CINCO DATOS QUE DEBE SABER SOBRE DESARROLLO URBANO Y VIVIENDA

  • 1
    Apoyamos programas para mejorar los barrios informales, con planes urbanísticos que promueven la densidad, los programas de regularización de tenencia de tierras, las inversiones en infraestructura y servicios sociales, y la prevención situacional de la violencia.
  • 2
    Apoyamos el acceso a los servicios de vivienda de los dos quintiles más pobres, con una oferta que incluye urbanizaicón nueva y mejorada, alquiler de viviendas y vivienda progresiva.
  • 3
    Apoyamos la rehabilitación y la recuperación de espacios públicos subutilizados y áreas urbanas del patrimonio histórico, mientras mantenemos la diversidad sociocultural y adoptamos estructuras de gestión sostenible participativa.
  • 4
    Apoyamos la planificación urbana integrada con la participación de los ciudadanos, incluyendo la creación de planes maestros para la gestión del riesgo ambiental.
  • 5
    Fortalecemos las finanzas municipales a través de la planificación fiscal a mediano plazo, la recopilación de aumentos en los valores de propiedad, y fortalecimiento de la capacidad de los gobiernos locales para preparar y evaluar proyectos de desarrollo económico local.

MARCO SECTORIAL

La región de América Latina y el Caribe está urbanizada: 8 de cada 10 habitantes viven en ciudades. Esta urbanización ha sido la base del desarrollo económico y social en la región. Aun así, 125 de los 180 millones de pobres en la región viven en ciudades, que incrementarán su población en más de 100 para 2030. Específicamente, existen cuatro déficits principales que afectan la vivienda urbana: 1) Déficits de infraestructura y de servicios: la mitad de las viviendas urbanas carece de desagües cloacales; 2) Déficits habitacionales: 40 millones de viviendas carecen de servicios, títulos de propiedad, o están superpobladas, y otros 13 millones habitan en viviendas improvisadas o compartidas; 3) Degradación del hábitat urbano, donde menos de la mitad de todas las ciudades grandes y medianas tienen planos que tengan en cuenta la degradación medioambiental y los riesgos de desastres naturales y 4) gobiernos urbanos débiles, con municipalidades que tienen muy bajas autonomía financiera y capacidad de responder a las demandas de los ciudadanos.
Teniendo en cuenta estos desafíos, el principal objetivo del BID en el sector de desarrollo urbano y vivienda es expandir los beneficios de la urbanización a todos los residentes urbanos, de hoy y mañana. Con esa finalidad, el BID propone cuatro principales líneas de acción, en línea con los cuatro principales déficits de la región. Uno, expandir el acceso a los servicios urbanos e infraestructura de buena calidad, sobre la base de programas de mejora urbana en barrios formal e informalmente pobres. Dos, expandir el mercado habitacional accesible para el quintil más pobre, incorporando nuevos modelos de arrendamiento y promover la participación del sector privado. Tres, revitalizar el espacio público e implementar planes de protección medioambiental. Cuatro, fortalecer la capacidad de manejo de entidades que proveen servicios urbanos, y de los gobiernos locales, y promover la participación ciudadana. Las intervenciones en cada una de estas líneas serán delineadas de una manera integral y de acuerdo con las características específicas del territorio urbano, dando prioridad a las necesidades de las viviendas más vulnerables y a la sustentabilidad de estas intervenciones.

LEA NUESTROS BLOGS

Error: RSS feed no se puede cargar. Por favor intente más tarde.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.