News banner image

Noticias

Donantes comprometen ayuda a países latinoamericanos participantes en CAFTA-DR para mejorar cumplimiento de estándares laborales

En una reunión de donantes realizada el 19 de julio, autoridades del gobierno de los Estados Unidos y de instituciones multilaterales se comprometieron a ayudar a los seis países participantes en el acuerdo de libre comercio CAFTA-DR a mejorar su cumplimiento de sus leyes y estándares laborales nacionales e internacionales.

Delegaciones de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana se reunieron con representantes de los donantes en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington para discutir sus prioridades estratégicas y los objetivos específicos que quieren alcanzar en relación con el cumplimiento de las leyes laborales y el fortalecimiento institucional.

El grupo de donantes incluye al BID, el Banco Mundial, la Organización de los Estados Americanos, la Organización Internacional del Trabajo y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas. También participaron de la reunión autoridades de varias agencias federales del gobierno estadounidense.

“El BID está plenamente comprometido en continuar con su apoyo a Centroamérica y República Dominicana en lograr estos objetivos”, dijo el presidente del BID, Enrique V. Iglesias, en un almuerzo después de la reunión. “Creemos que mejorarán su capacidad para fortalecer el estado de derecho y sus instituciones y, como consecuencia, para consolidar la democracia en la región”.

En la conferencia de prensa llevada a cabo para presentar los resultados de la reunión, el representante comercial de Estados Unidos (USTR), Robert Portman, sostuvo que su país proveerá apoyo sin precedentes para ayudar a sus socios comerciales latinoamericanos en su fortalecimiento institucional para mejorar el cumplimiento de estándares laborales y ambientales.

Además de la ayuda ofrecida por Estados Unidos, los países del CAFTA-DR recibirán apoyo financiero y técnico de las instituciones multilaterales y otras agencias especializadas. Iglesias dijo que el BID espera facilitar unos 10 millones de dólares en donaciones para estas áreas específicas sobre estándares laborales y ambientales.

La cartera del BID para futuras operaciones para estos seis países incluye financiamientos del orden de los 1.600 millones de dólares. Estos recursos podrán ayudar a financiar proyectos contemplados en las “agendas complementarias” que los gobiernos han preparado para abordar los retos de transición al libre comercio. La cartera del Banco Mundial para esta región tiene ya unos 1.100 millones de dólares en préstamos para inversiones en infraestructura y desarrollo rural, fortalecimiento de la administración e instituciones públicas en la región.

El gobierno estadounidense, dijo Portman, ha asignado 20 millones de dólares durante este año fiscal y está dispuesto a doblar dicha suma en el 2006 y años subsecuentes para asistir a sus socios del CAFTA-DR en áreas como la modernización de sus sistemas de justicia laboral; fortalecimiento de los ministerios de trabajo para implementar leyes, llevar a cabo inspecciones y resolver disputas; combatir la discriminación y acoso contra las obreras en las maquilas y establecer puntos de referencia para verificar y monitorear el progreso.

En un mensaje dirigido a legisladores estadounidenses que todavía tienen que votar si ratifican o no al CAFTA-DR, Portman sostuvo que las provisiones laborales en este acuerdo son más fuertes y efectivas que las de cualquier otro tratado de libro comercio firmado por los Estados Unidos. “Si les importan los derechos de los trabajadores centroamericanos, deberían estudiar detenidamente estas disposiciones”.

En nombre de los seis socios latinoamericanos, el ministro de Industria y Comercio de Honduras, Irving Guerrero, reiteró que los países participantes están plenamente comprometidos a cumplir sus obligaciones bajo el capítulo laboral del CAFTA-DR.

Estos países se comprometieron públicamente en abril a seguir una serie de recomendaciones para mejorar el cumplimiento de las normas laborales. Las recomendaciones fueron delineadas en un “Libro Blanco” preparado con el apoyo del BID.

“Necesitamos ayuda para avanzar tan rápido como nos gustaría”, dijo Guerrero. “Necesitamos empezar un proceso de identificación de recursos adicionales y asistencia técnica que nos ayudarán a convertir nuestras recomendaciones en resultados”.

Asimismo, los países del CAFTA-DR solicitaron apoyo de la OIT para la implementación de las recomendaciones del “Libro Blanco”, incluyendo la publicación de informes semestrales para verificar cómo se están aplicando sus planes y alcanzando sus objetivos sobre la implementación y el cumplimiento de los estándares laborales y fortalecimiento institucional.

Las asambleas legislativas de El Salvador, Guatemala y Honduras han ratificado el CAFTA-DR. El Senado de Estados Unidos aprobó el acuerdo a finales de mes pasado y, agregó Portman, la Cámara de Representantes podría votar tan pronto como la próxima semana.