Saltar Navegación Global
Noticias
BID Portada > Noticias
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Comunicados de prensa

14-abr-2009

Tercera conferencia sobre desarrollo económico y social de Haití

Washington, D.C., 14 de abril de 2009

COMUNICADO

El 14 de abril de 2009, bajo los auspicios del Banco Interamericano de Desarrollo, el Gobierno de Haití citó a sus socios internacionales a la tercera conferencia sobre el desarrollo económico y social de Haití, bajo el título Hacia un Nuevo Paradigma de Cooperación para el Crecimiento y el Desarrollo.

Respondiendo a una invitación del primer ministra Michèle Duvivier Pierre-Louis y del presidente del BID Luis Alberto Moreno, representantes de países donantes, de instituciones multilaterales y de otros organismos de cooperación comprometidos con Haití, reafirmaron su solidaridad con el pueblo haitiano y su gobierno, que enfrentan duros desafíos debido a los efectos combinados de la crisis alimentaria, los devastadores huracanes del 2008 y los cimbronazos de la crisis económica global sobre los recursos financieros de los hogares y del Estado de Haití.

La conferencia de Washington avanzó sobre los compromisos asumidos en noviembre de 2006 en Madrid, oportunidad en la cual la comunidad internacional y el Gobierno de Haití acordaron honrar un pacto de responsabilidad mutua.

Todos los participantes destacaron que Haití atraviesa un momento crucial y que existe una ventana de oportunidad que debe aprovecharse. Reconocieron la necesidad de adoptar un nuevo paradigma de cooperación para estimular el crecimiento y promover el desarrollo equitativo e inclusivo para todos y todas los haitianos y las haitianas. Reafirmaron asimismo los principios de la Declaración de París sobre la efectividad de la cooperación externa como guía para su accionar y acordaron tomar las medidas necesarias a ese fin.

El Gobierno haitiano presentó un urgente programa para reducir la vulnerabilidad del país a los desastres naturales y un Plan de Recuperación Económica y Social, cuya principal meta es generar 150.000 nuevos puestos de trabajo durante el curso de los dos próximos años en diversos sectores, tanto de zonas urbanas como rurales. Para alcanzar dicho fin, el gobierno lanzará un vasto programa para reconstruir y reparar la infraestructura de transporte y para mejorar la gestión territorial para estimular la producción agrícola, favoreciendo proyectos intensivos en mano de obra, y adoptará las medidas necesarias para sostener las inversiones generadoras de empleo, en estrecha colaboración con los donantes, las instituciones financieras y el sector privado.

El Gobierno haitiano también ha asumido el compromiso de mejorar servicios básicos tales como la educación, la salud y el suministro de agua potable, prestando particular atención a las normas de seguridad y ambientales y  asegurando que se destinen suficientes recursos al mantenimiento y a la operación apropiada de infraestructura e instalaciones reacondicionadas. El Gobierno haitiano también buscará incrementar la generación eléctrica, al tiempo que revisará su cuadro tarifario con el fin de solventar los costos de producción.

En sus discursos ante la conferencia, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, la ministra de Cooperación Internacional de Canadá, la secretaria de Estado de los Estados Unidos, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, el presidente del Banco Mundial, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, los secretarios de Estado de Francia y Japón, como también otros jefes de delegaciones, dieron su respaldo al plan presentado por el Gobierno haitiano y prometieron redoblar los esfuerzos destinados a ese propósito.

Los socios de la comunidad internacional anunciaron contribuciones adicionales por un total de US$324 millones para los dos próximos años.

Los socios también acordaron participar plenamente en el establecimiento de un foro político propuesto por las autoridades haitianas para mantener un diálogo sostenido de alto nivel sobre las políticas de desarrollo y gobernabilidad, con el fin de asegurar la existencia de un entendimiento compartido de la situación y de la movilización de los recursos necesarios.

