Saltar Navegación Global
Noticias
BID Portada > Noticias
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Artículos

27-sep-2010

Guyana: Un futuro saludable, con apoyo a la nutrición

Por Leticia Ramjag y Joylin Greaves 

Bibi Ramcharran se registró en el Centro de Salud Herstelling cuando se enteró que estaba embarazada. Luego continuó visitando la clínica con su hija, Aneisa, quien ahora es una saludable niña de 14 meses de edad.

Bibi y Aneisa son beneficiarias del programa básico de nutrición en Guyana, que tiene por objeto reducir la incidencia de la desnutrición en los niños pequeños en las comunidades deprimidas, donde aproximadamente el 50 por ciento de las mujeres embarazadas y los niños menores de cinco años sufren de anemia por deficiencia de hierro.

Desde 2002, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha apoyado los esfuerzos del Gobierno de Guyana para reducir la malnutrición en la primera infancia a través de un programa de US$5millones. La desnutrición en Guyana es alta para los estándares internacionales, especialmente entre los niños que se encuentran entre los seis meses y los dos años. El bajo peso al nacer y el retraso del crecimiento tienen índices relativamente altos en Guyana, en comparación con otros países. Esto es muy común en las comunidades rurales indígenas, donde las tasas de desnutrición crónica son más altas.

El programa consiste en la distribución de suplementos de micronutrientes y cupones de alimentos, el readiestramiento del personal del centro de salud en temas de nutrición básica y el desarrollo de habilidades de comunicación, así como una campaña de información y comunicación. Los estudios de evaluación revelan que la distribución de suplementos de micronutrientes redujo los casos de anemia en entre el 30 al 40 por ciento de la población.

El programa se centró en la importancia de la nutrición en la primera infancia. La desnutrición, incluso si es leve en los primeros meses, aumenta la morbilidad y la mortalidad en los niños y puede tener efectos irreversibles en la capacidad de aprendizaje.

“El uso de los gránulos o micronutrientes me impidió tener anemia durante el embarazo y después de lactar a Aneisa por seis meses, empecé a mezclar esos gránulos con las papillas que le daba a ella”, dijo Bibi, quien cree que los gránulos le han “abierto el apetito” a su hija y que ahora su bebé es muy activa y saludable debido precisamente al consumo de esos micronutrientes.

La distribución de cupones y otras actividades del programa redujeron la prevalencia de desnutrición aguda en un 30 por ciento. Además, en el grupo que participa en el programa, la incidencia del crecimiento atrofiado, tanto en su etapa moderada como grave, fue de casi 21,3 por ciento menos que el promedio nacional.

Bibi explicó que el cupón, por valor de GY$1000 (US$ 5) es el adecuado para su bebé. De hecho, dijo que la leche de avena y los ingredientes que ella consiguió le permitieron ahorrar dinero. El dinero que ahorra lo utiliza para comprar pañales para Aneisa y alimentos para su hogar.

El mejoramiento de las tasas de lactancia materna a través del programa alcanzan un promedio de 12 por ciento, y las transformaciones más significativas se localizan en las comunidades costeras. La campaña de información también ayudó a crear una mayor conciencia sobre la anemia, las consecuencias de la enfermedad, y también ayudó a identificar los alimentos que contienen hierro.

Las prácticas de alimentación complementaria que ella aprendió a través del programa también le permitieron alimentar a Aneisa correctamente. “Aprendí la importancia de lactar a Aneisa sólo durante los primeros seis meses de su vida”, dijo Bibi, “y qué darle de comer conforme iba creciendo”.

Para Bibi, el programa ha sido de beneficio, tomando en cuenta que ella es una joven madre y Aneisa es su primera hija. “Los folletos, los carteles, y los mensajes en la televisión me han ayudado a entender por qué tengo que darle de comer ciertos alimentos y lo importante que es su nutrición para que crezca como una persona sana”.

El programa ha elevado la importancia de la nutrición en la salud pública en el país y el 17 de febrero de 2010, el gobierno firmó otro préstamo de US$5 millones con el BID, y cuyo propósito es ayudar a implementar las áreas prioritarias de la Estrategia Nacional de Nutrición fortaleciendo la capacidad de ejecución de la unidad de Salud Familiar, que es la que está llevando a cabo el programa. El programa se está ampliando de 79 a 126 centros de salud y el país ha desarrollado una estrategia de nutrición integral y el marco para un sistema nacional de alimentación y vigilancia de la nutrición.

Una Toma Cada Vez
    Cargando

    Una Toma Cada Vez

    El programa de nutrición básica de Guyana ha reducido la malnutrición infantil en un 45 por ciento.
  • Una Toma Cada Vez (2:27) Video Icon

Más información

Leticia Ramjag,
Analista Senior de Operaciones del BID
lramjag@iadb.org

Christina MacCulloch
Especialista Senior de Comunicación del BID
christinam@iadb.org

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.