Comunicados de prensa

17-ago-2010

BID apoya sustantiva reforma educativa en Haití

Banco ofrece recaudar US$500 millones para financiar un plan quinquenal de ampliación del sistema gratuito de enseñanza escolar

PUERTO PRINCIPE – En una reunión del consejo de la Comisión Interina de Recuperación de Haití (CIRH, según sus siglas en francés), el Banco Interamericano de Desarrollo se comprometió hoy a recaudar US$500 millones para financiar una revisión integral del sistema educativo en Haití.

El BID —que ha estado trabajando en la elaboración del plan junto con el Ministerio de Educación de Haití, la Comisión Presidencial de Educación y varios donantes desde poco después del terremoto del 12 de enero—, se comprometió a proporcionar US$250 millones en donaciones gestionadas a partir de sus propios recursos y a encontrar US$250 millones adicionales que serían proporcionados por donantes no tradicionales.

Según lo previsto por las autoridades haitianas, el plan quinquenal, que incluye la enseñanza preescolar hasta la universitaria, costará alrededor de US$4,2 mil millones, una estimación que incluye la construcción de miles de escuelas, la reconversión profesional de decenas de miles de maestros y una suma en subsidios para reducir o eliminar el costo de la matrícula de todos los niños que formen parte del nuevo sistema educativo financiado con fondos públicos.

Los costos de matrícula representan un peso enorme para la mayoría de las familias de Haití, donde casi el 90 por ciento de las escuelas son privadas y el ingreso per cápita es de alrededor de US$400. Incluso antes del terremoto, cerca de la mitad de los niños con edad para acceder a los beneficios de la educación primaria, no pudieron matricularse en la escuela.

Los recursos necesarios para financiar la reforma tendrán que provenir del presupuesto del Gobierno de Haití y también de los donantes externos. En la actualidad, Haití sólo destina el 2 por ciento de su producto interior bruto a la financiación pública de la educación. El promedio en América Latina está cerca de un 5 por ciento del PIB.

Con la reforma, la mayoría de las escuelas de Haití se convertirán en instituciones financiadas con fondos públicos, cancelando o reduciendo drásticamente los gastos de matrícula. El Gobierno pagará los sueldos de los maestros de las escuelas que participen en el plan. Para permanecer en el nuevo sistema, las escuelas tendrán que adoptar un programa nacional de educación y satisfacer las cada vez más estrictas normas de certificación, incluyendo las calificaciones de los maestros y las instalaciones físicas del edificio.

El plan también financiará la construcción de escuelas más grandes en lugares seguros, respetando las normas antisísmicas y que sean a su vez resistentes a los huracanes. Las escuelas también serán utilizadas para cubrir otros servicios sociales como la nutrición y el cuidado de la salud.

Una primera donación de US$50 millones, que pronto será presentada al Directorio Ejecutivo del BID, servirá para ayudar a Haití a financiar un programa de rápida implementación que permitirá despejar los escombros de las escuelas afectadas por el sismo, construir y amueblar las aulas temporales, así como para conceder becas a cientos de miles de estudiantes en el próximo año escolar.

Para apoyar el plan de Haití, el BID trabajará con donantes tradicionales multilaterales como el Banco Mundial y con otros donantes alternativos, como las universidades extranjeras, corporaciones y fundaciones.

Junto con el apoyo financiero del BID y el respaldo de otros donantes, Haití también se encuentra recibiendo asistencia técnica de los principales expertos en reforma educativa, como Paul Vallas, quien encabezó la transformación del sistema de escuelas públicas de Nueva Orleans tras el huracán Katrina.

Desde el terremoto, el BID ha ayudado a Haití en sus esfuerzos para reabrir las escuelas, financiando la construcción de cerca de 600 aulas provisionales en las instalaciones de 60 escuelas, asentadas principalmente en la región de Puerto Príncipe, permitiendo de ese modo que unos 65.000 estudiantes regresen a sus clases protegidos por instalaciones seguras. El BID también aportó recursos económicos para impulsar el equipamiento de las escuelas y destinó asimismo ayuda financiera para los maestros.

Apoyo del BID a Haití en otros sectores

Durante la reunión de la CIRH, co-presidida por el Primer Ministro de Haití, Jean-Max Bellerive, y el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton, los participantes también fueron informados sobre los proyectos financiados por el BID para apoyar el desarrollo en los sectores de agricultura y transporte, así como agua y saneamiento.

En marzo, la Asamblea de Gobernadores del BID acordó proporcionar a Haití US$200 millones al año en donaciones durante el próximo decenio, así como la cancelación de la deuda pendiente de Haití. Hasta ahora, el BID ha desembolsado cerca de US$100 millones para Haití y aprobó nuevos proyectos por un total de US$166 millones.


Contacto de prensa

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.