News banner image

Noticias

Austeridad en tiempos de bonanza

La expansión económica en América Latina se debe en gran medida al alza de precios en sus productos básicos de exportación. Pero la experiencia recomienda austeridad en tiempos de bonanza.

Los precios altos de materias primas acompañados de impuestos altos podrían permitirle a Argentina mantener altas tasas de crecimiento en 2008 y 2009, e inclusive sostener niveles altos del crecimiento económico más adelante, señaló un grupo de economistas de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas durante una presentación en la sede del BID.

Pero sería difícil implementar ajustes cuando las condiciones comerciales se hayan deteriorado, advirtieron los economistas. La austeridad fiscal y la restricción salarial sería la receta recomendada por los expertos para enfrentar los desafíos derivados de tasas de crecimiento altas, presiones inflacionarias y escasez de energía.

Según el economista Daniel Artana, se espera que Argentina crezca alrededor de 7.5 por ciento en 2008, con buenas perspectivas mientras los precios de los productos básicos agrícolas se mantengan altos. Pero "el país crece hoy a costa del crecimiento de mañana,”  comentó.

Daniel Artana, Juan Luis Bour y Fernando Navajas, los tres economistas jefe del centro de investigación argentino, indicaron que Argentina hizo frente al déficit de energía comprando electricidad de Brasil y gas natural de Bolivia, y limitando drásticamente las exportaciones de gas a Chile. Estas decisiones han reducido el superavit comercial de Argentina, mientras un incremento de gastos ha comprimido el presupuesto. Mientras tanto, las actividades del sector privado se ven limitadas por la escasez de energía. Los economistas predijeron mayor escasez de energía y advirtieron que las provisiones de gas adicionales de Bolivia y los cortes de las exportaciones a Chile ya no son alternativas políticas viables.

Los economistas también expresaron su preocupación por las demandas de salario más altos para enfrentar la inflación. “Todo el mundo quiere unirse a la fiesta”, comentó Navajas. Tanto él como sus colegas recomendaron restricciones salariales y presupuestarias para lograr una economía más resistente a una caída eventual en los precios de materias primas. Asimismo,  se mostraron a favor de menos regulación de energía del gobierno, que--según ellos—produjo distorsiones en los precios y una caída en la inversión.

Finalmente, citaron el caso de Chile como ejemplo de una economía que logró ahorrar durante períodos de expansión para estar mejor preparada para enfrentar los ciclos de menor crecimiento. Por otro lado, mencionaron que en los casos de Argentina y Venezuela, el aumento de ingresos de exportación causó una subida paralela del gasto público.

En la próxima reunión anual del BID en Miami, del 4 al 8 de abril, economistas expertos discutirán el tema de la bonzanza en la región y el alza de  precios en sus productos básicos de exportación durante el seminario titulado No todo lo que brilla es or Desafíos macroeconómicos actuales de América Latina y el Caribe.