Saltar Navegación Global
Educación

Proyectos de Educación

BID Portada > Temas > Educación
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Desarrollo Infantil Temprano

La necesidad de indicadores regionales

Los niños: la inversión más rentable

por Aimee Verdisco

Los primeros años de vida son fundamentales. Estructuran el pensamiento y sientan las bases de las que dependerán el aprendizaje, el comportamiento y la salud de un niño. La solidez o fragilidad de estos cimientos, tendrán un fuerte impacto en el desarrollo y en lo que un niño podrá alcanzar como adulto.

Existen llamativas disparidades entre lo que los niños saben y son capaces de hacer antes de entrar en la escuela. Estas diferencias son predictivas de cómo será su desempeño académico y sus probabilidades de éxito en la vida. Los niños que nacen en familias pobres, por ejemplo, comienzan la escuela mucho menos preparados para aprender porque sus capacidades cognitivas y riqueza de su vocabulario son muy inferiores a las de niños de familias con mayores ingresos. Esos niños suelen estar en desventaja para aprender: obtienen menos logros en la escuela, reprueban con mayor frecuencia y, con el tiempo, suelen dejar de estudiar. Cuando crecen, tienen ingresos más bajos y mayores probabilidades de delinquir.

La estrategia más efectiva para aplacar estas diferencias es intervenir antes de que los niños ingresen en la escuela primaria. El desarrollo infantil temprano (DIT) y el aprestamiento para el aprendizaje son términos que hacen referencia a intervenciones integradas y que alcanzan a todos los sectores. Estas intervenciones incluyen educación, salud y nutrición destinadas a niños de entre 0 y 6 años, así como a sus familias y sus comunidades. La evidencia empírica ha demostrado que si las intervenciones se realizan a tiempo, son adecuadas y de calidad, los niños que hoy nacen en un entorno de pobreza incrementan sus probabilidades de salir de ella y criar niños que –en razón de un círculo virtuoso-- también se librarán de la pobreza y alcanzarán un mayor potencial cuando crezcan.

La inversión en programas idóneos de DIT genera rendimientos importantes y duraderos que, según datos del estudio High Scope Perry (Estados Unidos), pueden alcanzar hasta 17 dólares por cada dólar invertido. Estas ganancias son tanto para el niño, que cuando crezca tendrá mayores ingresos, como para la sociedad, dado que produce ahorros en asistencia social y educación remedial, debido a una disminución de niños con desventajas cognitivas. Además, en relación con la criminalidad se observaron ahorros 11 veces mayores que el gasto del programa. Estimaciones preliminares del BID muestran una gran brecha en la cobertura de estos programas en América Latina y el Caribe: 46 millones de niños de entre 0 y 6 años no están matriculados en ninguna iniciativa DIT ni de aprestamiento para el aprendizaje. La mayor parte de estos niños son pobres y corren el riesgo de no alcanzar un grado de desarrollo cognitivo básico debido a un entorno de pobreza, una salud precaria y una mala nutrición. Lograr que se generalice la cobertura de los programas de DIT y aprestamiento para el aprendizaje requiere un enfoque innovador en la gestión de servicios, la coordinación y articulación entre diferentes actores del sector, y la introducción de mecanismos que garanticen la calidad de las intervenciones.

En la región el financiamiento dirigido a los programas de DIT y preparación para el aprendizaje sigue siendo insuficiente. Se calcula que para generalizar la cobertura en los niños de entre 0 y 6 años haría falta alrededor de US$14.000 millones al año, una cifra que refleja los innumerables desafíos que enfrentan los países de la región.

¿Están listos para aprender?

Entre las limitaciones que afectan las políticas públicas de DIT, una de las más persistentes es la falta de indicadores comparables sobre el aprestamiento para el aprendizaje.

