jamaican dollar

 

Para saber más sobre la economía de Jamaica y de otros países del Caribe, descarga nuestro Quarterly Report de junio 2019 gratis.

 

A finales de 2018, el Banco Central de Jamaica —organismo encargado de la política monetaria del país— se hizo viral por un video musical de reggae que publicó en su cuenta de Twitter. Al día de hoy, más de 240.000 personas han escuchado esa canción en una isla que tiene 2,9 millones de habitantes. 

Pero las cosas no quedaron ahí. Unos meses más tarde, la entidad bancaria publicó un segundo video que alcanzó más de 180.000 visualizaciones. 

Hay muchas cosas sorprendentes sobre esta serie de eventos, pero quizá lo más inaudito es que las canciones virales hablan de un tema técnico que muy pocas personas fuera del ámbito económico conocen: una metodología de política monetaria llamada “inflación objetivo” o “inflation targeting”, en inglés
 

Mira el video aquí:

 

 

La razón de todo esto es un problema económico. Durante décadas, la economía de Jamaica experimentó un elevado grado de inestabilidad, con altos niveles de inflación y volatilidad en su mercado financiero. El peor momento ocurrió durante los años noventa, cuando la economía de la isla alcanzó una tasa de inflación de un 80%. Desde entonces, el gobierno ha hecho una serie de reformas económicas, entre las cuales destaca la adopción de “inflación objetivo” como principal estrategia de política monetaria.

Pero, ¿qué es la “inflación objetivo”? Básicamente es una estrategia con la cual un banco central busca mantenerse en un rango mínimo y máximo de inflación para fomentar un crecimiento estable de la economía. En base a este rango, el banco toma todas sus decisiones de política monetaria. Así, a mediados de 2017, el Banco de Jamaica determinó mantener la inflación en un rango entre 4% y 6%. 

Sin embargo, para que la estrategia funcione, la gente debe creer que el gobierno es capaz de controlar la inflación en el rango que establece. De lo contrario, las acciones de las personas pueden afectar la tasa y llevarla hacia arriba, o también hacia abajo. Si piensan que los precios se van a elevar rápidamente, gastan dinero lo más rápido posible en lo que necesitan o ahorran en otras divisas, lo cual aumenta la inflación; ahora bien, si sienten que los precios se van a mantener estables, la gente ahorra su dinero y la inflación se mantiene baja.
 

 

Miniatura

 

Por lo tanto, uno de los principales retos del Banco de Jamaica fue cómo comunicar esto: un término algo complejo, que para el ciudadano común es ajeno y poco familiar.  La idea era transmitir de manera efectiva al público en qué consistía la nueva estrategia de inflación objetivo y fomentar la confianza en la capacidad del gobierno para llevarla a cabo. Aquí es donde entra Tony Morrison, el director de relaciones públicas del Banco Central y la mente maestra detrás de las canciones de reggae.

“Mi solución fue hacer una canción pegajosa”, dice Morrison. “Quería una de esas canciones molestas que escuchas en la mañana y que terminas tarareando toda la tarde”, dice.  

Para Morrison, recurrir a la música como instrumento de comunicación fue natural. “No soy economista o un banquero central tradicional. Antes de trabajar en el Banco de Jamaica, trabajé en periodismo impreso y televisivo, y antes de eso como gestor de entretenimiento en hoteles. Estoy acostumbrado a lidiar con artistas y sé mucho de música”, dice.

Cuando le presentó la idea a su jefe, el subgobernador del Banco Central, la respuesta no fue la que esperaba. “Cuando le escribí, se murió de risa”, dice Morrison. Aunque tampoco fue un no rotundo. Prepararon un plan de acción que, finalmente, terminó siendo aprobado por el propio ministro de finanzas de Jamaica.

El equipo de Morrison se puso en marcha y, en conjunto con los artistas de reggae, produjeron las canciones. Se volvieron una parte central de una estrategia que incluye una mayor presencia en redes sociales, seminarios, y presencia en radio y periódicos. Incluso crearon una serie de cuentos para niños que se publicó en un periódico distribuido en las escuelas del país. También está previsto el lanzamiento de una caricatura sobre esta iniciativa.

