News banner image

Noticias

BID presenta resultados de auditoría social y medioambiental y análisis de integridad de gasoductos de Proyecto Camisea en una reunión pública en Washington D.C.

El Banco Interamericano de Desarrollo celebró la quinta reunión pública sobre el proyecto de gas natural de Camisea en Washington D.C. el lunes, 4 de junio. En dicha reunión, consultores externos presentaron los resultados de una auditoría social y medioambiental y un análisis sobre la integridad de los gasoductos del proyecto.

La auditoria social y medioambiental, realizada por ICF Internacional, es uno de los requerimientos del contrato de préstamo del BID para el componente de transporte del proyecto Camisea en 2003. En conjunto, la auditoría estimó aceptable el desempeño (del proyecto) en las cuatro áreas: protección del medio ambiente e inquietudes sociales, de salud y de seguridad ocupacional, así como en los planes de contingencia y la respuesta a emergencias.

Asimismo, el análisis calificó el desempeño de las dos empresas del proyecto, Transportadora de Gas del Perú S.A. (TGP) y Pluspetrol, como “efectivo” en las áreas de monitoreo de la erosión, revegetación y biodiversidad, mecanismos de comunicación con las comunidades locales. Señaló como áreas a mejorar: los mecanismos de comunicación con las comunidades locales y las prácticas aplicadas en el pasado en salud y seguridad ocupacional. El informe recomendó una mejor coordinación en el manejo medioambiental del Valle del Bajo Urubamba, en Perú.    

El BID encargó el análisis de la integridad de los gasoductos, preparado por la empresa Exponent, como parte de la supervisión del Banco sobre el préstamo. Según el análisis, que incluyó el examen de las causas de los cinco incidentes de derrame, los principales riesgos de los ductos están asociados a condiciones geotécnicas y geológicas. Medidas de estabilización geotécnica adoptadas han reducido el riesgo, según los analistas. 

Las reuniones públicas, que se convocan cada seis meses, alternan su ubicación entre Lima y Washington D.C. y son parte del compromiso del BID por mantener un diálogo continuado con las partes involucradas en el proyecto

Asistieron a la reunión más de 70 representantes de diferentes grupos de interés, organizaciones no gubernamentales (ONG), agencias oficiales, empresas del sector privado y otras instituciones. La agencia peruana Defensoría del Pueblo y Derecho Ambiental y Recursos Naturales, una ONG basada en Lima, efectuaron presentaciones sobre aspectos diversos de las áreas del sector público del proyecto. La reunión se inició con presentaciones sobre el estado actual del proyecto por parte de funcionarios del BID y del Viceministro de Economía peruano, Juan Miguel Cayo, quien subrayó los enormes beneficios del proyecto y la capacidad de mejora de una serie de departamentos gubernamentales que monitorean  distintos aspectos de la ejecución del proyecto.

Christian Gómez, subgerente del departamento responsable de las operaciones del sector público de Perú en el BID, clausuró la reunión señalando que los intercambios de opinión del día tendrán impacto en las actividades del Banco en otros proyectos, en Perú y en otros países. La agenda de la reunión, la lista de participantes y los resúmenes de las presentaciones de los funcionarios peruanos, de los consultores externos, de las organizaciones de la sociedad civil y del BID están disponibles en la dirección http://www.iadb.org/pro_sites/camisea/townhall.cfm?language=spanish. A partir del miércoles 6 de junio, el BID incluirá en su página Web sobre el proyecto Camisea un resumen de la reunión del lunes y la versión completa de algunas presentaciones.

El proyecto Camisea comprende un componente de extracción de gas, cuya concesión de extracción y explotación está a cargo de la empresa Pluspetrol, un sistema de transporte a cargo de TgP y un componente de distribución a cargo de la empresa Cálidda. El  BID aprobó un préstamo de $75 millones para el componente de transporte del proyecto en 2003. En 2002, el Banco concedió un préstamo de $5 millones al Gobierno de Perú para fortalecimiento institucional y monitoreo del proyecto. La Corporación Andina de Fomento (CAF) es co-prestamista del proyecto. Otros prestamistas son inversores institucionales locales.