News banner image

Noticias

Reforma tributaria para la integración

Una buena manera para asegurar la competitividad de los productos de un país en los mercados globales es tener un sistema tributario que favorezca los negocios, especialmente la fabricación de productos y entrega de servicios en los que el país tiene una venta competitiva.

Desafortunadamente, diseñar la estructura tributaria "perfecta" no es fácil. Hay que crear un sistema que genere ingresos tributarios suficientes para financiar los gastos públicos sin sacrificar la competitividad del país.

 Pertenecer a un bloque comercial multiplica las dificultades para cualquier país, ya que sus dirigentes deben armonizar a su sistema tributario con los de los otros países miembros de la alianza. No sorprende entonces que surjan conflictos de intereses entre los miembros de las alianzas comerciales regionales y sus constituyentes.

Durante un reciente taller realizado en la sede del BID en Washington, D.C., expertos tributarios del organismo, junto a otros de la Universidad de Buenos Aires y del Instituto para la Economía Aplicada, IPEA, de Brasil, analizaron los temas de integración y reforma tributaria que enfrentan Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los países miembros del Mercosur. Se instó a los respectivos países a que sopesaran los efectos de las reformas de las políticas tributarias en cuanto a la integración y el comercio, como su impacto en las inversiones y en el procesamiento de las transacciones.

Vito Tanzi, experto de la Iniciativa Especial para la Integración y el Comercio del BID, resaltó las ventajas de tener impuestos estables vigentes largo tiempo. "Un antiguo dicho señala que los viejos impuestos son buenos impuestos”, dijo. “Cuando los inversionistas deciden entrar a un país, se basan en la estructura tributaria existente en ese momento para determinar sus actividades. Si cambia la estructura tributaria sus bases pierden validez".

Los expertos tributarios estuvieron de acuerdo en que, en general, los países deben imponer impuestos bajos de amplio alcance que impuestos altos de alcance reducido.

"Desafortunadamente, la mayoría de los políticos quieren hacer lo contrario”, opinó Tanzi. “El gran problema es el conflicto que existe entre la eficiencia (tributaria) y lo que yo llamo ‘equidad teórica’, o lo que el público percibe como equidad en lugar de la verdadera equidad en la práctica”.

En varios países existe la percepción de que sólo las empresas y las personas de altos ingresos deben pagar impuestos --o al menos pagar más impuestos-- ya que supuestamente pueden hacerlo. Pero debido a que toda la población, y no solamente los principales contribuyentes, consumen y usufructuan bienes y servicios públicos, como en el caso de las carreteras y los sistemas educativos, Tanzi opina que las políticas tributarias "equitativas" son cualquier cosa menos eso.

A menudo, los políticos en búsqueda de votos se preocupan más de la opinión pública que de la realidad, y por lo tanto favorecen la implementación de incentivos tributarios y exenciones a corto plazo. Los candidatos prometen exenciones tributarias a los sectores de más bajos ingresos y los gobiernos otorgan exenciones a los sindicatos y a las industrias no competitivas para prevenir problemas sindicales o laborales, lo que a menudo conlleva una sobrecarga impositiva al sector privado para compensar la diferencia. Las exenciones tributarias pueden distorsionar a los mercados y fomentar la corrupción, y sobrecargar de impuestos al sector privado desincentiva la inversión.

Alberto Barreix, economista especializado en comercio e integración del BID, expresó su preocupación de que en el Mercosur se sustituyan las buenas políticas de desarrollo con incentivos tributarios. "Entre los efectos adversos de dicha sustitución podemos mencionar una mayor movilidad del capital, guerras fiscales o conflictos por la mano de obra altamente calificada, con los países usando la política tributaria para competir entre sí por la inversión y la captación de ahorros”.

Para mitigar estos efectos se podría incluir políticas de coordinación tributaria en el Mercosur y lotros acuerdos comerciales, dijo Barreix, lo que se puede conseguir ya sea bilateral como multilateralmente. Barreix y Luiz Villela, economista del BID especializado en comercio e integración, elaboraron el estudio Impuestos en los países miembros del Mercosur y alternativas de coordinación, publicado a principios de año.

Según Barreix y Villela, los sistemas tributarios de los países del Mercosur se ven muy similares a primera vista. En los cuatro países miembros, la mayor parte de los ingresos públicos proviene de los impuestos a bienes y servicios, la tributación directa es baja y la carga tributaria causada por la seguridad social es relativamente alta".

Un análisis más detallado, sin embargo, revela marcadas diferencias entre los sistemas tributarios de los cuatro países. Villela agregó que estas diferencias implican que “para coordinar efectivamente las políticas tributarias, los países deben primero resolver varios asuntos importantes". Ellos son:

1) Hay que corregir los graves problemas de competitividad relacionados con los impuestos al valor agregado y se deben implementar impuestos al consumo, para desincentivar el contrabando;
2) Temas de cartera y ahorro, que enfrentan a las economías más pequeñas con las más grandes;
3) Incentivos a la inversión, a nivel tanto regional como sectorial;
4) Desarrollo de tratados y políticas regionales de administración tributaria, como también de mecanismos de cooperación entre las autoridades tributarias nacionales;
5) Creación de autoridades a nivel regional para la resolución de conflictos y de salvaguardas para la reducción de la incertidumbre entre los inversionistas; y
6) Creación de canales de comunicación entre las agencias aduaneras nacionales.


Durante el taller, Hugo González Cano, profesor de la Universidad de Buenos Aires, y consultor del BID, y Ricardo Vasano, economista del Instituto para la Economía Aplicada (IPEA) de Brasil, presentaron estudios de casos de la reforma tributaria en Argentina y Brasil, respectivamente.