 

Galería de fotos: el estilo jamaicano para mantener la inflación saludable

 

 

 

La innovadora estrategia de comunicación se diseñó con el contexto jamaiquino en mente. En general, los bancos centrales utilizan comunicados de prensa, minutas internas y publicaciones en sus sitios web para comunicarse con el público. Estos mecanismos son efectivos cuando el país tiene un mercado y un público con un alto grado de educación financiera. 

Jamaica, sin embargo, todavía no ha alcanzado ese nivel técnico. “Jamaica es uno de los países más pobres en el mundo en implementar inflación objetivo”, dice Henry Mooney, economista líder del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Jamaica. “En países más avanzados, como por ejemplo Estados Unidos o Canadá, en general la gente entiende las implicaciones de los reportes económicos y la publicación de datos del Banco Central porque los usan en su hipotecas o portafolios de inversión. En Jamaica, esto todavía no es tan común”, dice. 

Al adecuar el mensaje y los canales de comunicación a la cultura local, el Banco de Jamaica divulgó de manera efectiva una política en un país donde tradicionalmente no se esperaría ver la implementación de un modelo monetario tan sofisticado. En la opinión de Mooney, esto prueba que la estrategia de inflación objetivo puede funcionar en otros países con niveles similares de desarrollo, como los de América Latina y el Caribe. “Jamaica nos ha demostrado que todo es posible cuando se muestra suficiente compromiso e innovación”, dice el experto del BID. 

Morrison también se siente optimista de que otros países puedan replicar esta estrategia. “Si me llevaran a otro banco central y me pidieran hacer lo que hice por el Banco de Jamaica, creo que podríamos encontrar un elemento de su cultura que se podría usar como un agente de comunicación”, dice Morrison. “Otros países podrían usar técnicas similares a lo que nosotros hicimos con reggae para mejorar sus comunicaciones”.

Aunque todavía está en una etapa temprana, los resultados preliminares señalan que la estrategia del Banco de Jamaica ha sido excepcionalmente exitosa: la inflación se ha contenido debajo del límite superior desde mediados de 2017. Asimismo, el Banco Central ha respondido de manera efectiva con los instrumentos monetarios disponibles, como la tasa interbancaria y las exigencias de reservas mínimas para mantener la tasa de inflación dentro del rango objetivo.

En vista al futuro, las autoridades jamaiquinas continuarán desarrollando sus capacidades para diagnosticar las condiciones económicas, predecir problemas, e implementar nuevas políticas. A su vez, el Banco de Jamaica prevé refinar su estrategia de comunicación para anclar las expectativas inflacionarias y que la transmisión de la política sea más efectiva.  
 
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID)  jugará un rol decisivo en este proceso. Como uno de los principales socios estratégicos de Jamaica, sirve como asesor en varios de los temas importantes para el desarrollo del país, incluyendo los temas macroeconómicos. 

Therese Turner-Jones, la gerente general del BID para el Caribe, señala que la institución ha sido clave en el proceso de estabilización económica y en su trayectoria de crecimiento. “Hemos sido cruciales en el proceso de estabilización que lideró el FMI (Fondo Monetario Internacional) en Jamaica. El apoyo financiero que brindamos desde 2013 fue, en el contexto del programa, superior al del FMI y el Banco Mundial juntos. El BID es el principal socio multilateral de Jamaica, lo que significa que hemos puesto no solo nuestros recursos sino también nuestro apoyo técnico”, dice.
 

 

 

 

En una presentación reciente en las instalaciones del Banco de Jamaica, Therese Turner-Jones celebró el éxito de la implementación de la estrategia de inflación objetivo y el enorme rol que sirvió la creatividad comunicacional en su éxito. Cuando se le entrevistó posteriormente, comentó que este tipo de iniciativas puede adoptarse por instituciones que trabajan en temas altamente especializados y técnicos, como el BID, para acercarse a un público más amplio. 

“Imaginen que podamos tomar otras ideas complicadas y pasarlas por un medio cultural, como la música. Imaginen cómo podríamos cambiar al mundo. Piensen en todas las cosas que podríamos comunicar en el BID como sostenibilidad o cambio climático, y cómo a través de la cultura podríamos acercarlo a la gente. ¡Sería un golazo!”, dice Turner-Jones. 
 

Para saber más sobre la economía de Jamaica y de otros países del Caribe, descarga nuestro Quarterly Report de junio 2019 gratis.

 

Miniatura