Saltar Navegación Global
BID Portada > Temas > Salud > Noticias y Artículos
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Salud: Desparasitación en Haití

Unos centavos para romper el ciclo de la pobreza

En Haití, el BID y sus socios integran salud, agua y sanamiento para luchar contra los parásitos intestinales y otras Enfermedades Tropicales Desatendidas.

Tras el devastador terremoto que asoló Haití en 2010, el país caribeño se ha enfrentando a varios importantes problemas de salud pública que han sido noticia en la prensa internacional: desde un brote de cólera hasta la propagación de la filariasis linfática, también conocida como elefantiasis, en distintas zonas del país.

Sin embargo, otra enfermedad silenciosa afecta a los haitianos lejos de la mirada de los medios internacionales. Una enfermedad que se transmite a gran velocidad a través de suelos y alimentos contaminados y que afecta sobre todo a dos de los grupos más vulnerables de la población: los niños y las mujeres embarazadas. Se trata de la geohelmintiasis o parásitos intestinales, una enfermedad que se estima afecta a varios millones de personas en el país.

“Los parásitos intestinales tienen un fuerte impacto en la salud de las personas afectadas. En los niños, impiden la correcta absorción de nutrientes, provocando anemia y malnutrición” afirmó Ferdinando Regalia, jefe de la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “A mediano plazo, los parásitos afectan al desarrollo cognitivo y el rendimiento escolar, en definitiva, provocan que las personas afectadas sigan atrapadas en un círculo vicioso de enfermedad, baja acumulación de capital humano y menor capacidad de generación de ingresos en el futuro”.

Las encuestas preliminares realizadas en Haití estiman que casi 3 millones de personas podrían estar infectadas por geohelmintiasis. Para paliar esta situación el BID, a través de la Iniciativa de Enfermedades Tropicales Desatendidas está implementando varios proyectos que integran campañas de prevención y tratamientos preventivos junto con mejoras en los servicios de agua potable y saneamiento en Port-au-Prince, Artibonite y otras ciudades del país. Las operaciones están contando con el apoyo de varios socios, incluyendo PepsiCo Foundation y la Universidad de Notre Dame. Además, estas iniciativas se están desarrollando en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud, el Instituto de Vacunas Sabin, UNICEF, la Cruz Roja, CDC y USAID.

A través de estos proyectos se realizó una distribución masiva de un medicamento contra los parásitos intestinales, el albendazol, entre la totalidad de la población afectada para garantizar una gran disminución del contagio. Este medicamento es económico –una pastilla tiene un costo de US$0,02- es seguro y no presenta efectos secundarios significativos. De hecho, según estudios realizados, el tratamiento preventivo para el control de las helmintiasis intestinales es una de las intervenciones de salud pública de mayor costo-efectividad existente.

Se estima que la desparasitación aumenta la participación escolar en un 25% y, según la Organización Mundial de la Salud, la desparasitación de niños y niñas es una estrategia que puede ayudar a alcanzar las metas de desarrollo del milenio, incluyendo la de alcanzar la educación primaria universal.

Mediante estos proyectos se está tratando a la práctica totalidad de la población elegible de las zonas beneficiarias. En total, se han distribuido más de 15 millones de pastillas de albendazol y la tasa de cobertura en Port-au-Prince alcanza el 92,5% de la población, mientras que en otras ciudades llega hasta el 97,8%. En total, más de 2,3 millones de personas han recibido ya tratamiento, y se está reduciendo de manera significativa la incidencia de esta enfermedad entre los más pobres del país caribeño.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.