News banner image

Noticias

¿Puede la tecnología ser el motor del desarrollo en Centroamérica?
¿Cuáles son los desafíos para los países centroamericanos en el mercado global actual? ¿Cuál es el rol de la innovación tecnológica en el desarrollo sostenible y la creación de oportunidades en Centroamérica? Estas son algunas de las preguntas que el Dr. Roberto Bruno aborda en el seminario “Innovación Tecnológica y Desarrollo Sostenible: Oportunidades en América Central”.

A pesar que la economía en Centroamérica ha mejorado considerablemente en los últimos años, la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando drásticamente. Desafortunadamente, no está pasando sólo internamente sino que también a nivel regional. Los países centroamericanos están quedándose atrás en todas las áreas, especialmente en tecnología y desarrollo. De acuerdo a estudios realizados en el Banco, desde la década de los 50 hasta los 90 la calidad de vida de los centroamericanos ha disminuido.

Cada año, millones de dólares son invertidos para mejorar las condiciones socio-económicas en los países centroamericanos. Sin embargo, el Dr. Bruno señala que “la mayoría de los programas de la región han-efectivamente- servido solo como curas instantáneas, soluciones a corto plazo para los innumerables y profundos problemas sociales y económicos, aumentando la brecha de desarrollo con el mundo industrializado”. Lo que él sugiere no es poner fin a este tipo de proyectos, sino un reenfoque a las políticas para una mejor “distribución homogénea de oportunidades para todos” a través de una mejor utilización de la tecnología.

Su pregunta es: “¿Qué es lo que hace falta en el plan de desarrollo sostenible de América Central?" Los países deberían de enfocarse en el crecimiento, no sólo en comprar tecnología para aumentar las ganancias. Deben ser innovadores en el uso de la tecnología. Centroamérica debería de aprender  de Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong. Estos países le han mostrado al mundo que la mejor manera de desarrollarse es invirtiendo en la tecnología para comprender como funciona y así mejorarla para su propio beneficio. De esta forma, mejoran todo el sistema productivo y son más efectivos.

Podría el Banco hacer más para alimentar el motor del desarrollo en América Central? El Dr. Bruno sugiere que la estrategia del Banco debería de ser “mantener el motor crecimiento en movimiento a través de programas que estimulen el fortalecimiento de la capacidad tecnológica e innovativa y de ejecución de proyectos” y que de esta manera “se cambie la atractiva pero elusiva visión de desarrollo sostenible por el difícil pero pragmático camino hacia la Industrialización”. De esta forma, el Banco estaría tratando el problema a largo plazo y no ofreciendo soluciones a corto plazo.