News banner image

Noticias

Los efectos del trabajo infantil en los estudiantes

Los países latinoamericanos han dedicado un gran esfuerzo para aumentar el porcentaje de niños que acuden a la escuela. Sin embargo, según las últimas encuestas de hogares, un número significativo de estos niños compagina la asistencia a clases con el trabajo. Por ejemplo, mientras en Brasil, Ecuador y Perú la gran mayoría de los niños y niñas de 10 a 14 años asisten a la escuela ( 95, 87 y 97 por ciento respectivamente), un porcentaje no desdeñable de niños trabajan (13, 34 y 28 por ciento respectivamente).

Los resultados preliminares de un nuevo estudio afirman que, aún tomando en cuenta diferencias socioeconómicas y diferencias en la calidad de las escuelas, los estudiantes que trabajan ocasionalmente ven cómo su rendimiento escolar baja en un 12% comparado con el de los compañeros que no trabajan. Cuando estos niños trabajan frecuentemente fuera de casa, su rendimiento en el colegio es un 16% menor. Este estudio utiliza datos de 11 países* latinoamericanos que participaron en el Primer Estudio Internacional Comparativo sobre Lenguaje, Matemáticas y Factores Asociados para Alumnos del Tercer y Cuarto Grado de la Educación Básica, para medir el costo que los niños trabajadores pagan en términos de aprendizaje.

Los resultados de este análisis sugieren que la inversión necesaria para combatir el trabajo infantil podría recuperarse con un mayor rendimiento en el colegio. Esta mejora en el aprendizaje conduciría a elevar los ingresos del niño cuando crezca y trabaje como adulto.

“Los beneficios en términos de habilidad cognitiva de mantener a los niños trabajadores fuera del mercado laboral parecen ser tan altos que serían suficientes para sacar a muchos de ellos de la pobreza cuando lleguen a ser adultos, dado que las mejoras en las habilidades cognitivas han sido fuertemente asociadas a los salarios de los adultos”, señala Mario Sánchez, de la oficina de evaluación del BID, uno de los autores del estudio.

Otros datos de este estudio confirman hipótesis anteriores como la de la existencia de una mejor calidad de la enseñanza en las áreas urbanas frente a las rurales y en las escuelas privadas frente a las públicas.


* Los 11 países incluidos en el estudio son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Honduras, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela.