Efectividad en el Desarrollo

Para mejorar la efectividad de las tareas desarrolladas por el Banco, es necesario un enfoque dual: un enfoque ascendente, concentrado en medir los resultados de cada intervención en desarrollo; y un enfoque descendente, que mida los resultados a nivel de institución. El enfoque ascendente se lanzó con la aprobación del Marco de Efectividad en el Desarrollo (DEF, por sus iniciales en inglés) en 2008. El enfoque descendente se refleja en el Marco de Resultados del BID aprobado por el Noveno Aumento General de Capital.

Entre los productos de desarrollo del BID están las Estrategias de País, las Operaciones con Garantía Soberana, las Operaciones sin Garantía Soberana y los productos de Desarrollo de Conocimientos y Capacidades. El cuadro que se muestra a continuación ilustra cómo se integra la efectividad en el desarrollo desde el diseño de programas hasta la finalización de Operaciones con Garantía Soberana.

Diseño orientado a los resultados

En primer lugar, la propuesta identifica el desafío de desarrollo que abordará el proyecto, y se plantea un diagnóstico analítico asociado con una solución propuesta con una lógica clara. Las soluciones se basan en las pruebas, dado que su efectividad se ha documentado, o existe una razón contundente para la intervención y están dadas las condiciones para generar conocimiento acerca de su efectividad. Asimismo, las propuestas cuantifican el tamaño del problema y la relevancia de la intervención. Toda esta información se presenta junto con una matriz de resultados y un plan de evaluación y monitoreo. Se califican las propuestas según su grado de alineación con las prioridades estratégicas del Banco, la posibilidad de evaluación (que incluye los análisis lógicos, económicos y de riesgo, así como también monitoreo y evaluación) y adicionalidad, por medio de la Matriz de Efectividad en el Desarrollo (DEM, por sus iniciales en inglés).

Matriz de Efectividad en el Desarrollo (DEM)

El Banco mide la capacidad de evaluar las intervenciones de desarrollo con una serie de matrices de efectividad de desarrollo o DEM, por sus iniciales en inglés. Estas matrices, basadas en las Normas de Buenas Prácticas elaboradas por el Grupo de Cooperación en Evaluación (GCE) , son un listado de requisitos analíticos y de información. Las MED permiten evaluar si los productos cumplen con ciertos requisitos mínimos de información de modo tal de posibilitar un monitoreo confiable y creíble durante la implementación, y de permitir informar los resultados de la intervención con suficiente rigor al finalizar y hasta la evaluación.

Monitoreo y Evaluación (M & E)

Monitoreo y Evaluación (M & E) comprende procesos, sistemas y herramientas para analizar el rendimiento de las intervenciones de desarrollo del Banco. La función de monitoreo identifica el status de un proyecto respecto de sus resultados esperados y parámetros de costos y duración estimada, en tanto que la evaluación utiliza la evidencia física para determinar en qué medida se logran los resultados y el impacto deseado. La evaluación ha evolucionado de comparaciones reflexivas a métodos más rigurosos. Existen varios métodos para realizar evaluaciones, pero el más riguroso es el de la creación de grupos experimentales y de control mediante distribución aleatoria. Si no es posible realizar una distribución aleatoria, el BID puede recurrir a métodos alternativos para garantizar una comparación creíble (abordajes cuasi-experimentales).

Tasa Económica de Retorno (ERR)

Muchas de las operaciones del BID incluyen un análisis económico basado en la Tasa Económico de Retorno (ERR, por sus iniciales en inglés) para evaluar el aporte de Banco en el desarrollo económico a través de sus iniciativas. La ERR compara la tasa de interés de una operación con los costos de capital y los beneficios obtenidos por los países, descontados para la duración esa transacción. También se utilizan otros indicadores de efectividad de los costos tales como aproximaciones para hacer un seguimiento de los aportes al desarrollo económico durante toda la vida del proyecto.

Monitoreo de nuestro progreso

La implementación se monitorea utilizando un enfoque cuantitativo para hacer un seguimiento de los logros de los productos y resultados del proyecto en relación con su duración estimada y los parámetros de costos, mediante el Informe de Seguimiento del Progreso (PMR, por sus iniciales en inglés). A 18 meses de su implementación, se elaborará un Informe de Resultados del Préstamo (LPR, por sus iniciales en inglés) para evaluar los posibles problemas de implementación.

Informe de Seguimiento del Progreso(PMR)

El Informe de Seguimiento del Progreso (PMR, por sus iniciales en inglés) es una herramienta que permite la gestión basada en resultados, en la cual el foco se traslada del monitoreo de insumos a un monitoreo de productos y resultados. El objetivo del PMR es identificar tempranamente demoras y desvíos en la implementación del proyecto y los cambios necesarios durante la ejecución, utilizando un abordaje cuantitativo para monitorear el cumplimiento de los productos y resultados de un proyecto en relación con su duración estimada y parámetros de costos. El PMR ayuda a medir el rendimiento corporativo y a brindar información acerca de los resultados durante la ejecución del proyecto.

Informe de Resultados del Préstamo (LRR)

Para medir la efectividad de las intervenciones de desarrollo del Banco, cada equipo de proyecto prepara un Informe de Resultados del Préstamo (LRR, por sus iniciales en inglés) 18 meses luego de efectuado el primer desembolso. Este informe incluye tres secciones claves: a) informe de resultados, b) revisión de implementación, incluida la experiencia en salvaguardas y riesgos, y c) un plan anual de operaciones con un cronograma de actividades para los próximos 12-18 meses. El LRR también puede incluir la calificación de evaluabilidad obtenida a través de la Matriz de Efectividad de Desarrollo (DEM).

