News banner image

Noticias

Mejor clima para los negocios en América Latina y el Caribe

Varios programas del BID están ayudando a la región a diversificar su economía y atraer nuevas inversiones

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financia varios programas para mejorar el entorno para los negocios, fomento de la diversificación y aumento de la competitividad en el Caribe.

En años recientes el BID ha aprobado proyectos para ayudar a reducir los costos de transacción y para mejorar los marcos normativos de la región, así como para ampliar la capacidad de sus gobiernos para diseñar y poner en práctica políticas de desarrollo productivo. El Banco también brinda financiamiento y respaldo técnico para aumentar la competitividad del sector privado, especialmente de las pequeñas y medianas empresas (PYME).

En el curso de las dos décadas pasadas la región mejoró significativamente sus indicadores de desarrollo humano, pero su competitividad y su integración en la economía mundial siguen constituyendo un problema. La reciente crisis financiera global y el lento crecimiento económico de América del Norte y Europa han agudizado las necesidades del Caribe en lo que atañe a la diversificación de sus economías y su base de exportaciones.

Caribe Compite

El año pasado el BID se asoció con la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) y con el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido para apoyar Caribe Compite, un programa de fomento del desarrollo del sector privado y aumento de la competitividad en 15 países de esa región.

El programa ofrece asistencia técnica y financiamiento de inversiones para la puesta en práctica de políticas de desarrollo productivo, reformas del clima para los negocios, agrupamiento de iniciativas y actividades de desarrollo de PYME, dentro de un amplio marco de desarrollo del sector privado.

El programa ofrece apoyo a gobiernos, cámaras de comercio y de industria, instituciones académicas, organizaciones regionales y entidades del sector privado de Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, República Dominicana, Dominica, Grenada, Guyana, Haití, Jamaica, Santa Lucía, St. Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Trinidad y Tobago.

El programa integra prácticas internacionales óptimas para el desarrollo del sector privado y asigna prioridad a proyectos con potencial de impacto positivo en la reducción de la pobreza, la igualdad de géneros y la sostenibilidad ambiental.

Caribe Compite tiene en curso 28 operaciones y se prevé que contribuya a la diversificación económica, un aumento de las exportaciones no tradicionales y la creación de unos 8.000 nuevos empleos en la región.

Centro de Competitividad del Caribe

Con objeto de aumentar la eficacia de las políticas de desarrollo productivo en el Caribe, el BID y DFID apoyaron la creación del Centro de Competitividad del Caribe (CCC) en la University of the West Indies que entrará en funcionamiento el 25 de marzo de 2011.

El centro ampliará la capacidad institucional para la generación y difusión de productos de conocimiento de clase mundial y específicos al Caribe, relacionados con el desarrollo y la competitividad del sector privado, y refinará la capacidad técnica de académicos y de funcionarios de los sectores público y privado en lo atinente a criterios de avanzada en materia de competitividad, reformas del clima para los negocios, agrupamiento de proyectos y desarrollo de PYME.

País por país

El BID también trabaja en cada país en la reforma de sistemas tributarios y de incentivos para los negocios, expansión del acceso al financiamiento, mejoramiento del clima para los negocios y ayuda a las pequeñas y medianas empresas para que mejoren su productividad y se tornen más competitivas en los mercados nacionales, regionales y mundiales.

En Barbados, el Banco ejecuta un proyecto de US$11,8 millones para la optimización del uso del gasto público, fortalecimiento del clima para los negocios, mejoramiento de la facilitación del comercio y aumento de la competitividad de los sectores productivos.

El proyecto generará información para crear un marco coherente para el desarrollo empresarial, el uso de instrumentos de evaluación de los efectos directos e indirectos de otros regímenes impositivos para la actividad económica y los ingresos fiscales. Apoyará la expansión de la participación del sector privado en la economía y el incremento de la eficacia del gobierno mediante la reducción de costos de transacción gravosos y el establecimiento de un trámite más expedito y equitativo de las solicitudes de inversión.

