News banner image

Noticias

Una mano de ayuda

Unos US$2.000 millones de la deuda externa de Bolivia han sido perdonados a través de la Iniciativa para los Países Pobres muy Endeudados (PPME), también conocido por su acrónimo en inglés, HIPC. Se trata de un programa de alivio de deuda iniciado en 1996 por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y acordado por los gobiernos alrededor del mundo. En América Latina, Bolivia es el país que ha recibido más alivio de deuda a través de HIPC, y otros tres países de la región califican para el programa: Guyana, Honduras y Nicaragua.

En 1998 el BID se unió al HIPC con el compromiso de proporcionar US$155 millones y US$49 millones en términos de valor actual para el alivio de la deuda externa en Bolivia y en Guyana, respectivamente. Los US$155 millones para Bolivia representan cerca del 53 por ciento de su deuda con instituciones multilaterales.

“El HIPC es un alivio real en las cuentas fiscales y en la balanza de pagos”, comenta el ministro de Hacienda de Bolivia, Javier Gonzalo Cuevas Argote. Los recursos liberados a través de HIPC permitieron aumentar la inversión pública en educación, salud e infraestructura social. Al mismo tiempo, el gobierno boliviano decidió proteger el gasto social pese a que estaba aplicando una drástica política de austeridad fiscal. “Cualquier alivio de deuda se traduce en una iniciativa propia del gobierno para asegurar los gastos destinados a los sectores más pobres”, explicó el ministro.

En 1999, una revisión sustancial del HIPC permitió expandir significativamente la iniciativa, ampliando el alivio de deuda e incorporando en el programa a Honduras y Nicaragua.

La Iniciativa Reforzada del HIPC, iniciada en el 2001, prevé reducir a la mitad el total de la deuda externa en Bolivia, reduciendo en unos US$120 millones al año sus pagos hasta el 2011.

“El HIPC II ayudó a aliviar la balanza de pagos pero no tuvo la misma repercusión fiscal que HIPC I ya que esta segunda iniciativa obliga al Estado a destinar los fondos a educación y salud y no permite liberar recursos para el Tesoro”, comenta el Ministro Cuevas Argote. Los recursos liberados–equivalentes a no pagar US$174 millones entre 1998 y 2004–se están usando para aumentar el número de profesores y saldar salarios impagos del magisterio, entre otras iniciativas sociales.

Bolivia fue el primer país latinoamericano en alcanzar los requisitos para llegar al “punto de culminación” con el HIPC reforzado, lo cual se tradujo en la cancelación de un préstamo por US$514 millones del Fondo para Operaciones Especiales del BID.

El BID felicitó a Guyana y Nicaragua cuando llegaron ellos también a su “punto de culminación” en marzo y mayo de 2004, respectivamente. Guyana reducirá su deuda externa pública a casi la mitad. El BID es el acreedor más grande y la fuente más grande en alivio de deuda para el país en ambas iniciativas HIPC, original y reforzada. El alivio total del BID a Guyana a través de ambas iniciativas será de US$114 millones en términos de valor actual. Además el BID proveerá a Nicaragua con una de las cancelaciones de deuda más grandes hecha por una institución financiera internacional.

A través de la Iniciativa Reforzada del HIPC, el BID otorgará un total del alivio de deuda estimado en US$896 millones, además de los US$204 millones prometidos en el HIPC original. Hasta fines del 2003, el BID había facilitado US$313 millones a través de ambas iniciativas HIPC—US$150 millones a Bolivia, US$33 millones a Guyana, US$44 millones a Honduras y US$86 millones a Nicaragua.