Nuevos tiempos, nuevos roles para los servicios públicos de empleo

Los rápidos cambios económicos y sociales han creado un mundo laboral más complejo, en el que las transiciones entre trabajos son más frecuentes y variadas. Para responder a esta nueva realidad, las instituciones laborales necesitan modernizarse y transformar sus funciones y operaciones. La intermediación laboral requiere un nuevo enfoque de ciclo de vida, porque el objetivo no es únicamente colocar a un trabajador en un momento concreto sino promover trayectorias laborales de éxito a lo largo de toda la carrera profesional.

Estos cambios tienen implicaciones muy importantes sobre los servicios de empleo. A sus funciones esenciales, como la bolsa de trabajo o la información y colocación laboral, van sumándose otros roles, como la gestión de programas de capacitación laboral o de seguros de desempleo, y nuevos servicios especializados para empleadores.

En los países más avanzados, los servicios públicos de empleo se adaptan a los nuevos tiempos aprovechando todo el potencial de las nuevas tecnologías, mejorando su gestión con sistemas de información innovadores, servicios en línea y redes sociales, y mediante alianzas con el sector privado. Dado el nivel de desarrollo de los servicios de empleo de América Latina y el Caribe, existen muchos retos y grandes oportunidades de mejora.

Descubra nuestra estrategia para abordar estos retos en la región.