Saltar Navegación Global
Noticias
BID Portada > Noticias
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Artículos

22-sep-2008

Exportaciones de América Latina aumentarán con disminución de costos de transporte

Estudio del BID indica que las exportaciones crecerían 39 por ciento si los costos de transporte disminuyeran en un 10 por ciento

La existencia de menores costos de transporte impulsarían fuertes aumentos de las exportaciones en América Latina, sobrepasando cualquier posible ganancia que la región podría obtener mediante la reducción de los aranceles, señala un nuevo estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo.

Una reducción del 10 por ciento en los costos de flete en nueve países de América Latina – incluyendo Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Bolivia – facilitaría el incremento de las exportaciones hacia los Estados Unidos en un promedio de 39 por ciento, menciona el estudio. En contraste, las exportaciones hacia Estados Unidos de aquellos mismos países podría incrementarse en menos del dos por ciento en promedio si las tarifas de importación se redujeran en un 10 por ciento (vea el cuadro más abajo).

“Las necesidades del transporte deben ocupar un espacio central en el debate sobre las políticas comerciales, especialmente después del colapso de las conversaciones de Doha”, dijo Mauricio Mesquita Moreira, el economista del BID que dirigió el estudio. “Se han hecho muchas cosas para reducir las barreras arancelarias y no arancelarias, pero hoy ha llegado el momento de expandir la agenda política y enfrentar los costos del transporte y sus efectos perversos en el comercio”, agregó.

La aparición de China y la India en el mercado mundial como países exportadores líderes, con la creciente fragmentación de la producción y la sensibilidad temporal del intercambio comercial, ha rediseñado las ventajas comparativas de América Latina. Igualmente, las inversiones destinadas a la infraestructura de transporte han adquirido una importancia estratégica sin precedentes en la región. Esta nueva realidad impone penalidades muy fuertes a las economías de América Latina con altos costos de transporte, de acuerdo al estudio preparado por el Sector de Integración y Comercio del BID.

El BID publicará este mes el informe “Destrabando las arterias. El impacto de los costos de trasporte en el comercio de Américo Latina y el Caribe”.  Mesquita divulgará los resultados del estudio en una serie de eventos que se llevarán a cabo en Brasil y Argentina en la semana que comienza el 29 de septiembre.

Carreteras con mal mantenimiento, aeropuertos y puertos congestionados, y servicios de aduana ineficientes, incrementan la duración y agregan costos adicionales al transporte, y pueden borrar la ventaja logística de la región de estar cerca de los mercados más grandes del mundo, y en particular, de Estados Unidos, señala la investigación. 


El cuadro muestra que el promedio del porcentaje previsto en el aumento de las exportaciones hacia Estados Unidos, se beneficiaría de una reducción del 10 por ciento en los costos de transporte y un 10 por ciento de reducción de las tarifas arancelarias.
El eje vertical muestra el incremento esperado en el porcentaje de las exportaciones, y el eje horizontal muestra a los países latinoamericanos seleccionados en la muestra. El estudio utilizó el año 2004 como punto de referencia de su modelo de estimación.

Tomando en consideración la muestra de países seleccionados, la ejecución de pequeñas mejoras relativas en el transporte podrían incluso incrementar sustantivamente la venta de aquellos productos que ya están siendo exportados a otros países en América Latina y el Caribe. El estudio sostiene que, al cortar los costos de transporte en un diez por ciento, las exportaciones al interior de la región pueden crecer en más del treinta por ciento, un impacto que sobrepasa los posibles efectos que se podrían obtener aplicando reducciones similares en los aranceles.

En Argentina, por ejemplo, el incremento de las exportaciones de productos lácteos y maquinarias derivados de una reducción del diez por ciento en los costos de transporte podría significar un aumento en dos y 27 veces más que una reducción en el costo de los aranceles, respectivamente. En Brasil, la expansión de la exportación de aceites vegetales, frutas oleaginosas y maquinaria, impulsados por la misma reducción en las tasas de los fletes, tendría un aumento de aproximadamente 32 veces más en comparación con los efectos de una reducción tarifaria. La exportación de flores de Ecuador podría incrementarse en un 25 por ciento si los costos de transporte se redujeran en un diez por ciento, en comparación con los insignificantes efectos de un corte similar en los aranceles.

Otras Oportunidades

Además, la disminución de los costos de transporte permitiría a la región la apertura de nuevos mercados para otro tipo de productos, especialmente ciertos bienes manufacturados.

La región podría llegar a ser más competitiva en relación a ciertos productos asiáticos, ayudando así a compensar los altos costos laborales. La presencia de menores costos de transporte, sumados a la proximidad de América Latina a los mercados de consumo más grandes del mundo, podría convertir a la región en un exportador natural de bienes manufacturados pesados, como maquinaria agrícola, equipos de construcción o productos de alta tecnología, entre los cuales podrían estar las pantallas de plasma para la televisión.

De acuerdo a la investigación llevada a cabo por el BID, una disminución del 10 por ciento en los costos de transporte en la región podría incrementar en más de 20 por ciento el número de diferentes bienes que se venden entre sí los distintos países.

Productos manufacturados de Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay serían los más beneficiados por una reducción en los costos de transporte, mientras que las exportaciones de minerales y metales podría representar los más altos incrementos en Argentina, Colombia y Paraguay.

