Saltar Navegación Global
BID Portada > Temas > Efectividad en el Desarrollo
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

PROCAMPO inicia fase decisiva en México

La mayor iniciativa agrícola mexicana, el Programa de Apoyos Directos al Campo, se dispone a realizar una evaluación de impacto global.

PROCAMPO Plan de Evaluación

El Programa de Apoyos Directos al Campo (PROCAMPO) fue diseñado originalmente para compensar a los campesinos productores de alimentos que, según se esperaba, enfrentarían una baja en los precios tras el inicio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés). El programa brindó transferencias de dinero en efectivo a los productores agrícolas que poseían tierras dedicadas a la producción de alimentos básicos en el período previo al NAFTA. PROCAMPO, ha estado en vigor desde hace más de 15 años y, si bien ha sido modificado en el tiempo, continúa otorgando un subsidio por hectárea de tierra cultivada a todos los agricultores originalmente suscritos, además de seguir siendo el mayor programa agrícola de México.

En la actualidad, PROCAMPO es uno de los principales instrumentos de la política agrícola mexicana y busca mejorar el bienestar de los agricultores elevando los ingresos y reduciendo su variabilidad. Para lograr esto, el programa entrega pagos directos desacoplados de apoyo para ayudar a que los agricultores superen restricciones financieras que podrían limitar su capacidad para hacer inversiones productivas. A pesar de que los subsidios desacoplados no están vinculados directamente con las opciones de producción, la evidencia empírica sugiere que pueden afectar las decisiones de producción, particularmente ante la presencia de imperfecciones de mercado, tales como las limitaciones crediticias.

Al entregar dinero en efectivo, PROCAMPO ayuda a que los agricultores con restricciones de crédito inviertan en producción agrícola y obtengan por ella retornos más altos. De esta manera, cada peso transferido a un agricultor puede aumentar su ingreso en más de un peso, generando así un efecto multiplicador.

La estrategia para evaluar PROCAMPO se centrará no sólo en medir el impacto sobre el nivel de ingreso de los agricultores, sino también en entender los canales mediante los cuales las transferencias del programa pueden incrementar esos ingresos más allá del monto transferido. La evaluación identificará, primero, el impacto de PROCAMPO sobre la inversión y el gasto productivos en la agricultura y, segundo, cómo se puede traducir esto en mayor productividad y, por ende, en mayores ingresos y competitividad. Con este propósito, la evaluación se centrará en una diversidad de indicadores, que incluyen: (i) ingreso agrícola neto; (ii) valor de la producción por hectárea; (iii) valor de los insumos usados por hectárea, y (iv) valor de las inversiones agrícolas en terreno. La evaluación considerará, también, el impacto del programa en indicadores medioambientales, como el uso de pesticidas y el manejo del suelo.

Se espera que el impacto de PROCAMPO sea heterogéneo, y es importante entender cómo éste puede variar por tipos de beneficiarios, para así diseñar políticas que complementen las transferencias del programa.

La evaluación analizará además la heterogeneidad del impacto implementando una estrategia cuidadosa de recolección de datos a partir de una muestra nacionalmente representativa que permita medir el impacto por superficie de tierra, regiones geográficas, acceso al riego y tipo de propiedad del suelo, entre otros. La evaluación prestará particular atención al impacto de PROCAMPO en los campesinos pobres.

La estrategia de recolección de datos representa una de las iniciativas más importantes del BID para obtener evidencia empírica de primera mano sobre el impacto del programa. Incluye dos rondas de datos a partir de encuestas a ser implementadas en 2011 y 2013, para crear un panel de unos diez mil agricultores. El instrumento de la encuesta es un cuestionario a fondo  que comprende alrededor de  doce módulos y más de 300 preguntas sobre las estrategias de sustento de los agricultores, las fuentes de ingreso, información demográfica, acceso al ahorro y al crédito, seguridad alimentaria, así como un módulo muy detallado sobre insumos y producción agrícolas. En general, los datos obtenidos serán un recurso valioso con información útil no sólo para evaluar a PROCAMPO, sino también para entender el comportamiento de los agricultores en México.

Identificar el impacto de PROCAMPO en los indicadores agrícolas representa un desafío porque el programa ha estado vigente por varios años. Para abordarlo, la evaluación implementará diversos métodos. El enfoque principal será una combinación de propensity score matching con doble diferencia, pero también se utilizarán variables instrumentales para corroborar su impacto.

El resultado final de la evaluación brindará evidencias del efecto multiplicador de PROCAMPO sobre el ingreso y la productividad agrícola de los campesinos, y también contribuirá a entender la efectividad en el desarrollo de los subsidios desacoplados en las zonas rurales.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.