Además, el proyecto respalda la modernización de la logística comercial y los servicios de facilitación del comercio, con énfasis en la modernización del diseño de un Servicio de Inspección de Cargas y mecanismos de evaluación de riesgos, el establecimiento de una Ventanilla Electrónica Única, y la actualización y modernización general de los procedimientos aduaneros. El proyecto también respaldará la reestructuración de instituciones que prestan servicios financieros y no financieros de desarrollo empresarial, así como el refuerzo de grupos de proyectos y cadenas de valor, a fin de ayudar a que mejore la productividad de las firmas y su acceso a los mercados extranjeros.

República Dominicana y Guyana

Desde 2006 el BID ha aprobado préstamos en apoyo a reformas de política en la República Dominicana por valor de US$180 millones, que sustentaron medidas de mejoramiento de la estabilidad macroeconómica y fiscal del país, mejoramiento del clima para los negocios, promoción del desarrollo de los sectores productivos y fomento de innovación e inversiones en estudios y aplicaciones prácticas de sus resultados.

El BID respalda la creación del marco jurídico necesario parafacilitar un mayor caudal de comercio internacional y la provisión de salvaguardias contra prácticas desleales, así como la creación de una red nacional de incubadoras y empresarios (Dominicana Incuba) que fomente las innovaciones con base tecnológica en el país.

En Guyana, el BID ejecuta un préstamo de US$26,7 millones para el aumento de la competitividad, el fomento de las inversiones del sector privado y el impulso a sus exportaciones. El proyecto apoya el establecimiento y refuerzo del Consejo Nacional de Competitividad, el fomento del diálogo público-privado en torno a la competitividad y la priorización de reformas críticas para el mejoramiento del clima para los negocios y el incremento de la capacidad exportadora del país.

Además, el proyecto simplifica los trámites de inscripción de empresas, establece una estructura tributaria que facilita la atracción de inversiones, respalda el establecimiento del sistema de tribunales comerciales, refina el marco jurídico y normativo y la información sobre crédito a fin de ampliar el acceso al financiamiento.

Haití y Jamaica

En Haití, el BID trabaja con el gobierno en mejorar el clima para los negocios y aumentar la rentabilidad y la productividad de las PYME.

El apoyo incluye la reforma del sistema de registro de firmas, reduciendo costos, aumentando la eficiencia y simplificando los trámites. El proyecto eliminará pasos innecesarios, incorporando tecnología de computación en nube y agilizando los sistemas de administración de documentos. Además, las reformas simplificarán los procesos necesarios para obtener permisos de construcción, reduciendo las demoras de unos 1.100 días a 60 días.

El Banco también prepara, en asociación con otros donantes,un proyecto de US$35 millones para otorgar donaciones e incentivos a PYME, con base en el desempeño. El proyecto financiará servicios de desarrollo empresarial y facilitará el acceso al crédito para inversión, y apoyará a las pequeñas empresas en su tránsito por las distintas etapas de desarrollo.

En Jamaica, desde 2006 el BID ha aprobado dos préstamos para fomento de la competitividad, por un total de US$90 millones y se prevé que este año apruebe un tercero, por US$60 millones. Esas operaciones sustentan la reducción de distorsiones del sistema impositivo, simplifican la administración tributaria y formulan recomendaciones para un uso más coherente y eficaz del gasto público.

Además, los préstamos facilitan el uso de bienes movibles como garantías para operaciones de crédito y habilitan el establecimiento de centrales de informes de crédito, el uso de transacciones de banca móvil y el fortalecimiento de los derechos de propiedad de tierras para ampliar el acceso al financiamiento. El Banco también está reforzando la capacidad de Jamaica para atraer inversiones, mediante el establecimiento de mecanismos de coordinación entre diferentes entidades del gobierno y de un nuevo marco de captación de inversiones.