Hojas Informativas

06-jul-2012

El BID y el Parque Industrial Caracol de Haití

La inversión en el proyecto del Parque Industrial Caracol es un componente clave en los esfuerzos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para apoyar a Haití en la construcción de una economía vibrante que brinde a su población más oportunidades de empleo y acceso a infraestructura y servicios básicos. Dada la tasa de pobreza de 78 por ciento de Haití, la creación de empleo es una de las principales prioridades de su gobierno.

  • Para fines de 2012, las empresas que se radiquen en el parque industrial darán empleo a unas 1.600 personas. Para fines de 2013, llegarán a unas 5.400. Para 2020, Caracol podría albergar a unos 37.000 trabajadores en una zona donde no hay alternativas a la agricultura y la pesca de subsistencia, fuera de la migración o el corte de manglares para hacer carbón.
  • Los salarios básicos en las fábricas de Caracol más que triplicarán el ingreso per cápita haitiano de US$700. Los ingresos de los trabajadores del parque industrial podrán llegar a unos US$55 millones, más de 150 veces el valor estimado de las cosechas obtenidas en el predio de 240 hectáreas donde se desarrolla el proyecto.
  • Si bien la industria textil puede aumentar rápidamente el empleo mediante la capacitación de obreros no calificados, uno de los objetivos del proyecto es atraer a empresas activas en distintos sectores. El gobierno haitiano está en negociaciones con un fabricante de muebles y ha recibido expresiones de interés de productores de pinturas y cables eléctricos, así como de operadores de call centers.
  • Todas las empresas radicadas en el parque industrial deberán cumplir con reglas desarrolladas por agencias del gobierno estadounidense para promover y proteger los derechos laborales. Este marco obliga a las empresas a adoptar prácticas óptimas a cambio de beneficiarse de preferencias arancelarias para sus exportaciones.
  • Las 366 personas que labraban los terrenos fiscales donde se construye el parque industrial han recibido un total de US$1,2 millones en compensación (unos US$3.500 por hogar, o cinco veces el ingreso per cápita haitiano). A todos se les ofreció acceso a un predio similar que será mejorado mediante riego. Aquellos que prefieran cambiar de actividad recibirán capacitación laboral. Además, las personas mayores y las socialmente más vulnerables, como las jefas de familia, recibirán asistencia para vivienda.
  • En todos los proyectos que financia, el BID se esfuerza por asegurar que los costos no excedan a los beneficios, anticipando y mitigando potenciales impactos negativos. El compromiso es tratar los desafíos asociados al proyecto del parque industrial para que el norte de Haití esté mejor preparado para atender las necesidades de su población.
  • Durante la fase de construcción, todas las contrataciones de personal se concretaron en las comunidades cercanas, no en la obra. Se brindó transporte gratuito a cientos de trabajadores a fin de no crear incentivos para la formación de asentamientos informales en las inmediaciones del parque industrial.
  • Inicialmente, una mayoría de los trabajadores de las fábricas serán contratados en las comunidades locales. Si el parque industrial tiene éxito en generar decenas de miles de empleos, podría atraer a más población a la región norteña. A fin de acomodar una creciente demanda de vivienda, el gobierno de EEUU y el BID construirán 2.000 casas en comunidades vecinas. Las unidades, que serán resistentes a huracanes y terremotos, tendrán agua corriente, electricidad y baños.
  • Dentro del perímetro del parque industrial, se están tomando precauciones para cuidar la calidad del agua extraída del acuífero. Con ese fin, el BID financiará la construcción de una planta de tratamiento de agua con estándares internacionales.
  • Para asegurar que el parque industrial tenga un impacto social manejable para las comunidades cercanas, el Instituto Americano de Arquitectos está preparando un plan maestro regional para el desarrollo del norte de Haití. Sus recomendaciones abarcarán las inversiones prioritarias que deberán hacerse para atender las necesidades de infraestructura básica y vivienda.
  • Como parte del proyecto del parque industrial, el gobierno de EE.UU. ha construido una planta generadora térmica que proveerá electricidad a las fábricas, con suficiente capacidad adicional para extender el servicio a comunidades cercanas. El gobierno estadounidense está estudiando otras alternativas para la generación en la región.
  • Una segunda donación del BID para el proyecto del parque industrial, por US$50 millones, incluirá recursos para un proyecto con la Facilidad para el Medio Ambiente Mundial (GEF) para proteger la bahía de Caracol y su manglar. Los pescadores artesanales recibirán motores fuera de borda que les permitirán pescar más allá del arrecife de coral.
  • Si bien el Parque Industrial Caracol es una inversión clave para el desarrollo del norte de Haití, es uno entre varios proyectos que financia el BID en dicha región. Entre otras operaciones, el BID financia proyectos de agricultura por valor de US$200 millones, con énfasis en esa parte del país.

Información del proyecto: Programa de infraestructura

Julio 2012

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.