News banner image

Noticias

El efecto multinacional

Muchos piensan que las inversiones de las empresas multinacionales traen consecuencias negativas a la economía del país anfitrión, o rechazan que la inversión extranjera directa hace crecer la productividad de las empresas locales.

Sin embargo, un estudio realizado recientemente por Laura Alfaro y Andrés Rodríguez-Clare en cuatro países latinoamericanos, titulado Las multinacionales y sus linkages: una investigación empírica, invita a reconsiderar esta percepción negativa que impera en la literatura sobre el tema. Al explorar las cadenas de productividad, a las que también se conoce como linkages,  de las multinacionales y su viabilidad para incrementar la productividad general del país anfitrión, los autores presentan una perspectiva más positiva en relación a esas inversiones.

Durante un taller organizado por el Departamento de Investigación del BID, en su sede de Washington, DC, el economista Rodríguez-Clare subrayó los positivos resultados de su investigación. “Una de las especificaciones concluyó que las multinacionales tienen un efecto de linkage positivo en Venezuela, Brasil, y Chile. En cuanto a México, el mismo efecto no queda descartado”, expresa Rodríguez-Clare.

En el caso de Venezuela, los autores concluyeron que el aumento de la presencia de multinacionales, de un 10 a un 11 por ciento de la fuerza laboral en un sector de la economía de ese país, resultaría en un aumento del 0,2 por ciento en los salarios. El resultado equivalente para Chile dio 0,6 por ciento de aumento. “Estos datos se basan en varios supuestos, de manera que se necesita interpretarlos con precaución y realizar una indagación más exhaustiva”, advierte Rodríguez-Clare.

El taller desafió la tendencia de la literatura a concluir que las multinacionales influyen negativamente en la economía debido a que los insumos que adquieren localmente son una proporción reducida del total de sus adquisiciones.

El estudio realizado por el BID, contrariamente a lo que dice la literatura empírica, resalta el positivo efecto de las multinacionales en cuanto a beneficios de especialización. Por ejemplo, una mayor demanda de productos especializados lleva a producir localmente nuevos tipos de esos productos.

Pero incluso si los resultados del estudio se consideran convincentes --concordaron los economistas en el análisis que siguió a la presentación--, no está claro que haya que estimular el ingreso de multinacionales con incentivos específicos. Y la pregunta que dio origen al estudio sigue en pie: “Las mejoras en la productividad que resultan de la presencia de multinacionales en la economía local, ¿justifican ofrecer incentivos a la inversión extranjera directa?