Contáctenos | Índice del sitio  
Buscar IR
 



 
Imprimir
América Latina y el Caribe en 2004


Desempleo
(Porcentaje)
      Haga clic en el gráfico para ver en hoja de cálculo
      Fuente: CEPAL, Balance preliminar de las economías de        América Latina y el Caribe, 2004.
Situación laboral y pobreza

Las tasas de desempleo elevadas y resistentes a la baja han sido un fenómeno persistente durante la última década en América Latina y el Caribe. El descenso observado en 2004, de 10,7% a 10% en la tasa de desempleo promedio para toda la región, es el primer cambio significativo en este patrón en muchos años. Las reducciones más importantes en el desempleo se observaron en Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela países donde hubo un aumento genuino en la tasa de ocupación y un mejoramiento general de la situación laboral como resultado del elevado crecimiento económico. También en Colombia, Costa Rica y El Salvador hubo cierto descenso en las tasas de desempleo, pero no como resultado de mayores tasas de ocupación, sino debido a la disminución en la participación laboral en un contexto de crecimiento económico moderado. En contraste, aumentaron las tasas de desempleo en Ecuador, Honduras, México, Perú y República Dominicana, a pesar de que subió la ocupación, pues la participación laboral tuvo un crecimiento aún mayor. Finalmente, en el caso de Chile, el aumento en la participación incidió en igual proporción en la tasa de desempleo, pues la tasa de ocupación se mantuvo sin cambios, no obstante el buen crecimiento económico. Debido a esta gran heterogeneidad en el comportamiento de la oferta y la demanda laborales, la fuerte recuperación económica no se reflejó en forma directa en las tasas de desempleo de los países. No obstante, sí incidió claramente en el comportamiento de las tasas de ocupación de la mayoría de los países y de la región en su conjunto, confirmando la estrecha correlación entre esta variable y el crecimiento económico.

A diferencia de la ocupación y el desempleo, los salarios reales permanecieron bastante estables en la mayoría de los países de la región, al combinarse una situación de exceso de oferta laboral con salarios nominales rígidos e inflación baja. La pérdida de flexibilidad de los salarios reales ha sido una tendencia de los mercados laborales de la región durante las dos últimas décadas, en la medida en que ha bajado drásticamente la inflación. No es sorprendente así que Argentina, República Dominicana y Venezuela hayan sido los únicos tres países donde los salarios reales tuvieron cambios de importancia en 2004. En Argentina, el salario real aumentó 9% en promedio durante el año, recuperando cerca de la mitad de su pérdida con respecto al nivel de 2000. En los otros dos países, tasas de inflación aún elevadas incidieron en nuevas caídas de los salarios reales. La CEPAL ha calculado que en el conjunto de los 11 países que cuentan con este tipo de información, se registró un crecimiento moderado del salario real, con un aumento promedio ponderado de 0,9% y una mediana del aumento de 0,2%.

Pobreza
(Porcentaje de la población)
      Haga clic en el gráfico para ver en hoja de cálculo
      Fuente: CEPAL, Balance preliminar de las economías de        América Latina y el Caribe, 2004.

Los mayores niveles de empleo y la recuperación moderada de los ingresos laborales han tenido ya un efecto importante sobre las tasas de pobreza. La CEPAL estima que el porcentaje de pobres con ingresos per cápita por debajo de dos dólares diarios descendió de 44,3% en 2003 a 42,9% en 2004, y el porcentaje de habitantes en situación de pobreza extrema (con menos de un dólar diario) bajó de 19,6% a 18,6% en el mismo período. Estas mejoras en los indicadores de pobreza ponen a la región en niveles comparables a los alcanzados en 2001, y bastante cerca de los mínimos históricos en las tasas de pobreza alcanzadas en 2000. En números absolutos, sin embargo, la reducción de 2004 es muy modesta: se calcula que hay 222 millones de pobres en toda la región, apenas cuatro millones menos que en 2003 y 22 millones más que en 1990. Además, según la CEPAL la mayoría de los países muestra un progreso insuficiente para alcanzar el objetivo de desarrollo del milenio de reducir a la mitad la pobreza extrema en 2015.



  © 2008 Banco Interamericano de Desarrollo. Derechos reservados. Términos y condiciones