales internacionales, expresó su satisfacción ante las actuales negociaciones para la firma del Tratado de Libre Comercio de las Américas, (ALCA), al que comparó con "una luz brillante al final del túnel". También instó a los países de América Latina a "defender y fortalecer el proceso de integración".

Por otra parte, el ex-mandatario cuestionó las tarifas que los países desarrollados imponen a los productos agrícolas procedentes de América Latina. Señaló la ironía que al mismo tiempo que millones de latinoamericanos viven por debajo de la línea de pobreza, con 2 dólares diarios, "en Europa cuesta 2 dólares por día alimentar a una vaca y
en Japón 7".

Asimismo advirtió que si ahora las naciones ricas no se muestran más generosas con la ayuda internacional, especialmente a Argentina, en el futuro deberán encarar un trabajo más costoso: restaurar la estabilidad financiera mundial.

Democracia
Quiroga enfatizó la importancia del compromiso continuo de la Organización de Estados Americanos (OEA) con la democracia. En ese sentido, es una señal de progreso los mecanismos constitucionales utilizados para reemplazar a seis de los diez presidentes latinoamericanos electos en los últimos diez años que no llegaron a cumplir con sus mandatos.

Por último, el ex-presidente de Bolivia instó a los Estados Unidos a nombrar al nuevo Secretario de Estado adjunto para América Latina como una muestra del compromiso de este país con la región.

Jorque Quiroga fue elegido vicepresidente de Bolivia en el año 1997. Tras la muerte del presidente Hugo Banzer en mayo de 2001, asumió la presidencia de ese país por un año. En la actualidad trabaja como investigador en el Centro Woodrow Wilson en Washington D.C.

La disertación de Quiroga sobre "América Latina en la encrucijada" formó parte del Foro de las Américas organizado por el BID.

Jump back to top