Comunicados de prensa

29-abr-2013

Flujos de remesas a América Latina y el Caribe permanecen estables en US$ 61.300 millones

Las remesas a América Latina y el Caribe mostraron un ligero aumento en 2012 con respecto al año anterior, según un nuevo informe del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo.

El informe, "Las remesas a América Latina y el Caribe en 2012: Comportamiento Diferenciado entre Subregiones", indica que la región recibió un total de US$61.300 millones en remesas el año pasado. Esta cantidad representa un incremento de US$300 millones, ó 0,6 por ciento con respecto al monto de 2011. Desde un máximo histórico de casi US$65.000 millones en 2008, seguido por una caída de 15 por ciento en 2009 por la crisis financiera global, las transferencias de dinero a la región se han estabilizado.

Las tendencias de los flujos de remesas varían entre los países de América Latina y el Caribe. Las remesas a países de América del Sur y a México disminuyeron 1,1 por ciento y 1,6 por ciento, respectivamente, mientras que en los países del Caribe mostraron un crecimiento modesto y en las naciones centroamericanas experimentaron un aumento significativo de 6,5 por ciento. Este incremento contribuyó a compensar la disminución en los países más grandes, lo que permitió a la región en su conjunto terminar el año con un ligero crecimiento.

"Los últimos datos muestran que los migrantes siguen prestando un apoyo financiero crucial a millones de hogares en toda la región", comentó la gerente general del FOMIN, Nancy Lee. “El impacto de las remesas en el desarrollo podría ser mucho mayor si las familias tuvieran la opción de ahorrar parte de esas transferencias, en vez de convertirlas todas en efectivo al momento de recibirlas.”

Lee señaló que un nuevo programa del FOMIN ayudará a identificar modelos de negocios innovadores para canalizar remesas al ahorro, que funcionen tanto para las instituciones financieras como para las familias de los emigrados latinoamericanos y caribeños que envían dinero a sus países de origen.

La incertidumbre económica y la escasez de empleo continúan afectando la cantidad de dinero que los migrantes latinoamericanos en España pueden enviar a sus familiares, mientras que las mejoras en el mercado laboral en los Estados Unidos explican en gran medida el aumento de las remesas a algunos países, especialmente en América Central.

El valor del dinero transferido en 2012 varió de un país a otro, dependiendo de los movimientos en los tipos de cambio y los niveles de inflación. En Brasil, por ejemplo, los US$1.900 millones enviados en 2012 representan un aumento de 1 por ciento en términos nominales con respecto a 2011; pero cuando se expresa en términos de moneda local y se ajusta por inflación, el monto representa un incremento de 12 por ciento. En otros países, el dinero enviado a casa disminuyó en valor una vez recibido, como en Colombia, donde los valores de remesas expresados en moneda local mostraron una caída del 8 por ciento.

México sigue siendo el principal receptor de remesas de la región con US$22.400 millones, seguido por Guatemala, con US$4.800 millones, y Colombia, con US$4.000 millones; mientras que El Salvador y la República Dominicana recibieron US$3.900 millones y US$3.200 millones, respectivamente.

Los flujos de remesas siguen representando una importante fuente de ingresos extranjeros en muchos de los países de la región, y constituyen más de 10 por ciento del producto interno bruto en varios países, entre ellos Haití, Guyana, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Jamaica y Guatemala. Estos flujos también representan una importante fuente de ingresos para millones de familias en la región que reciben transferencias para cubrir necesidades básicas e invertir en educación, salud, vivienda y pequeños negocios.

El FOMIN y las remesas

El Fondo Multilateral de Inversiones comenzó a analizar las remesas en el año 2000 para medir su volumen e impacto económico en América Latina y el Caribe. Su trabajo promovió una mayor competencia entre los proveedores de servicios, lo que llevó a una reducción importante de los costos de las transferencias de dinero a millones de familias de la región. Recientemente, el FOMIN puso en marcha un Programa de Remesas y Ahorros, que busca aumentar el acceso y uso de productos de ahorro formal en los hogares que envían y reciben remesas en la región.

Más información

Nastaha Bajuk
Especialista en remesas del FOMIN
natashab@iadb.org

Maria Luisa Hayem
Especialista en remesas del FOMIN
marialuisah@iadb.org

Contacto de prensa

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.