News banner image

Noticias

El BID y el medio ambiente

En 2006 el Banco Interamericano de Desarrollo aprobó 19 operaciones relacionadas con el medio ambiente por un total de 538 millones de dólares y aprobó e implementó una nueva política medioambiental que se aplicará a todos los proyectos financiados por el BID.

La mayoría de dichos préstamos estuvieron dirigidos a los sectores  de agua y saneamiento, manejo de recursos naturales y turismo sostenible. Asimismo, el Banco aprobó 82 donaciones por un total de 19,8 millones de dólares para proyectos en estos sectores, así como para el fortalecimiento de políticas e instituciones ambientales, manejo de costas y agricultura sostenible. 

Entre los proyectos aprobados el pasado año, se incluye un programa para mejorar el saneamiento  en Quito, Ecuador, que garantizará el acceso a servicios de agua potable y saneamiento a todos los residentes de la ciudad y el control de inundaciones. En Guatemala, una nueva iniciativa basada en un programa de desarrollo sostenible en el departamento de Petén, protegerá la Reserva Biosfera Maya. Entre otras actividades, el programa de Petén creará cinco circuitos turísticos que beneficiarán a comunidades locales, protegiendo a la vez lugares de excepcional valor natural y cultural.  

También se aprobó una donación para cooperación técnica por 3,5 millones de dólares de la Facilidad de Medio Ambiente Global para implementar un plan de administración del primer parque tri-nacional del continente americano. Situado en la Región Trifinio en la frontera entre El Salvador, Guatemala y Honduras, el proyecto ayudará a proteger ecosistemas con más de 3.000 especies de plantas y animales, así como una selva húmeda que es fuente crucial de recursos de agua. 

El BID preparó también un conjunto de normas de implementación para la Política de Medio Ambiente y Cumplimiento de Salvaguardias del Banco, aprobada a comienzos de año. El objetivo de esta política es incorporar a la práctica habitual principios de protección medioambiental en todas las operaciones y cooperaciones técnicas de la institución. Sus provisiones concuerdan con las prácticas de más alto nivel que hoy aplican las instituciones financieras internacionales públicas y privadas, incluyendo los Principios de Ecuador adoptados por los bancos públicos y privados. 

Entre las nuevas directivas de política se encuentran la identificación temprana de los riesgos y oportunidades medioambientales; un mayor énfasis en el manejo de riesgos medioambientales en lugar de identificar posibles impactos; el establecimiento de procedimientos efectivos para el manejo de riesgos medioambientales, sociales y culturales; un contacto temprano con las comunidades afectadas por los proyectos; apoyo a la biodiversidad enfocándose en áreas transnacionales, conservación y protección de amenazas a los ecosistemas naturales; cuantificación y monitoreo de las emisiones de gases de efecto invernadero de los proyectos; y análisis de préstamos basados en políticas orientadas a riesgos y oportunidades para la sostenibilidad medioambiental y social.

Esta nueva política se desarrolló con la participación de organismos oficiales y no oficiales, del sector privado y de instituciones de desarrollo multilaterales y bilaterales, incluyendo un Panel de Alto Nivel presidido por el ex Secretario del Interior de los Estados Unidos Bruce Babbitt.

Entre las medidas adoptadas en 2006 para implementar la nueva política destaca la creación de programas informáticos que ayudarán a clasificar proyectos según su potencial de impacto en la diversidad biológica y en la población local. También está en uso un manual de política con información sobre todas las políticas, normas y demás  productos relacionados con el medio ambiente producidos por el BID, así como una nueva versión de las normas técnicas utilizadas por el Departamento del Sector Privado del Banco para garantizar su consistencia con la Política Medioambiental.

Como parte de la implementación de esta política, todo el personal del Banco participará en un programa de capacitación en 2007 y 2008.

El Banco ha iniciado una amplia evaluación del impacto ambiental que generan sus propias actividades. Realizó un inventario piloto de emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades relacionadas con sus operaciones corporativas y su Reunión Anual. La Reunión Anual de 2006 fue neutral en emisiones de carbono, como lo será su Reunión de este año en Guatemala.