Saltar Navegación Global
Noticias
BID Portada > Noticias
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Artículos

18-oct-2011

De lo físico a la física: la relación entre infraestructura escolar y resultados educativos en América Latina

La región debe reducir las carencias de sus establecimientos educativos, según un nuevo estudio del BID

La calidad de la infraestructura escolar podría influir de manera significativa en el aprendizaje de los estudiantes latinoamericanos y caribeños, según un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre las carencias de las escuelas en esta región. 

El estudio, Infraestructura Escolar y Aprendizajes en la Educación Básica Latinoamericana: Un análisis a partir del SERCE, se basó en datos del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE), realizado en el 2006, que comprendió en cada país una muestra de aproximadamente 300 escuelas y alrededor de 3.000 a 3.500 estudiantes de grados 3º y 6º en 16 países de la región. 

El SERCE reveló severas carencias de infraestructura y servicios básicos en gran parte de los establecimientos educativos, si bien con considerables diferencias entre las escuelas urbanas y rurales, así como entre las privadas y las públicas. En las escuelas con mayores necesidades, los alumnos obtuvieron peores resultados en pruebas de lectura y matemáticas. 

A diferencia de los Estados Unidos, donde se han realizado numerosos estudios sobre la relación entre la calidad de la infraestructura escolar y los resultados académicos, en América Latina no había habido hasta ahora suficiente información para hacer un análisis comparativo de la situación. 

En base a datos del SERCE, los autores del nuevo estudio concluyeron que mejorar los espacios para el aprendizaje en las escuelas con mayores carencias, por ejemplo agregando una biblioteca, un laboratorio de ciencias o una sala de computadoras, ayudaría a reducir la brecha académica con las escuelas mejor equipadas.

Diferencias en los resultados en la prueba de lectura con cambios en el índice de áreas académicas y pedagógicas

    

“Los gobiernos latinoamericanos han prestado atención al tema de la ampliación de la cobertura escolar con éxito. En eso hemos mejorado”, comentó Jesús Duarte, especialista principal de educación del BID y uno de los autores del nuevo estudio. “Pero ahora que los niños asisten a las escuelas, hay que ponerle atención a las edificaciones de esas escuelas y a los recursos físicos que éstas tienen para mejorar los aprendizajes. Nuestro estudio muestra que allí hay muchos esfuerzos aún por hacer”. 

Por ejemplo, con una mejor dotación de infraestructura, los estudiantes de una escuela urbana sin espacios académicos adecuados podrían pasar de un resultado promedio de 506 puntos a 525 puntos en pruebas de lectura y de 497 a 524 puntos en matemáticas. Para estudiantes de escuelas rurales, los puntajes promedio podrían subir de 465 a 487 para lectura y de 480 a 497 en matemáticas. En las pruebas del SERCE, 20 puntos adicionales significan una cuarta parte de la brecha que existe entre obtener un nivel insuficiente de aprendizajes y un nivel adecuado. 

En las escuelas urbanas, las inversiones deberían priorizar la construcción de bibliotecas, laboratorios de ciencias y salas de computadoras o espacios de usos múltiples. En las zonas rurales aún se deben resolver grandes déficits de servicios básicos, como la falta de acceso agua potable, baños, desagües sanitarios, electricidad o teléfono. 

Severas carencias

Los datos del SERCE, recogidos en el 2006, describían un panorama preocupante sobre la infraestructura escolar en América Latina y el Caribe. Cerca de 88% de las escuelas no tenían laboratorios de ciencias, 73% no tenían comedor, 65% no poseían salas de computadores, 63% no contaban con espacios de reuniones u oficinas para los docentes, 40% no tenían biblioteca y 35% no tenían ningún espacio para deportes. 

Más aún, una de cada cinco escuelas no tenían acceso a agua potable y dos de cada cinco no tenían desagüe sanitario. Un poco más de la mitad no tenían línea telefónica y un tercio tenía insuficiencias en el número de baños. Uno de cada 10 establecimientos escolares no tenía electricidad.

¿Con qué infraestructura y servicios básicos cuentan las escuelas en América Latina?

 

Fuente: Duarte, Gargiulo y Moreno (2011). "Infraestructura Escolar y Aprendizajes en la Educación Básica Latinoamericana: Un análisis a partir del SERCE"

Por países

Los países centroamericanos presentaban los mayores déficits en general, seguidos por Paraguay y Ecuador en Sudamérica. En contraste, Chile, Argentina y Uruguay tenían mejores condiciones en infraestructura. México, Brasil y Colombia estaban en la mitad de los índices medidos. 

La conexión a la energía eléctrica era el servicio público más ampliamente difundido en las escuelas latinoamericanas. Pero se observaban carencias importantes en Nicaragua, donde casi 60% de las escuelas no contaban con electricidad. En Perú, ese déficit ascendía a 44% y en Panamá y Guatemala aproximadamente una de cada tres no lo tenían. 

Si bien cerca de 80% de las escuelas de la región contaban con agua potable, había rezagos importantes en el acceso a este servicio en casi todos los países centroamericanos (nuevamente, con excepción de Costa Rica) y en Colombia, Perú, Ecuador y Paraguay. 

Las escuelas tenían un mediocre acceso a desagües sanitarios, pero la situación era más crítica en Nicaragua, Paraguay, Guatemala, Perú, Panamá, República Dominicana y El Salvador. 

La mitad de las escuelas de la región carecía de conexión telefónica. Casi 70% reportaban déficit de baños. Mientras en Cuba y Chile más de 90% de las escuelas tenían salas de computación, el resto de los países no contaban con la misma dotación. 

En casi todos los países de la región había un déficit generalizado de gimnasios y auditorios. 

Rurales versus urbanas

Las diferencias entre escuelas rurales y urbanas también eran amplias. Por ejemplo, 81% de las escuelas urbanas privadas tenían sala de computadores, mientras menos de 13% de las escuelas rurales contaban con tales espacios. 

Las brechas en acceso a servicios básicos eran aun más amplias: prácticamente todas las escuelas urbanas privadas tenían acceso a agua potable, electricidad y teléfono, mientras sólo 65% de las escuelas rurales tenían agua potable, 80% electricidad y 17% conexión telefónica. 

“Estas deficiencias minimizan la potencialidad de la escuela de mitigar o compensar las inequidades que los niños traen desde afuera, ya que muchas de estas carencias están replicadas en los hogares de los estudiantes”, señala el estudio. 

El BID está apoyando proyectos de infraestructura escolar en muchos países de la región con el fin de mejorar el desarrollo educativo de los jóvenes en la región. En la actualidad financia proyectos en Argentina, Ecuador, México, República Dominicana, Colombia, Barbados y Guyana, entre otros.

Video

Mejores Escuelas para Mejores Notas
    Cargando

    Mejores Escuelas para Mejores Notas

    Jesús Duarte, especialista de educación del BID, explica la relación entre la calidad de la infraestructura escolar y el desempeño de los alumnos.
  • Mejores Escuelas para Mejores Notas (02:40) Video Icon

Contacto de prensa

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.