Determinación del impacto

Al finalizar, los resultados se describen en un Informe de Terminación del Proyecto (PCR) sujetos a la ratificación de la Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE, por sus iniciales en inglés). El fuerte compromiso del Banco para ofrecer pruebas acerca de “lo que funciona” ha generado una cantidad cada vez mayor de operaciones con un fuerte componente de evaluación rigurosa del impacto en el diseño del proyecto.

Informe de Terminación del Proyecto (PCR)

El Informe de Terminación del Proyecto (PCR) evalúa los resultados obtenidos por los proyectos, su sostenibilidad a largo plazo y las lecciones aprendidas para mejorar el diseño y la ejecución de operaciones futuras. El PCR constituye un elemento que permite mejorar la gestión para obtener mejores resultados, aprendizaje y rendición de cuentas. El PCR está diseñado para ayudar al personal del Banco a cumplir con las nueve normas claves para brindar información a la finalización del proyecto establecidas en las Normas de Buenas Prácticas Elaboradas por el Grupo de Cooperación en Materia de Evaluación (GCE) . Un elemento clave de estas normas es que los resultados de todos los PCR deben ser ratificados por la Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE).

Evaluación de Impacto (IE)

Una Evaluación de Impacto (IE) determina el efecto causal neto de una intervención en un indicador de interés. Un concepto clave en materia de IE es el de escenario contrafáctico: ¿qué habría sucedido de no haber existido el proyecto? El impacto neto atribuible al proyecto es la diferencia entre el valor observado y el contrafáctico. No obstante, el mayor inconveniente que plantean las evaluaciones de impacto es que resulta imposible observar las mismas unidades (hogares, escuelas, empresas) simultáneamente con y sin la intervención. Aunque sea posible observarlos en distintos momentos—por ejemplo, la comparación ex-ante y ex-post—se corre el riesgo de que existan otras razones para explicar la diferencia entre un estado y otro, y—por tanto—no se considera un escenario contrafáctico válido. Una evaluación rigurosa de impacto no se pregunta únicamente si existió un efecto causal neto, sino también la causa por la cual se produjo (o no) dicho efecto. A tal fin, resulta importante explicitar la lógica del proyecto y analizar la existencia de otros mecanismos y variables.

La Oficina de Planificación Estratégica y Efectividad en el Desarrollo (SPD, por sus iniciales en inglés) evalua los proyectos en distintos niveles según las necesidades de los equipos de proyecto y la importancia estratégica de una operación particular. La función de SPD consiste en fortalecer el diseño y la implementación de las IE, lo cual puede realizarse de tres maneras: a) brindando asesoramiento a los equipos sobre preguntas generales de evaluación; b) revisando los pliegos y/o las matrices de resultados y brindando apoyo al equipo en la definición del diseño de evaluación (tamaño de la muestra, definición de indicadores, etc.); y c) en un rol más protagónico, cuando un miembro de la SPD participa como miembro de equipo y es responsable del componente de evaluación del proyecto.

Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE)

La Oficina de Evaluación y Supervisión (OVE, por sus iniciales en inglés)realiza evaluaciones independientes y sistemáticas de las estrategias, políticas, programas, actividades, funciones de apoyo y sistemas del Banco. OVE difunde las conclusiones de estas evaluaciones para que las recomendaciones de mejoras se puedan utilizar en el diseño, el análisis y la ejecución de nuevas operaciones. OVE tiene independencia organizacional y de comportamiento, y es completamente ajena a las presiones externas y los conflictos de interés, tal como lo establecen los criterios del Grupo de Cooperación en Materia de Evaluación (GCE) de los Bancos Multilaterales de Desarrollo de los cuales el BID es miembro fundador. Los resultados, los análisis y las conclusiones de OVE son absolutamente independientes de la influencia de la gerencia en todas las etapas del proceso, incluida la planificación de programas de trabajo y presupuestos, la preparación de términos de referencia, la conformación de equipos de evaluación, la ejecución de evaluaciones y la aprobación de informes.

Marco de Resultados Corporativos

En el contexto del Noveno Aumento General de Recursos (GCI, por sus iniciales en inglés), se desarrolló un Marco de Resultados (RF, por sus iniciales en inglés) para que el Banco pudiera contar con un mecanismo de rendición de cuentas a fin de medir e informar el progreso en materia de prioridades institucionales, además, está conformado por las mejores prácticas adoptadas por otros organismos multilaterales y bilaterales de desarrollo. El RF está directamente relacionada con las cinco prioridades institucionales del Banco, y permitirá a los accionistas monitorear el aporte del Banco con las metas de desarrollo regional seleccionadas, así como también el progreso deseado sobre los indicadores de producción del Banco y la efectividad y eficiencia operativas. El seguimiento de la serie propuesta de indicadores contribuirá a incrementar la transparencia y la rendición de cuentas.

Marco de Resultados 2014 (solo en inglés)

Informe Trimestral de Operaciones

El Informe Trimestral de Operaciones (QBR, por sus iniciales en inglés) es un documento que indica cuál es el nivel del rendimiento interno del Banco. Las QBR ofrecen información acerca de producción, las prioridades del programa de préstamos y los indicadores organizacionales trimestralmente, a fin de que la gerencia pueda hacer un seguimiento de los resultados esperados. Este monitoreo continuo permite detectar los desvíos en forma más temprana e implementar efectivamente las medidas necesarias para resolverlos.

2014

Informe Anual de Operaciones 2014 (solo en inglés)

Informe Trimestral de Operaciones.Tercer trimestre 2014 (solo en inglés)

Informe Trimestral de Operaciones. Segundo trimestre 2014 (solo en inglés)

Informe Trimestral de Operaciones. Primer trimestre 2014 (solo en inglés)