Los participantes consideraron que la conferencia ofreció una oportunidad para dar un primer paso en esa dirección, dado que la labor preparatoria, incluyendo la Reunión Técnica de Ottawa, les permitió lanzar un verdadero proceso de alineación de sus proyectos y programas con las prioridades del Gobierno haitiano, desarrollar una matriz de compromisos mutuos respecto de la gobernabilidad y aplicar una matriz común para el apoyo presupuestario. Asimismo, acordaron vigorizar la planificación conjunta en los sectores prioritarios.

La comunidad internacional notó con agrado los compromisos formulados por el Gobierno haitiano respecto del incremento de los ingresos del sector público, la rendición de cuentas del programa de emergencia, el financiamiento y operación del Fondo de Mantenimiento Vial, el cuadro de tarifas eléctricas y la promoción de inversiones.

También agradeció la presencia en la delegación haitiana de los presidentes de ambas cámaras del Parlamento y de representantes de la sociedad civil y del sector privado. Asimismo, sus miembros destacaron la búsqueda y consolidación de un diálogo expandido y constructivo entre los principales actores del desarrollo nacional. Dicho diálogo está en la base misma de una estabilidad duradera para el país.

Todos los participantes reconocieron la fragilidad de las finanzas públicas de Haití, no obstante su rigurosa disciplina presupuestaria y prudente manejo de las políticas monetarias y fiscales. Los socios acordaron realizar esfuerzos conjuntos en este terreno sobre la base de su reciente acuerdo sobre el Marco Societario para el Apoyo Presupuestario. La disciplina fiscal permitirá alcanzar el punto de culminación para la reducción de deuda por unos US$1.000 millones, lo que disminuirá las obligaciones financieras anuales de Haití en unos US$48 millones luego de junio del 2009.

El Gobierno de Haití felicitó a los socios involucrados en Haití por el esfuerzo financiero adicional y por la reasignación de recursos ya comprometidos con el fin de apoyar los componentes destinados a reducir la vulnerabilidad a desastres naturales, intensificar la creación de empleo y la inversión privada y vigorizar la producción agrícola y la infraestructura de transportes y energía, como también respaldar el mejoramiento del acceso a los servicios de educación y salud y del suministro de agua potable.

El Gobierno haitiano y sus socios consideran que la forma en que se aplica la ayuda es tan importante como los montos comprometidos. En ese espíritu, tanto los donantes como el Gobierno haitiano tomarán medidas para mejorar y acelerar la ejecución de proyectos, aumentar las tasas de desembolso, integrar exitosamente a las organizaciones no gubernamentales a los esfuerzos por desarrollar el país y compartir la información necesaria para evaluar los resultados y responder más adecuadamente a las consultas y aspiraciones de sus pueblos.

Por su parte, el Gobierno haitiano anunció que pondrá en marcha en forma inmediata un "equipo de respuesta rápida" que trabajará en estrecha colaboración con los donantes y con el sector privado para identificar cuellos de botella que impiden o demoran la ejecución de proyectos y que tendrá como misión reaccionar velozmente para resolver problemas y obtener los resultados esperados.

Con este fin, el Gobierno de Haití, en colaboración con sus socios, se ha comprometido a iniciar un proceso de consultas y de diálogo político. Este proceso contribuirá a avanzar sobre los logros de la conferencia en lo que respecta a la consolidación de la efectividad y coordinación de la ayuda.

El Gobierno haitiano y sus socios de la comunidad internacional saludaron la presencia en actividades paralelas a la conferencia de representantes de la sociedad civil y de numerosas ONG que contribuyen al desarrollo de Haití. Su compromiso y su labor constituyen un significativo aporte, y su impacto debe maximizarse por el bienestar de la población.

El Gobierno de Haití agradeció a los países donantes, a las organizaciones internacionales y a todos los participantes por haber respondido a su invitación. Sus autoridades reconocieron particularmente al Banco Interamericano de Desarrollo por sus incansables esfuerzos para lograr que la conferencia fuera un éxito.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.