News banner image

Noticias

La descentralización vista como eje fundamental para el desarrollo

La estabilidad macroeconómica, la democracia y el rol del sector privado son todos partes del desarrollo de América Latina y el Caribe, pero un tema más amplio analizado recientemente por autoridades de gobiernos, economistas y académicos de talla internacional es la descentralización. Los expertos se dieron cita el 9 y 10 de julio durante el Foro Internacional sobre Descentralización para el Desarrollo Económico, organizado y realizado en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D.C.

 

Según Rafael de la Cruz, economista senior de la División de Gestión Fiscal y Municipal del BID, el proceso de descentralización permite fortalecer las capacidades de gestión institucional de los gobiernos subnacionales, lo cual resulta en un mayor ingreso del gasto público a nivel subnacional, el fortalecimiento de la democracia a nivel local y mejores condiciones para la participación del sector privado en el desarrollo económico local.

 

La discusión sobre descentralización y los temas relativos al desarrollo subnacional está muy desarrollada en la región, indicó  Carlos Pineda, especialista en desarrollo urbano y municipal del BID. “Pero todavía tenemos que entender mejor la relación entre este proceso y el desarrollo económico de los países”, dijo. El Foro permitió establecer un diálogo sobre el tema entre un grupo de actores clave de la región y el Banco, entre ellos miembros de la comunidad donante y de la academia.

 

Pineda adelantó que próximamente el BID publicará un libro sobre descentralización, basado en las presentaciones y paneles de discusión de este Foro. Este libro plasmará el establecimiento de directrices para actualizar el marco de referencia de estrategias, políticas y productos financieros y no financieros del Banco en el desarrollo subnacional y desarrollo local.

 

El BID y su apoyo a los gobiernos subnacionales

 

Desde 1990, los gobiernos subnacionales como ejecutores, coejecutores o prestatarios directos de los proyectos del BID han recibido alrededor del 30 por ciento de la cartera del Banco, equivalente a unos US$30.000 millones. En los últimos cinco años, este porcentaje ha aumentado a un rango entre el 35 y 40 por ciento. 

 

El Banco ofrece diversos instrumentos, financieros y de asistencia técnica, para apoyar a los gobiernos subnacionales y el desarrollo económico local. Entre los más recientes se encuentran los préstamos sin garantía soberana, los préstamos en moneda local y diferentes formas de garantías y certificación para apoyar el acceso de los gobiernos subnacionales a los mercados de capital.  Asimismo, el Banco ha impulsado una reorganización interna, de carácter matricial, que permite atender las demandas de asistencia técnica y de inversión de los gobiernos subnacionales a través de la contribución de sus diferentes departamentos.

 

Si bien los préstamos subnacionales son tema de preocupación de los ministros de finanzas,  en cuanto se refiere a su habilidad de poder controlar eficientemente el desempeño fiscal y la deuda subnacional, los esfuerzos de descentralización en la región aumentan la demanda de préstamos a gobiernos subnacionales. En este sentido, el Banco está trabajando con los Ministerios de Hacienda y gobiernos subnacionales para mantener la disciplina fiscal y estabilidad macroeconómica alcanzada en la región, además de apoyar programas nacionales y locales para mejorar las políticas fiscales, la inversión pública, la gestión financiera, la gestión por resultados y la planificación y desarrollo urbano.

 

Estos programas del Banco para apoyar a los gobiernos subnacionales buscan ayudarlos a alcanzar la madurez institucional a fin de que puedan servir eficientemente a sus distritos electorales, acceder a los mercados financieros y crear oportunidades de inversión para el sector privado.  Un ejemplo es el programa Procidades, un mecanismo de crédito que financia programas de desarrollo integrado dirigidos a las municipalidades brasileñas con una línea de crédito de US$860 millones. Para beneficiarse de dicho programa, el cual ofrece préstamos en moneda local, las municipalidades tienen que suscribir una carta de consulta con el gobierno federal para mantener la responsabilidad fiscal.

 

Asimismo, el Banco otorga préstamos específicos para programas municipales, como es el caso de un préstamo de US$72 millones a Argentina para mejorar la capacidad de gestión de los gobiernos municipales. Actualmente en implementación, este programa consiste en una iniciativa novedosa de acción coordinada entre los tres niveles de gobierno (federal, provincial y municipal) que pone énfasis en los problemas de gestión municipal, y en particular en los vinculados al desarrollo de tecnologías de la información para mejorar los servicios al ciudadano. “El programa muestra que la mejora de la gestión municipal es un tema de interés compartido entre los distintos niveles de gobierno por haber sido diseñado entre todos los actores”, dijo Pineda.

 

Con similares objetivos, pero en menor escala, se hay desarrollado también cooperaciones técnicas y proyectos del Fondo Multilateral Inversiones (FOMIN) del Banco. El segundo instrumento bajo la Iniciativa de Clima de Negocios, apoya a los gobiernos subnacionales en el diagnóstico y financiamiento de acciones para mejorar su entorno de negocios.

 

A la fecha, se han firmado seis acuerdos con gobiernos subnacionales y siete más están en proceso de ser firmados. En el caso de la provincia de Mendoza en Argentina, esta herramienta ha permitido la simplificación de trámites públicos relacionados con el funcionamiento de empresas, la creación de una agencia de atracción de inversiones y cambios regulatorios para facilitar la creación de empresas, entre otros.