News banner image

Noticias

Canadá y el BID: socios para la prosperidad

Por casi cuatro décadas, Canadá ha sido un socio confiable del Banco Interamericano de Desarrollo. El país norteamericano ingresó en 1972 al BID, el mayor y más antiguo banco de desarrollo regional, varios años antes de integrarse a la Organización de los Estados Americanos.

Entre los 22 países no prestatarios del Banco, Canadá es el tercer mayor accionista, contribuyendo algo más de 4 por ciento de su capital ordinario. El gobierno canadiense ha demostrado en numerosas ocasiones su apoyo al mandato del BID de reducir la pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe. En 2008, cuando arreciaba la crisis financiera global, Canadá duplicó provisionalmente su contribución al capital exigible para que el BID pudiera aumentar su emisión de préstamos. Esa decisiva acción se ha convertido en un modelo de respuesta a las crisis financieras internacionales. Y durante los dos años siguientes el gobierno canadiense cumplió un papel clave en las negociaciones para el Noveno Aumento General de Recursos del BID.

Los vínculos entre Canadá y el BID anteceden a su ingreso como país miembro. En 1964 creó el Fondo Canadiense con el equivalente a US$47,2 millones para apoyar inversiones en infraestructura en América Latina. En 2001 aportó el equivalente de US$11,2 millones al Fondo Canadiense de Cooperación Técnica, que financió servicios de consultoría con énfasis en las reformas sociales. En 2003 el gobierno canadiense, un fuerte promotor del libre comercio, creó el Fondo Canadá-BID para el Comercio Exterior, que apoya la preparación de proyectos relacionados con el comercio internacional.

Además, Canadá es un importante donante al Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del BID, uno de los grandes impulsores de las microfinanzas en América Latina y el Caribe. Desde 1993 el FOMIN ha respaldado más de 1.000 proyectos en esta región, movilizando más de US$2,2 millones.

En años recientes, como parte de su estrategia diplomática en las Américas, Canadá ha seguido fortaleciendo sus lazos con sus vecinos latinoamericanos y caribeños. El compromiso del gobierno canadiense con el desarrollo económico y social en esta región se evidencia en su apoyo a Haití. Durante la década pasada Canadá aportó decenas de millones de dólares en donaciones al gobierno haitiano para complementar inversiones financiadas por el BID, principalmente en carreteras para conectar a zonas remotas del país caribeño.

Desde el terremoto de 2010 Canadá ha estado a la vanguardia de la respuesta internacional a la tragedia haitiana. Su gobierno fue uno de los primeros en cancelar su porción de la deuda externa haitiana. En la actualidad, en coordinación con el BID y otros donantes multilaterales, Canadá está realizando generosas contribuciones a la reforma educativa en Haití, que busca ampliar el acceso a la educación de calidad para todos sus niños.

Canadá ya ha sido anfitrión de dos reuniones anuales del BID: en 1978 en Vancouver y en 1990 en Montreal. Este año lo será por tercera vez, en la ciudad de Calgary.