News banner image

Noticias

BID aprueba 40 millones de dólares para proyecto vial en Nicaragua en marco de Plan Puebla-Panamá

El Banco Interamericano de Desarrollo anunció hoy la aprobación de un préstamo blando de 40 millones de dólares para apoyar un proyecto vial en el noroeste de Nicaragua, en el marco del Plan Puebla-Panamá.

El Plan Puebla-Panamá es una iniciativa emprendida por Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá para fomentar el desarrollo sostenible en la región mesoamericana. Entre sus programas figura la integración de una red de carreteras de unos 9.000 kilómetros para mejorar las conexiones viales entre los ocho países participantes y con otras regiones.

Este proyecto también es parte del Programa Vial para la Competitividad de Nicaragua, bajo el cual el gobierno ha identificado cuatro zonas prioritarias en donde las inversiones en infraestructura física tienen mejores perspectivas de estimular la producción de bienes y servicios y la generación de empleos.

El proyecto respaldado por el BID, que será ejecutado por el Ministerio de Transporte e Infraestructura, con participación del recientemente creado Fondo de Mantenimiento Vial, mejorará, pavimentará y mantendrá una red de caminos en el departamento de Chinandega y la conexión con Puerto Corinto. La zona se caracteriza por su considerable potencial para la producción agropecuaria, agroindustrial y camaronera, así como para el desarrollo turístico.

Bajo el proyecto se mejorarán unos 90 kilómetros de caminos pavimentados, se revestirán unos 70 kilómetros de caminos de tierra y se mejorarán y mantendrán periódicamente unos 292 kilómetros de la red. Estas acciones ayudarán a prolongar la vida útil de la infraestructura vial y a reducir el costo del transporte de personas y bienes, que aún constituye un obstáculo a la competitividad para Nicaragua.

Una de las innovaciones de este proyecto es que parte de los fondos de contrapartida local, por valor de 11,9 millones de dólares, se destinarán a financiar el mantenimiento de los caminos una vez concluidas las obras de mejoramiento y pavimentación.

El proyecto será cofinanciado por el Fondo Nórdico para el Desarrollo, que aportará un préstamo de 12 millones de euros (unos 13,6 millones de dólares). La participación coordinada del BID y el FND (así como de otras instituciones multilaterales y agencias de cooperación que financiarán obras en las otras tres zonas) le simplificará al gobierno nicaragüense la gestión de los proyectos.

Este proyecto no incluirá construcciones viales nuevas. En la evaluación socio-ambiental se identificaron y analizaron potenciales impactos directos e indirectos para formular planes de mitigación. Asimismo se desarrolló una campaña de divulgación para informar a las comunidades de la zona sobre las actividades del proyecto, invitándolas a participar y a ejercer control social en las distintas etapas.

La nueva operación refleja la estrategia del BID de apoyar iniciativas que propicien el crecimiento económico en Nicaragua. En este caso se mejorará la infraestructura vial en un país donde los costos del transporte aún limitan la competitividad. Asimismo se asegurará el mantenimiento de los caminos, tradicionalmente la mayor debilidad del sector vial nicaragüense.

El préstamo fue otorgado a un plazo de 40 años, con 10 años de gracia. La tasa de interés será de 1 por ciento al año durante la primera década y de 2 por ciento al año durante el resto del período de amortización.