Saltar Navegación Global
BID Portada > Temas > Efectividad en el Desarrollo
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Acceso y calidad de servicios de la salud en Guatemala

Para mejorar la salud materno-infantil guatemalteca y reducir la desnutrición en los niños menores de dos años

Documento de Plan de Evaluación de Impacto (PR-3549)

El objetivo del programa “Mejoramiento del Acceso y Calidad de Servicios de Salud y Nutrición”, en su primera fase, es mejorar el acceso, la utilización y la calidad de los servicios de salud y nutrición del primer y segundo nivel de atención, para contribuir a mejorar la salud materno-infantil y reducir la desnutrición crónica de niños menores de dos años.

El programa está focalizado en, al menos, 77 de los 147 municipios guatemaltecos priorizados por el programa de transferencias condicionadas.  Entre sus actividades principales se considera ampliar la cobertura y fortalecer el modelo de prestación del programa de nutrición preventiva Atención Integral a la Niñez y a la Mujer – Comunitaria (AINM-C), con la creación -en cada jurisdicción- del Programa de Extensión de la Cobertura, un equipo de tres educadoras, que deberá enfocarse en actividades claves como la consejería individual y las visitas domiciliarias para niños que no están ganando peso o que no concurren a la sesiones de peso.

También se va a ampliar la cobertura y mejora de la calidad de los servicios básicos de salud del primer nivel de atención mediante el uso de Grupos Móviles Institucionales (GMI), que son grupos itinerantes que viajarán, al menos una vez al mes, a las comunidades rurales aisladas para prestar un paquete básico de servicios de salud. Los GMI incluyen también dos educadoras para realizar actividades de nutrición preventiva.

Para ambas intervenciones, los indicadores de interés son: peso y talla; anemia; y el conocimiento y adopción de prácticas (lactancia materna exclusiva, alimentación complementaria, micronutrientes, inmunización, higiene, cuidado de niños enfermos, atención general de niños, búsqueda de atención oportuna, planificación familiar). Además, como indicadores para el modelo GMI se incluyen la inmunización, la atención prenatal y la atención postnatal.

La estrategia de evaluación de impacto del programa se centrará en el fortalecimiento del AINM-C y la expansión del GMI. En el primer caso, se utilizará un diseño de asignación aleatoria, mediante el cual la mitad de las jurisdicciones cubiertas por cada proveedor serán atendidas al iniciar el programa (después de levantada la línea de base) y la otra mitad será cubierta en el cuarto año de ejecución. Con este esquema sencillo se podrá estimar el impacto de la intervención (comparando los cambios en los indicadores en ambos grupos al final del tercer año, que serán atribuibles al fortalecimiento de los equipos AINM-C), y se contarán con insumos importantes para mejorar el diseño e implementación del programa.

En el caso de los GMI, en la primera fase se atenderán 47 municipios y en la segunda fase los 30 restantes. Debido a que los municipios fueron priorizados de acuerdo con sus niveles de pobreza, no es posible aplicar, en este caso, la selección aleatoria. Por tanto, la evaluación tiene un diseño no-experimental, pero altamente riguroso al definir ex-ante los criterios para formar el grupo de comparación (se realizará un proceso de emparejamiento estadístico con base en la información del Censo de Población 2002 y del censo del programa Mi Familia Progresa) así como la estrategia para medir los impactos (comparación entre el cambio de indicadores en comunidades beneficiarias y no beneficiarias). Para esto también se levantará una línea de base cubriendo todos los municipios y, al final de la primera fase, se realizará otra encuesta.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.