Además de ello, los exportadores serían capaces de mantener una porción significativa de sus ganancias, que hoy es transferida para solventar los costos de una industria ineficiente del transporte, permitiéndoles invertir en la expansión y en medidas para aumentar la productividad. En Brasil, por ejemplo, el costo de la distribución de la semilla de soya absorbe el 79 por ciento del precio fijado por los productores.

Costos de Transporte                               

Uno de los factores más importantes en el crecimiento de las exportaciones de América Latina es la exploración mineral y los productos agrícolas, y en ambos sectores, el sistema de transporte desempeña un papel fundamental. La región, que es la mayor exportadora mundial de minerales ferrosos y de jugo de naranja, y el productor más grande de cobre y plata, tiene costos de transporte muy altos, en comparación con los países desarrollados.

La región gasta casi dos veces más que Estados Unidos para importar sus bienes (vea el cuadro siguiente), de acuerdo al estudio, que analizó los datos provenientes de las economías de siete países latinoamericanos. Argentina gasta 22 por ciento más que Estados Unidos para importar sus bienes, Chile dos veces más que Estados Unidos y Paraguay, más de cuatro veces.


Los gastos totales de transporte incluyen transporte y seguros.
Fuente: Cálculos del autor basados en datos de ALADI y el U.S. Census Bureau

Las exportaciones de los países de América Latina y el Caribe hacia los Estados Unidos pagan por costos de transporte marítimo tasas 70 por ciento más altas que aquellas que se pagan por el mismo concepto en Holanda, un país mundialmente reconocido por la eficiencia de sus puertos.

Las tendencias recientes en los precios del transporte también han llegado a ser un motivo de preocupación, sugiere el estudio. Los costos del transporte aéreo se han incrementado en la región mucho más rápido que en China y el resto del mundo. Las tarifas de transporte en 2006 fueron 36 por ciento más altas para la región del Caribe, por ejemplo, en comparación con las tarifas de 1995. En comparación, China mantuvo sus costos por debajo del índice de 1995, a pesar del incremento en los precios del petróleo. Los costos del transporte marítimo presentan un cuadro menos problemático,  aproximándose de los precios mundiales.

Razones de los Altos Costos

La mayor parte de las diferencias en los costos marítimos y aéreos puede ser explicada por las materias primas “pesadas” que la región exporta, porque tienden a costar relativamente más que el transporte de los bienes manufacturados. Para compensar, los investigadores compararon los costos de transporte entre las distintas regiones, a partir de productos semejantes. Cerca del 40 por ciento en la diferencia de los precios de transporte que paga la región en su conjunto, en comparación con Estados Unidos y Europa, puede ser explicada por la eficiencia de los puertos marítimos y los aeropuertos. El nivel de competitividad entre las distintas compañías de transporte y el escaso volumen de importaciones de la región también ayudan a explicar los altos costos del transporte marítimo. Una conclusión semejante puede arrojar el estudio de los costos aéreos de transporte.

Los costos de transporte de las importaciones de la región pueden disminuir cerca del 20 por ciento si América Latina mejorara la eficiencia de sus puertos hasta equiparar los niveles alcanzados por Estados Unidos, indica el estudio. De mismo modo, el aumento de la competencia entre las compañías de transporte, llegando hasta los mismos niveles actuales de Estados Unidos, puede ayudar a reducir los costos del transporte hasta en un cuatro por ciento.

“La distancia desempeña un papel de menor importancia a la hora de analizar y explicar los costos del transporte en la región”, dice Mesquita. “La buena noticia es que el mejoramiento de la infraestructura está al alcance de los hacedores de políticas”.

El Ámbito de las Políticas

Los gobiernos pueden incrementar la eficiencia portuaria mejorando la calidad de sus instalaciones y apoyando actividades como el remolque, la asistencia a los remolcadores y el manejo de mercaderías. Las autoridades también pueden expandir la transparencia de sus procedimientos, mejorar la exactitud de sus sistemas de información y de tráfico de naves, a través de una licitación, con el objeto de reducir costos. Pero sobre todo, los gobiernos pueden reducir las restricciones legales, como la obligación de contar con licencias especiales para operar servicios de estibadores.

En la industria del transporte aéreo, América Latina todavía depende de complejos acuerdos aéreos bilaterales que con frecuencia limitan la competencia en las rutas internacionales, protegiendo a operadores ineficientes y trasladando sus altos costos a los usuarios finales, sostiene el estudio.

La región también podría beneficiarse de la disminución de las tarifas arancelarias de importación, especialmente en los países que conforman el cono sur. Menores tasas arancelarias incrementarían el volumen de las importaciones (y eventualmente incluso a las exportaciones) y podría provocar una reducción en los precios del transporte. Sobre todo, menores aranceles significaría que los costos de transporte podrían compensar un precio final más alto de los productos, permitiendo así que los productores y consumidores se vuelvan más conscientes de su importancia y que los operadores de  transporte se sientan menos inclinados a incrementar sus precios.

Sin una mejora significativa en el transporte, una mayor presencia de América Latina y el Caribe en los mercados mundiales seguirá siendo un objetivo difícil de alcanzar, concluye el estudio.

Más Información

Mauricio Mesquita Moreira
Economista Senior de Integración y Comercio
mauriciomm@iadb.org

Contacto de Prensa
Romina Nicaretta
rominan@iadb.org
(202) 623-1555

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.