Artículos

06-may-2013

A sólo un clic: Ayudando a Chile a ahorrar tiempo y dinero

Desde hace varios años, Chile exhibe uno de los niveles de penetración de Internet más altos de América Latina y el Caribe. Sin embargo, por un buen tiempo persistió la duda sobre cómo aprovechar este instrumento para afianzar el desarrollo económico y social del país.

La respuesta surgió en 2004 cuando, como parte de una estrategia digital de amplio alcance ya en marcha, Chile decidió modernizar su plataforma de gobierno electrónico y expandir la oferta de servicios públicos que prestaba por Internet a ciudadanos y empresas.

Es así como con el apoyo del BID, el país desarrolló una plataforma virtual de ventanilla única de fácil uso para ofrecer servicios electrónicos que ahorren a los ciudadanos chilenos tiempo y dinero. La plataforma, conocida como ChileAtiende, permite a los usuarios de Internet acceder de forma rápida a una amplia gama de servicios públicos como por ejemplo la notificación de pérdida y bloqueo de documentos de identidad, la búsqueda de empleo y la inscripción en programas de asistencia social.

¿Quieres saber más?

Descarga el Panorama de la Efectividad en el Desarrollo

Visite nuestro blog Desarrollo Efectivo

Concluido en 2010, el proyecto también incluyó la modernización de la plataforma electrónica de compras y contratación públicas para aumentar su visibilidad y transparencia, así como para ampliar el abanico de oportunidades de negocios para los posibles proveedores del Estado. Igualmente se incorporaron programas de alfabetización digital y campañas de concientización para informar a los ciudadanos acerca de los servicios públicos disponibles en línea.

A lo largo del proyecto, el número de servicios en línea ofrecidos por el gobierno central a través de ChileAtiende aumentó de 350 a 450, es decir, un 29 por ciento. El número de visitantes del portal se elevó en más del doble y en 2010 se registraron cuatro millones de visitas únicas.

Las órdenes de compra publicadas y adjudicadas mediante ChileCompra —la plataforma electrónica de adquisiciones y contratación pública que también hizo parte del proyecto— aumentaron de 917.000 en 2005 a 1,6 millones en 2010, es decir, en un 79 por ciento. Al volver sus compras más transparentes y accesibles, el gobierno creó un incentivo importante para que las micro y pequeñas empresas comenzaran a utilizar tecnologías digitales y así participar en las licitaciones públicas. Como consecuencia, estas empresas actualmente surten más de la tercera parte de las órdenes adjudicadas a través del portal.

Mediante el proyecto, se apoyó el desarrollo de otro elemento innovador de gran repercusión: una plataforma que interconecta a los organismos estatales y les permite intercambiar datos en tiempo real. Al facilitar la comunicación electrónica entre distintos organismos, la plataforma agiliza los procedimientos que los ciudadanos chilenos han de seguir para obtener documentos oficiales y obtener ciertos servicios públicos como las pensiones. A finales de 2010, la plataforma había conectado los sistemas de información de 20 organismos estatales, lo que facilitó el intercambio de datos para 48 procedimientos y 39 servicios de información.

Con semejante gama de servicios públicos disponible con tan solo pulsar un botón, Chile está mostrando claramente cómo aprovechar plenamente la conectividad para fomentar el desarrollo.

Más información

Rafael Anta
Jefe del equipo del proyecto
Rafaela@iadb.org

Información del Proyecto

Contactos de prensa

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.