News banner image

Noticias

Hoja de datos: El BID y el empleo juvenil

Desafíos de la desocupación y la subocupación juvenil

A pesar del crecimiento económico relativamente alto que han experimentado en años recientes Latinoamérica y el Caribe, una significativa porción de su población aún vive en la pobreza, incluido un alto porcentaje de sus jóvenes.

La escasez de oportunidades de ganarse la vida es uno de los mayores problemas que enfrentan los jóvenes hoy en día.Muchos tienen problemas para encontrar su primer empleo.Y, cuando consiguen uno, a menudo es a tiempo parcial o con un contrato de corto plazo.Con demasiada frecuencia, son trabajos informales que no tienen prestaciones ni perspectivas de progreso.Los jóvenes enfrentan mayores dificultades para ingresar al mercado laboral, con tasas de desempleo entre dos y cuatro veces más altas que las de los adultos.

Además, muchos jóvenes abandonan la escuela para buscar trabajo.Sus posibilidades de hallar buenos empleos son bajas, ya que muchos de ellos carecen de habilidades laborales, experiencia y contactos.Según un estudio reciente del BID, 60 por ciento de las personas entre 18 y 24 años con nueve años de educación o menos están desocupadas o subocupadas.Entre los que completaron al menos 12 años de educación, la tasa es más baja, pero aún alcanza un desalentador 35 por ciento.

Cuando los jóvenes latinoamericanos que buscan empleo no encuentran un trabajo decente, aceptan contratos precarios o se convierten en “ni-nis” – ni estudian ni trabajan.Esta descripción le cabe a unos 22 millones de jóvenes de la región (uno de cada cinco en su grupo etario).Las personas en esas condiciones tienen un mayor riesgo de caer en actividades peligrosas y perjudiciales, como la violencia, el tráfico de drogas o la prostitución.

Ante talescircunstancias, a los países latinoamericanos y caribeños les urge crear condiciones favorales para el empleo y programas de capacitación para ayudar a que los jóvenes busquen, encuentren y conserven ese fundamental primer trabajo.Los programas más efectivos son aquellos que satisfacen tanto las necesidades de los jóvenes solicitantes como las demandas de los empleadores, que suelen requerir destrezas específicas para los candidatos a puestos de trabajo.

Programas prometedores

El BID brinda apoyo a varios programas diseñados para preparar a los jóvenes para que encuentren mejores empleos y los conserven.Los siguientes son algunos de los más innovadores y exitosos:

Este programa proporcionó capacitación en aptitudes para la vida y servicios de inserción laboral a más de 57.000 jóvenes dominicanos en riesgo.Durante la primera fase, implementada entre el 2001 y el 2008, 47.000 jóvenes realizaron la capacitación y las pasantías.De ese total, 22 por ciento fueron contratados por las empresas donde hicieron sus pasantías.Casi 60 por ciento de los egresados hallaron empleo en el término de seis meses de completar el programa.Otros resultados sociales positivos:se registró una reducción en casos de violencia y embarazos, y un aumento en la tasa de regreso a la escuela entre los participantes.

En el 2011 el BID aprobó un préstamo de US$20 millones para apoyar una nueva etapa del programa, que beneficiará a otros 24.000 jóvenes y espera alcanzar una tasa de colocación de al menos 80 por ciento.[link to the PR on the approval of the project] 

  • Honduras: PROEMPLEO

Más de 12.500 jóvenes participaron en el programa PROEMPLEO del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Honduras.Una alianza estratégica con el sector privado permitió que el programa alcanzara una tasa de inserción laboral de 77 por ciento. En total, 9.607 participantes consiguieron empleos permanentes con prestaciones en las empresas donde hicieron sus pasantías al final del programa.Además, se dio un paso significativo hacia la equidad de género ya que más de la mitad de los aprendices fueron mujeres.