Can India become latin America

¿Podría India convertirse en el próximo gran socio comercial de la región?

 

Si tomas un autobús en Calcuta o Mumbai, es muy probable que sea un Tata Marcopolo. ¿Sabías que fue construido en la India, pero con tecnología brasileña?

Las sinergias entre India —la tercera economía mundial según PIB por paridad de compra— y América Latina son cada vez más tangibles. "A fines de la década de 1990, Marcopolo tomó la decisión estratégica de internacionalizar sus operaciones al abrir plantas para fabricar autobuses y otras soluciones de transporte en los principales mercados globales", dice André Armaganijan, Director de Estrategia de Negocios Internacionales de Marcopolo. "El tamaño de la India y su población de inmediato señaló que era un destino clave para la empresa".

Con una economía que suma 11.468 millones de dólares, y que crece cada año, India no solo se ha destacado en el mapa como un país atractivo, sino que representa el acceso a un mercado de más de 1.300 millones de personas para los productos latinoamericanos y caribeños. No es sorpresa que Marcopolo destaque dentro de esta nueva tendencia, a medida que las empresas exploran el potencial que existe en el subcontinente indio. 

Por su parte, el fabricante indio de automóviles Mahindra estableció 50 concesionarios en Chile y contrató al ícono local de motociclistas de Enduro y Rally Raid, Pablo Quintanilla, para lanzar sus SUV a la creciente clase media de Chile. La firma peruana especializada en minería Resemin espera que las ventas crezcan a un ritmo del 50 por ciento en los próximos años de sus plataformas de perforación de alta gama.

El comercio ha crecido enérgicamente en los últimos años, y un nuevo estudio conjunto del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Exportaciones e Importaciones de la India destaca el potencial de flujos comerciales mucho mayores si ambas partes trabajan para eliminar algunos de los cuellos de botella.

 

Volumen de exportaciones entre América Latina y el Caribe y la India

 

"Es cierto que el comercio comenzó desde una base pequeña hace unos años, pero está aumentando rápidamente", dijo Paolo Giordano, economista del BID y coordinador del estudio. "Estimamos que con reformas específicas, podría florecer en una relación vibrante que refleje mejor su potencial natural y humano".

En el 2000, el comercio entre India y América Latina fue de solo 2.000 millones de dólares. Ahora alcanza los 40.000 millones, superando los envíos a Japón y Corea del Sur. Sin embargo, el comercio se concentra en unos pocos países y productos. Por ejemplo, Venezuela, México y Brasil representaron dos tercios de los envíos de la región a la India, en su mayoría compuestos por productos extractivos como el petróleo y el cobre. India, por su parte, exporta principalmente productos manufacturados industriales a la región, pero tiene el potencial de exportar mucho más.

 

 

¿Cuánto más podría crecer el intercambio comercial?

El estudio proyecta que, a mediano plazo y con un conjunto de reformas orientadas a la reducción de los costos comerciales, las exportaciones latinoamericanas a la India podrían crecer un 42 por ciento, añadiendo 7.600 millones de dólares adicionales en productos enviados anualmente. Del mismo modo, las exportaciones indias a la región podrían aumentar un 46 por ciento, u 8.600 millones adicionales.

Esos son números bajos. Una mirada a lo que India produce y exporta a América Latina, y viceversa, muestra que las economías de las dos regiones son altamente complementarias. Esto significa que el límite superior potencial de expansión de las exportaciones de América Latina y el Caribe a la India es de 69.000 millones de dólares. India, por su parte, podría sumar 263.000 millones de dólares en más exportaciones a la región—equivalente a casi tres veces el PIB de Paraguay.

 

Economias entre LA y el Caribe

 

¿Qué es lo que está frenando este crecimiento comercial, entonces? Los costos comerciales. El reporte estima que en 2016, en promedio, el costo de un producto se había duplicado al llegar a India desde América Latina, o viceversa. Detrás de esto están las barreras arancelarias y las ineficiencias asociadas a las rutas o mecanismos de transporte. 

En cuanto a aranceles, el panorama es variado. Los exportadores latinoamericanos y caribeños enfrentan aranceles de 12,3 por ciento en la India, en promedio. Las empresas indias pagan un arancel de 8,1 por ciento en promedio cuando exportan a América Latina y el Caribe. Los promedios, sin embargo, solo cuentan una historia parcial. En India, por ejemplo, las tarifas tienden a ser bajas para los combustibles y muy altas para los productos agrícolas, donde los países latinoamericanos tienden a ser más competitivos. 

Como resultado, algunos países pagan más que otros. Ejemplo: Brasil y América Central pagan aranceles más altos que México. Asimismo, India paga menos para exportar a los países de la Alianza del Pacífico —Chile, Perú, Colombia y México— que hacia el Caribe. En logística, ambas partes se ven afectadas por la burocracia aduanera, y las redes de infraestructura de ambas regiones se quedan atrás cuando se les compara con la de países más desarrollados.

 

Mayores exportadores

 

El informe recomienda, entre otras cosas, aumentar la cobertura de los acuerdos de comercio e inversión, mejorar las medidas de facilitación del comercio, realizar actividades de promoción comercial proactivas y específicas, así como impulsar la inversión en infraestructura y promover reformas en el sector logístico.

Al destapar los puntos de estrangulamiento, los principales ganadores en América Latina son los sectores de minería y alimentos, según el informe. India podría ver grandes ganancias en los sectores petroquímico y automotriz.

Un paso importante en esta dirección sucedió el 11 de junio, en un evento coorganizado con la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (FICCI). Los principales directores ejecutivos, altos funcionarios del BID y las autoridades se reunieron en Nueva Delhi para discutir los hallazgos del informe y el potencial de comercio e inversión.

Pero incluso si los gobiernos hacen su parte, las empresas todavía enfrentarán desafíos importantes. Llegar a ser global es más que solo hacer números en una hoja de cálculo. "Comprender la cultura de los países donde desea operar es fundamental para tener éxito", dijo Armaganijan de Marcopolo. "Es la única forma en que puede esperar alcanzar los objetivos globales de su empresa".
 

Puedes descargar nuestro estudio Un puente entre América Latina y la India: Políticas para profundizar la cooperación económica aquí!

 

Mejorando Vidas