News banner image

Noticias

El BID y Japón

Japón es el mayor accionista asiático del Banco Interamericano de Desarrollo y desempeña un papel prominente en toda fase de las operaciones del Banco.

Como principal fuente bilateral de cofinanciamiento de proyectos de desarrollo financiados por el BID, Japón proporcionó entre 1993 y 2003 cerca de 6.500 millones de dólares para cofinanciar 43 proyectos apoyados por BID en 11 países. Los recursos apoyaron una diversidad de programas en sectores como infraestructura, protección ambiental, educación y salud, entre otros.

Japón es uno de los dos principales contribuyentes al Fondo Multilateral de Inversiones, miembro del Grupo BID que apoya el crecimiento del sector privado a través de donaciones y préstamos. Japón ha contribuido con 500 millones de dólares al FOMIN, al igual que Estados Unidos.

El Fondo Especial de Japón, un fondo fiduciario administrado por el BID, es la mayor fuente de financiamiento de cooperación técnica bilateral no condicionada del Banco. En años recientes ha dado financiamiento por casi 9 millones de dólares a proyectos específicamente dirigidos a reducir la pobreza. Otro fondo, el Fondo Fiduciario Japonés para Servicios de Consultoría provee recursos que permiten a consultores japoneses aplicar sus conocimientos en proyectos del BID, en áreas tales como protección ambiental, infraestructura, salud y desarrollo financiero y comercial. En conjunto, los fondos fiduciarios japoneses otorgaron entre 1988 y 2003 recursos por 230 millones de dólares para unos 350 proyectos.

El Programa Japón fue fundado en 1999 para promover el intercambio de conocimientos, experiencias y prácticas óptimas de desarrollo entre América Latina, el Caribe y Asia del Este. Desde su inicio en 1991, el Programa de Becas Japón-BID ha adjudicado cerca de 500 becas en la región para estudios de maestría en áreas relacionadas al desarrollo social y económico.

Japón es miembro activo de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), afiliada del BID que otorga préstamos e inversiones para apoyar a empresas pequeñas y medianas. Instituciones privadas japonesas han prestado recursos a la CII y han participado en sindicación de préstamos y en programas de inversión y financiamiento de esa institución.

Los inversionistas japoneses han desempeñado un papel destacado en emisiones de bonos anuales de miles de millones de dólares que realiza el BID, obteniendo recursos en los mercados financieros internacionales para apoyar sus operaciones de financiamiento.

Japón ingresó al BID en 1976, siendo el primer país asiático miembro del Banco. En 1994 la participación de su capital en el Banco aumentó de 1,1 a 5 por ciento y simultáneamente se le asignó un puesto permanente en el Directorio Ejecutivo. En 1991, Japón fue país anfitrión de la reunión anual del BID y en 1995 el Banco abrió una oficina permanente en Tokio para promover el intercambio económico y cultural entre Asia y los países miembros de la institución.