News banner image

Noticias

Brasil, 100 años de innovación

El 23 de Octubre de 1906,  en una tarde de otoño en el Bois de Boulogne de Paris, Alberto Santos-Dumont, un joven inventor brasileño realizó el primer vuelo en un aeroplano autopropulsado y más pesado que el aire. Santos-Dumont y su  voló 60 metros (196.8 ft.)  a una altura de 3 m (9.8 ft.) aterrizando sin problemas. La memorable hazaña de Santos-Dumont hizo de Brasil una nación pionera en aviación y afianzó el espíritu de innovación que hasta el día de hoy inspira y guía el desarrollo del país.
 
La Exhibición "Brasil, 100 Años de Innovación", en la sede central del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D.C, celebra el espíritu que ha impulsado en los últimos años a los científicos  y expertos  brasileños a encontrar nuevas e innovadoras  soluciones a los problemas que enfrenta un país en desarrollo. Un replica de tamaño natural del avión de  Santos-Dumont, "El 14 bis", será exhibida en el atrium de la sede central del Banco, desde el 12 al 22 de Septiembre del 2006.
 
Desde su fundación, en 1959, El BID ha impulsado a sus países miembros a desarrollar sus propias capacidades tecnológicas a través de prestamos y asistencia técnica. El Banco Interamericano de Desarrollo es la institución de desarrollo regional mayor y más antigua y también la principal fuente de financiamiento multilateral de América Latina y el Caribe. Brasil, uno de los miembros fundadores, es el país prestatario más grande. Brasil y el BID han trabajando juntos para desarrollar las competencias tecnológicas en el país y expandir su base de conocimiento.
 
El espíritu emprendedor que permitió a Santos-Dumont volar en su "14 bis " hace 100 años sigue vivo y activo en Brasil. Ha conducido 50 años de investigación avanzada que ha colocado a Brasil entre los países agrícolas más productivos del mundo; también está presente en el rol de liderazgo de Embraer (Empresa Brasilera de Aeronáutica) que como uno de los fabricantes de aviones más grande del mundo juega en el campo de la aviación civil; y en la ingeniosa aplicación de la tecnología de información que ha hecho posible que un país con casi 120 millones de votantes desarrolle un sistema de votación que permite conocer los resultados en poco más de 24 horas.
 
Brasil ha desarrollado grandes avances en otras áreas de la Tecnología de la Información y Comunicaciones (TIC). Programas como "Interlegis" han colocado al país a la vanguardia de la inclusión digital de los países en desarrollo, mediante el equipamiento e interconexión de miles de entidades legislativas locales,  permitiendo mejorar la calidad del servicio en la administración pública.  La pequeña y mediana empresa (PYME) también se ha beneficiado de estos avances junto con el apoyo brindado por el Fondo Multilateral de Inversión (FMI) a través de la convocatoria de propuestas para proyectos que desarrollen soluciones de comercio electrónico para PYMES. El apoyo del BID a estos proyectos esta alineado con la iniciativa del Banco en llegar a la mayoría, a aquellos que están en la base de la pirámide económica, potenciando a ciudadanos y comunidades, incrementando el acceso al conocimiento y contribuyendo al fortalecimiento institucional.

En el campo energético, Brasil ha pasado en los últimos 50 años de ser un país 100% importador de petróleo a ser autosuficiente en términos de abastecimiento de combustible. Ha reemplazado el 40 por ciento de su consumo de gasolina por energía de biomasa (ethanol)
 
En el campo de la agricultura Brasil ha fortalecido su capacidad de investigación con la ayuda del BID. Un préstamo otorgado por el Banco apoyará el desarrollo del proyecto  Agrofuturo,  un programa de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) que está orientado a la investigación en biotecnología, bioseguridad, recursos naturales y genéticos y la elaboración de las mejores prácticas en laboratorio y en  el campo con el objetivo de incrementar el acceso al mercado y a la integración de la producción familiar de cadenas agroalimentarias en agroindustriales.