“Aprestamiento para el aprendizaje” hace referencia a la aptitud y las condiciones mínimas básicas que permiten a un niño desempeñarse exitosamente en la escuela. Todos los niños, independientemente de su situación socioeconómica u otros factores, pueden alcanzar estas condiciones mínimas que repercuten de manera crítica en su desarrollo (p. Ej. salud y bienestar, competencia social, madurez emocional, competencia cognitiva y del lenguaje, comunicación y conocimientos generales) y establecen el límite de lo que los niños deberían saber y poder hacer al comenzar la escuela.

El objetivo de medir la preparación para comenzar la escuela a través de indicadores concretos y mensurables es asegurar que todos los niños tengan la oportunidad de aprender y de desarrollar las habilidades necesarias antes de ingresar en la escuela.

No obstante, los parámetros que se utilizan con frecuencia para medir el desarrollo y la preparación de un niño para comenzar la escuela (p. Ej. mortalidad infantil y matrícula preescolar) no son suficientemente precisos, dado que no consideran la integralidad del desarrollo de los niños. No ofrecen por lo tanto una base de información y conocimientos suficientes como para medir y encarar iniciativas que garanticen que todos los niños tengan la oportunidad de incorporar a tiempo las destrezas y aptitudes requeridas para tener éxito en la escuela. Los parámetros existentes tampoco tienen en cuenta las diferencias etáreas. El DIT y la preparación para el aprendizaje implican procesos de desarrollo graduales y continuos. No se puede esperar que un niño de dos años adquiera las mismas habilidades y tenga las mismas aptitudes que un niño de seis.

El Banco está trabajando con los gobiernos de toda la región para comenzar a revertir este déficit en la educación. Con un subsidio de la división de Cooperación Técnica Regional, está lanzando una iniciativa para generar indicadores a nivel internacional y otros datos sólidos desde el punto de vista psicométrico sobre los resultados del desarrollo de los niños en el período que abarca el DIT y la preparación para el aprendizaje (0-6 años). Esta información brindará una base fidedigna para que los gobiernos puedan monitorear sus planes y políticas nacionales, y tomar decisiones informadas en todas las etapas del proceso de generación de políticas. Se espera además, que estos esfuerzos creen una plataforma para el debate, tal como ocurrió con el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de Calidad de la Educación (LLECE) y su sucesor, Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE). Estos foros han favorecido el trabajo conjunto entre distintos gobiernos y ayudado a poner énfasis en factores que inciden en las diferencias de resultados observadas en toda la región, con el objetivo de diseñar e introducir políticas más efectivas en beneficio de todos los niños.

Una respuesta integral

El DIT y la preparación para el aprendizaje son considerados temas prioritarios del Banco Interamericano de Desarrollo. Las inversiones actuales –más de US$1.000 millones—están dirigidas principalmente a la educación preescolar, la estimulación temprana, la nutrición y la salud materno-infantil. El Banco tiene proyectos en preparación por US$218 millones más, e invertirá otros US$4,6 millones en una agenda de investigación para el análisis de temas clave que ayudará a mantener informados a quienes intervienen en los programas de DIT y aprestamiento para el aprendizaje.

EL DIT se ve reflejado como prioridad en todos los países de la región. Varios de ellos están desarrollando planes nacionales de DIT y otras iniciativas prometedoras de la misma envergadura, muchas de las cuales fueron propuestas por municipalidades y otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que se trabajan en DIT. Asimismo, se ha generado una conciencia generalizada sobre el rol de la sociedad como responsable de garantizar que se satisfagan las necesidades de desarrollo de los niños pequeños, y de la necesidad de intervenciones conjuntas entre escuelas, familias y la comunidad para optimizar el impacto de los programas de calidad.

Bibliografía
 


* Aimee Verdisco es especialista de la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo(BID)

(1) Este artículo se basa en una larga línea de investigación sobre la eficacia de la primera infancia. Los artículos clave se encuentran en la bibliografía señalada.
 


Vea la versión en pdf
 

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.