News banner image

Noticias

México recibe $600 millones para combatir la pobreza a través del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades

El secretario de Hacienda y Crédito Público de México, Agustín Carstens, y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, firmaron un contrato por el desembolso de US$600 millones para apoyar al Programa de Desarrollo Humano Oportunidades, un programa pionero de transferencias monetarias condicionadas para combatir la pobreza que el Banco viene apoyando desde hace siete años.

 

Las transferencias monetarias condicionadas apoyan a los padres de familia para que mantengan a sus hijos en la escuela y utilicen servicios de salud preventiva, lo cual permite al gobierno responder a las necesidades financieras de los beneficiarios y atacar la pobreza en sus orígenes.

 

El desembolso de hoy está destinado a mejorar el componente nutricional en el programa a través de una estrategia para atacar los problemas nutricionales que enfrentan los pobres, tales como la deficiencia de micronutrientes y niveles crecientes de sobrepeso y obesidad.

 

El programa también prevee desarrollar un nuevo modelo de intervención del programa Oportunidades en zonas urbanas, donde los ingresos son más variables y los costos para asistir al colegio y acceder a los servicios de salud son más altos. Asimismo, el BID continuará su apoyo para las transferencias y las corresponsabilidades del programa a escala nacional, permitiendo aumentar la asistencia escolar y la utilización de servicios preventivos de salud.

 

El presidente Moreno señaló que esta nueva etapa con el programa Oportunidades es aún más importante, considerando la coyuntura económica mundial que ha planteado retos nuevos para México.

 

“Este es un instrumento crítico de política que permite blindar los efectos de esta crisis sobre las familias de pobreza extrema en el país”, dijo Moreno.

 

Oportunidades es un programa emblemático de reducción de la pobreza y generación de capital humano. Además es internacionalmente reconocido por su impacto humano en las vidas de sus beneficiarios.

 

Este desembolso es parte de una línea de crédito por US$2.000 millones que el BID aprobó en diciembre del año pasado. Un primer préstamo de US$200 millones fue aprobado ya para un plan piloto que busca atender las necesidades de los pobres en las zonas urbanas de Puebla, Ciudad Juárez y Ecatepec.

 

Oportunidades inicialmente se concentró en las áreas rurales, en las que la pobreza es dos veces y media más alta que en zonas urbanas. Más tarde también se implementó en áreas urbanas. Los sectores más pobres de las ciudades plantean el desafío de diferenciar  los pobres estructurales de los que son pobres circunstancialmente por la volatilidad laboral y la dinámica de las condiciones urbanas.

 

La Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) ejecutará el programa a través de la Coordinación Nacional del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades. El préstamo fue otorgado a un plazo de 25 años y una tasa de interés basada en LIBOR.